Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Camino a la nada: sombras

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

FOTORREPORTAJE / OPINIÓN / En el 65º aniversario de la liberación de los campos nazis, la visita a Mauthausen ofrece sombras y la bandera española testigo del recuerdo de otros tiempos

[span class=doc]Este artículo forma parte de una serie. Al final del mismo encontrarás los enlaces a las partes anteriores[/span]

Sombras es lo que siento cuando puedo presenciar actuaciones como la que viví en el siniestro campo de concentración de Mauthausen en Austria.

Una de las salas del recinto está dedicada a todas las víctimas y a todas las nacionalidades, representadas por las banderas de cada país, desde las extinguidas Unión Soviética y Yugoslavia, hasta los EEUU, Inglaterra, Israel, Francia, y un largo etc.

Cuál fue mi gran sorpresa cuando vi que la única que había sido ultrajada, manipulada y ofendida era la de la República española, y sí, señores, hago memoria que los que fueron encarcelados, vejados y asesinados fueron republicanos españoles, compatriotas que por sus creencias o ideología fueron llevados al patíbulo por un régimen déspota, hermano en aquellos momentos del que gobernaba España por la gracia de las armas.

Me dio mucha pena ver como en mi país siguen aflorando rencillas de un pasado casposo, y que se tiene que dar la nota por donde se pasa

Un inculto, un déspota o un fanático, no le vino a la cabeza nada más que pintar con un bolígrafo la bandera con una frase que rezaba: “Esta bandera no es la española de 1940 a 1945”. Se denota que el autor tuvo una amnesia temporal o un ataque de locura, pues en esta época nuestro país era gobernado por un régimen con connivencia con el Nazi, autor de los asesinatos en estas instalaciones.

Queda claro que el autor de esta gesta no estaba en el lugar más adecuado, y si cuando salió de él no aprendió nada, es un peligro en potencia que pasea por nuestras calles, parques y ciudades.

Luego, otro ciudadano rectificó poniendo un ‘Si’ donde se ubicaba el ‘No’. Verdaderamente me dio mucha pena ver como en mi país siguen aflorando rencillas de un pasado casposo, y que se tiene que dar la nota por donde se pasa. En un lugar de culto como es la capilla de Muthausen, donde el dolor aflora por los cuatro costados, no es el lugar idóneo para expresar sus creencia políticas, y menos si son afines al pensar y hacer de los verdugos.

Parece que la extrema derecha, con su resurgir en tiempos revueltos, quiera volver a imponer sus directrices a una población que con la libertad obtenida en estos años de democracia quiere olvidar, y pasar página a uno de los hechos más reprobables de la historia de la Humanidad, y dejemos de sembrar sombras en un mundo que camina a la unidad, solidaridad y buen hacer de las personas.

[blockquote]Pincha para ver cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario