Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Carlos Dívar, politiquería contra justicia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

El Presidente del Supremo y del CGPJ también puede irse a cazar elefantes a cargo del Presupuesto

Barcelona. Otro inmune e impune. Tras descubrirse sus viajes a Marbella los fines de semana creí que se justificaría con cualquier chorrada: ¡pues no!, sus señorías del Consejo, menos cinco de la minoría, opinan que puede gastar como le apetezca, y si le apetece pasar los fines de semana a 1.000 o 2.000 euros en hotel de cinco estrellas, y comer en exclusivo restaurante de Puerto Banús con su sobrino juez de la conflictiva Marbella, ¡pues muy bien!, ¡faltaría más!

El populacho no merece disculpas, ni menos perdones. Y si me apuras habrá que destituir al denunciante José María Gómez Benítez por deslealtad, dicen

Y éste ni se disculpa. Encima muy chulo, se planta ante el tendido gritando que 6.000 euros (por el momento 13.000) son una miseria. La comida de un año para millones de familias españolas a cargo de la mísera pensión de la abuela es una miseria.

El populacho no merece disculpas, ni menos perdones. Y si me apuras habrá que destituir al denunciante José María Gómez Benítez por deslealtad, dicen. Al parecer, y según pública acusación, la “lealtad” del denunciante se decantaba por su amigo Garzón, ¡más porquería! Me pregunto a quien y cuantas lealtades deben sus señorías. Si nos atenemos al profundo sentido fascista español… la deben al jefe, o a quien les situó en tan excelente chollo, donde el único deber es ‘firmar a las órdenes del Mando’.

La Fiscalía, el Ejecutivo, no apreció delito: no existe una concreta Ley que sujete al Presidente del CGPJ y Supremo a los más elementales conceptos de la decencia en el gasto, y menos limita los caprichos a cargo del Estado en su tiempo libre. ¡Tenemos suerte, y se le ha de agradecer, que no visitara los excelentes puticlubs y casino de la zona!, o no se decantara por la caza de elefantes.

Y a la indecencia de Fiscalía, la mayoría de los 21 consejeros añaden otra al votar su permanencia. Votan por adhesión al partido o politiquería. Su conciencia y la defensa del interés general no tienen cabida en sus decisiones.

¿Para qué se necesitará tanto vocal si en definitiva cada señoría votará lo que mande o convenga al jefe? Repito, ya sucedió con Pascual Estevill, y nada indica que no suceda en cada uno de los temas en discusión. La ineludible expulsión del amoral Pascual por sumarios con gravísimos delitos desmontaba el equilibrio del máximo órgano del Poder Judicial, y el equilibrio está también por encima de la Justicia.

Y a la indecencia de Fiscalía, la mayoría de los 21 consejeros añaden otra al votar su permanencia. Su conciencia y la defensa del interés general no tienen cabida en sus decisiones

Una vez más se demuestra que el sacrosanto principio de la Democracia, la separación de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, ni de lejos se da en este mejunje de Régimen que nuestros políticos llaman democracia. ¡Estamos en democracia!, gritan continuamente, pero la Fiscalía obedecerá al jefe, al igual que los miembros del CGPJ, máximo órgano de Poder de la Judicatura.

Los que recordamos el franquismo, como entonces… ¡apañaos vamos los judiciables de a pie!…  Y espero que retrocediendo en el tiempo, la inquisición… no me corten la lengua.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario