Sábado 29 de marzo de 2014,
Bottup.com

Carta a Francisco a favor de la paz en Colombia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Detalle de la carta enviada al papa Francisco

Detalle de la carta enviada al papa Francisco

Les quiero compartir esta experiencia en el camino colectivo donde todos estamos construyendo la paz de Colombia. La delegación de paz de la Habana no se limita a la guerrilla y al Gobierno, se supone que la componemos todos los colombianos que soñamos con una Colombia diferente, solidaria y grande donde cabemos todos y nadie más es apátrida por causa de la guerra, todos debemos ser autores de esa linda sinfonía llamada paz.

Como papa latinoamericano, el papa Francisco podrá interceder a que el final del conflicto sea una realidad y todos juntos podamos contruir la nueva Colombia en paz

No soy religiosa, pero considero importante el papel que juega la Iglesia católica en los procesos de paz. También entiendo que Francisco es un Papa latinoamericano, tal vez más cercano al conflicto armado colombiano que cualquier otro pontífice, y podrá interceder para que la terminación del conflicto sea una realidad y juntos podamos construir la nueva Colombia en paz. Le  envié esta carta con el Fiscal General Federal de Tucumán Argentina, Dr. Gustavo Gómez, quién tiene audiencia con el Papa.

Algunos apartes de la misiva son:

“Escribirle a alguien tan importante como usted es difícil, y más para una persona como yo que ha sentido en varias oportunidades perder la fe.
Papa, mi nombre es Claudia, soy una mujer afrocolombiana refugiada acá en su país, en Argentina, hace dos años junto a mi familia tuvimos que tomar la difícil decisión de abandonar todo cuanto poseíamos, toda una vida de defensa por los Derechos Humanos en Colombia, para salvar lo más importante, que es la vida
65 años de guerra en Colombia, guerra que nos ha atravesado a varias generaciones, que ni mi abuela ni mi madre pudieron despertar un solo día en paz. Los colombianos no conocemos la paz, papa, esta guerra que unos pocos ocultan, esconden, alimentan y otros se enriquecen con la sangre y el dolor y el hambre de un pueblo sediento de justicia (…).
Dentro de este proyecto hemos conocido muchos casos de compatriotas que, como nosotros, tuvieron que salir de Colombia por el conflicto armado o por la falta de empleo, educación u oportunidades para crecer como persona. Estos compatriotas han caído en redes de explotación, esclavitud moderna, mafias peligrosas que cuando hacemos denuncias ven fácil amenazarnos y silenciarnos. Estas víctimas en Argentina no tienen quién les ayude y ha sido difícil que sean restituidos sus derechos, solo son un número más en las cifras estatales. Desde Voz del Pueblo Latinoamericano trabajamos para hacer visible esta problemática siendo agentes de cambio.
Muchas de nuestras mujeres colombianas en Argentina sufren de explotación sexual en manos de redes de tráfico, que solo las ve como mercancía que pueden usar y desechar confinándolas al olvido de las instituciones. Es por eso que es preciso que contemos los colombianos con el apoyo y el aval de una persona tan respetable y capaz de conmover los corazones humanos. Hoy en día, a parte de todos los problemas que seguimos teniendo, se ha iniciado una campaña de desprestigio y discriminación hacia los colombianos, y puedo asegurarle, su santidad, que la gran mayoría de nosotros somos gente de bien laburantes, que venimos a la Argentina a encontrar el hogar que nos fue arrebatado en Colombia. En cuanto a mi vida personal y para ya no molestarlo más, entiendo su apretado itinerario y tantas responsabilidades que tiene, le pido que interceda para que el pueblo colombiano prenda en su corazón la llama de la paz, y podamos conocerla. Que Colombia tenga paz para regresar a la tierra que nos vio nacer, que Dios bendiga a Colombia y a los desplazados que en el exilio hacemos del activismo nuestro refugio para sanar nuestras vidas”.

Espero la respuesta del papa, mientras tanto caminaremos juntos las duras vías en búsqueda de la paz, primero la más importante, la interior, la del alma, la que no tiene precio.

Saludos desde el exilio,

Claudia Quintero (Gina Escheback)

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

AFROACTIVIST Comunicadora, Community Manager, social Media, Digital Activist, Defensora de DDHH, reportera ciudadana y bloggera, Conferencias, Talleres, Artículos de prensa Género, Prevención de Violencias, Derechos humanos, Unión Latinoamericana y construcción de paz

Participa con tu comentario