Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Carme Trilla Bellart, economista y directora General de Vivienda de la Generalitat

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Aunque la venta ilegal de pisos de protección oficial era conocida por las institucines, no se produjo ninguna denuncia, tal y como es obligado por la ley de enjuiciamiento criminal

Barcelona. Como lo de la ‘burbuja inmobiliaria’ irlandesa es una minucia comparada con la catalana, y tras leerle en El País del 18 de noviembre de 2010 la triste y sospechosa frase: “en toda Cataluña hubo venta ilegal de pisos sociales“, me intereso en Internet por Carme Trilla, Directora General o Secretaria de Vivienda de la Generalitat, y como es natural en todos los grandes personajes de la política socialista catalana solo encuentro alabanzas, títulos académicos, libros, cargos, conferencias y cursillos. ¡Son unos genios o genias! Y cuando me canso de leer tanta brillantez me pregunto de nuevo, ¿cómo pudieron equivocarse tanto?

Y cuando me canso de leer tanta brillantez me pregunto de nuevo, ¿cómo pudieron equivocarse tanto?

Entiendo que les encantara recalificar y proyectar otra ciudad en Badalona, donde se amarrara el yate a la puerta de casa (una Venecia pero sin el engorro de las inundaciones), pero tras el fracaso de costes y ventas en Diagonal Mar-Fórum, deberían haber frenado tanta creación… o avaricia.

Si sabía lo de las viviendas sociales, o lo de las comisiones en negro en ese faraónico Puerto de Badalona, pues su despacho se halla en la sede de ADIGSA (empresa pública que debía controlar precios y operaciones de venta de VPO, entre otras muchas competencias) y por lo que me cuentan conocía bien a Bartomeu Muñoz del Caso Pretoria, digo que se olvidaría como tantos otros de la obligada denuncia:

Ley de enjuiciamiento criminal
Artículo 262.
Los que por razón de sus cargos, profesiones u oficios tuvieren noticia de algún delito público, estarán obligados a denunciarlo inmediatamente al Ministerio fiscal, al Tribunal competente, al Juez de instrucción y, en su defecto, al municipal o al funcionario de policía más próximo al sitio, si se tratare de un delito flagrante.

No incluye al Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo) al que dicen han enviado el caso para que investigue. Nunca he entendido por qué en España están vigentes leyes que no se cumplen, y en concreto ésta no se cumple porque la larga tradición del fascismo español ha sustituido esa obligación por la obediencia a la jerarquía.

Me envían una de esas fábulas urbanas digna de las de aquellos tiempos:

“Unos vecinos de Santa Coloma de Gramenet, que tienen una casa de planta baja con unos 500 m2 de jardín desde hace 50 años, me explicaron que está afectada para expropiar, calificada de zona verde.

Hace unos dos o tres años, el entonces alcalde Bartomeu Muñoz y su Regidora Carmen Moraira, les hicieron ir al despacho de la Sra. Carme Trilla, quien les dijo:

que, haciéndoles un favor, “por su casa expropiada” les daban un pisito. Y lo excepcional: que les concedía era que “sus hijos podrían heredarlo”.

¿qué le parece?”

Nunca he entendido por qué en España están vigentes leyes que no se cumplen, y ésta no se cumple porque la larga tradición del fascismo español ha sustituido esa obligación por la obediencia a la jerarquía

Me parece tan curioso como el libro editado por la Fundación La Caixa en 2002:

TRILLA, Carme. La política de l’habitatge en una perspectiva europea comparada. Barcelona: Fundació la Caixa, 2002. 202 p. [ISBN: 84-88099-83-5]

Carme Trilla es, sin duda, uno de los analistas del mercado inmobiliario y de la evolución de las necesidades de vivienda en España y Cataluña más importantes. Ha sido consejera de vivienda en el Ayuntamiento de Barcelona y en la Generalitat de Cataluña antes de ser consultora independiente y trabajar, entre otras instituciones, para la Fundació la Caixa y Cáritas. En la actualidad es Directora General de Vivienda en el nuevo gobierno de la Generalitat.

No leeré el libro, pero a buen seguro ¡y editado por La Caixa en 2002! es tan digno de leerse como aquel de otro socialista de pro, Martí Jusmet, ‘Barcelona, ¿a dónde vas?’, de 1974.

Ver más en lagrancorrupcion.blogspot.com.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario