Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Carta abierta a los representantes bipartitocráticos: ¡No me lo des, que lo rompo/quemo!

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Los Servicios Sociales reabren el expediente por supuesta desprotección hacia los menores

Ante la negación de medidas para evitar el bullying que sufría su hija, su padre decidió sacarla del colegio y escolarizarla en casa

¡No me los des, que los rompo!

Esa fue mi respuesta a una intención del candidato a la alcaldía de mi localidad por el PP, Manuel Piñero Lemus, para darme unos panfletos sobre la ‘excelencia’ de su ‘honesto’ programa electoral, cuando acompañado de mi hija, exiliada definitivamente del Sistema Educativo extremeño, iba a recoger esta mañana a mi aún escolarizado hijo pequeño.

La expresión de crispación con que enfaticé esa frase, hizo que mi hija me comentara que esa persona se había asustado cuando intentó darme esos folletos relacionados con el partido que representaba: el PP y su incoherente ‘Centrados en ti’ o en el anterior ‘Puedes confíar’.

Espero que sepa contestarme, a no ser que use los argumentos y armas de sus colegas dando por respuesta la callada o silencio administrativo si ya huele el éxito de apoltronamiento en forma de Alcaldía

Supongo que le debo una explicación a este representante local, dado que no fue a él a quien me dirigí en su día, sino a la entonces candidata local, Tortonda Burguillos. También a determinados representantes autonómicos de su partido y a demasiados compañeros de su formación en el Congreso de los Diputados, incluido al líder de su formación, al que en su día le solicité que me convenciese o me diese razones para votarle (por cierto, ni se molestó; probablemente tampoco tuvo argumentos para ello).

Pues bien, aquí le dejo a usted, Sr. Piñero, mis argumentos para explicar mi enojo y supuesta falta de ‘empatía’ ante el regalo de su ‘bello’ programa electoral.

Espero que sepa contestarme, a no ser que use los argumentos y armas de sus colegas y contrincantes políticos locales, autonómicos y generales, dando por respuesta la callada o silencio administrativo si ya huele el éxito de apoltronamiento institucional en forma de Alcaldía, lo cual dudo mucho; pues las armas de adoctrinamiento, reptileo y cautiverio de su principal partido contrincante son harto conocidas y demasiado enquistadas en los ciudadanos de este pueblo amodorrado y desidioso con los cambios.

Evidentemente no puedo pedirle disculpas ante esa enojada frase de pocos amigos. Sólo decirle que espero su respuesta ética y consecuente. Las disculpas, llegado el caso, deberían dárselas colegas suyos como Mª Teresa Tortonda, César Díez Solís, José Antonio Monago, Carlos Floriano, Mª Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Mato, Mª José Solana y otros tantos, por el escrito de auxilio que les dirigí.

[important color=green title=video]

[/important]

[important color=green title=video]

[/important]

Invitándole a replicar estas explicaciones dadas a usted, le dejo con mis motivos para ese cabreo y, ¡cómo no!, divulgo este escrito con el fin de que sean los no pocos lectores cosmopolitas, quienes sopesen y evalúen la situación.

Carta abierta a la clase política extremeña y nacional

Indicadores de nuestra clase política nacional, regional y local (tras un año de eterna espera). Introducción

Indicadores de nuestra clase política local (II): resultados

Indicadores de nuestra clase política (IV): correspondencia original con la ‘¿oposición?’ regional

Indicadores de nuestra clase política (V): resultados definitivos

¡Manda huevos! El agravio comparativo de los políticos mercenarios

Debo de ser un indecente que, ante el acoso escolar reiterado hacia mi hija, exiliada obligada, la saqué de ese polucionado ambiente

Atte. Manuel Rodríguez González, ciudadano de Villafranca, aunque paria a efectos de los derechos ciudadanos de esta acomplejada localidad, anclada aún hoy día y en pleno siglo XXI en la de las dos Españas; en esa de falsas denuncias y rumores infundados; en esa de comadres, venganzas, envidias y descréditos, tan sólo por pensar diferente, no ser sumiso o no comulgar con vicios profundos y peloteos de palmeros indecentes y travestidos de falsa conciencia social y progresismo…

PD.: Finalizando el presente escrito esta tarde, llaman a mi puerta y un tal Lorenzo García Mateos, Concejal del ayuntamiento por el PSOE, preguntándome cuántos somos en casa, intenta entregarme los respectivos pasquines apologéticos de un desdibujado, lejano y amnesiado, dicen, partido fundado por un tal Pablo Iglesias. A este le digo, mientras los muchos incondicionales que le acompañan miran perplejos: ¡No me los entregues, que los quemo!, pero éste, este sí que sabía parte del entramado. Para quien no conozca la historia kafkiana, represiva y fascistoide de este mísero asunto invito a curiosear en alguno de los muchos enlaces existentes sobre el particular:

La propaganda goebbeliana de la Junta de Extremadura (I): Introducción

La propaganda goebbeliana de la Junta de Extremadura (II): el sistema educativo

La propaganda goebbeliana de la Junta de Extremadura (III): introducción a la cooperación entre la Consejería de Educación y la de Igualdad

La propaganda goebbeliana de la Junta de Extremadura (IV): el eje educación-igualdad: un embarazo no deseado

Propaganda goebbeliana de la Junta de Extremadura (V): Servicios ¿Sociales?

La propaganda goebbeliana de la Junta de Extremadura (VI): De la unión de satélites y grupúsculos locales con Síndrome de Diógenes

Políticos ‘Pinocho’ (III): Antecedentes de una denuncia falsa a Igualdad y Empleo

Políticos ‘Pinocho’ (V): Crónicas de un acoso institucional, permitido y construido con mentiras y complicidades locales y autonómicas

Para finalizar, hay que comentar que la maquinaria represiva institucional me acaba de reabrir el expediente de supuesta desprotección hacia mis hijos, por falsa denuncia del entramado educativo y de Servicios Social… istas abierto el 18 de julio (emotiva fecha para muchos, intuyo) de 2007.

Y es que debo de ser un indecente que, ante el acoso escolar reiterado hacia mi hija, exiliada obligada, la saqué de ese polucionado ambiente, a pesar de que una miserable asistenta social ni siquiera quiso escuchar a la víctima para finalmente falsear informes como ya lo emitiese hace dos años atrás.

¡Bonita grandeza la de personajillos de piaras como ésta. Enorme nobleza. Valientes y protector@s lacay@s fascistas!

Espero que quienes se sientan aludidos se atrevan a llevarme a los juzgados. Será el momento oportuno de sacar a la luz pública la mucha mierda que enfermos de Síndrome de Diógenes institucionalizados han consentido y almacenado y que, en modo alguno han alertado a la Fiscalía de Menores. Habrá que sopesar dar un toque al Fiscal General del Estado y a quien haga falta.

De acoso escolar e institucional estremeño (VI): Síndrome de Casandra. De las previsiones a las conclusiones

(Nota: A ti, que lees esto, si entiendes injusto este acoso y derribo institucional, pásalo por favor. Mi hija Silvia, sobre todo, te lo agradecerá J)


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario