Jueves 24 de abril de 2014,
Bottup.com

“Las relaciones contractuales deben ser equilibradas para que sean legítimas”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (2 votos, media: 10,00 de 10)

 

Catalunya Caixa

Catalunya Caixa

Carta abierta al Presidente de Catalunya Caixa, D. José Carlos Pla, de un estafado por preferentes que pide el mismo trato para la entidad financiera ‘morosa’ que ésta aplica a sus clientes

Muy Sr. mío:

Hago pública esta carta que le dirigí, en nombre de Pilar***, el pasado 21 de junio, como nuevo Presidente de Catalunya Caixa (CX), después de haberla entregado en mano en la Sucursal de CX de la plaza Gala Placidia 1-3 (Barcelona) y después de habérsela hecho llegar por correo postal certificado y con acuse de recibo. Y lo hago ante el silencio como respuesta que he recibido tanto de usted como de la entidad que preside. Además, con esta carta abierta, pretendo ser nuevamente una ‘hembra Imo‘ para todos los estafados por todas las entidades financieras.

En el arbitraje, por imposición unilateral de Catalunya Caixa, firmó la renuncia a reclamar los intereses no satisfechos: ejemplo paradigmático de las cláusulas abusivas de la banca española

1. El pasado 18 de abril mi amiga Pilar*** recibió de la Junta Arbitral de Consum de Catalunya un laudo, dictado por el Colegio Arbitral, que resuelve y reza: “Estimar la present reclamació, en dret, en el sentit que la reclamada (Catalunya Caixa) restituirà a la part reclamant (Pilar***) la quantitat de 49.883,83€” [Estimar la presente reclamación, en derecho, en el sentido de que la reclamada (Catalunya Caixa) restituirá a la parte reclamante (Pilar ****) la cantidad de 49.883,83 euros].

Esta resolución denota, con toda nitidez y contundencia que CX engañó y estafó a Pilar*** con la venta fraudulenta de deuda subordinada perpetua, defraudando la confianza que tenía depositada en CX, desde hace varias décadas, y en el empleado de la misma, Don Ignasi Casas Arola.

2. El pasado 19 de abril, como consecuencia del laudo arbitral, Pilar*** pudo recuperar sólo 49.883,83 euros de los 50.000 euros que le habían sido estafados en CX. Por eso, reclamé a Catalunya Caixa la devolución de los 116,17 euros no devueltos.

El pasado 9 de mayo, CX le abonó en la cuenta 2013 0691 30 0220*** los precitados 116,17 euros. Ahora bien, fueron ingresados en concepto de intereses y no como devolución de parte del capital estafado. Por eso, se practicó la retención correspondiente (24,40 euros). Como correlato, reclamo y exijo para Pilar***  estos 24,40 euros indebidamente retenidos.

3. Cuando Pilar*** solicitó ser sometida al arbitraje para recuperar los 50.000 euros estafados, firmó, por imposición unilateral de Catalunya Caixa, que renunciaba a reclamar los intereses no satisfechos por CX desde marzo de 2012 hasta el 19 de abril de 2013 (fecha de la devolución de los ahorros estafados).

La cliente estafada exige el abono de intereses de demora, al igual que las entidades financieras lo exigen a sus clientes morosos

Esta imposición de CX es un ejemplo paradigmático de las cláusulas abusivas, presentes en los contratos hipotecarios españoles, que las autoridades judiciales europeas han considerado un abuso e ilegales, y, por lo tanto, deben ser consideradas nulas y sin valor. Por eso, en base a la jurisprudencia europea, exijo también, para Pilar***, el pago de los intereses no devengados (unos 2.600 euros) que los juristas denominan ‘lucro cesante’.

4. Las relaciones comerciales o contractuales, para que sean legítimas y vinculantes, deben ser equilibradas, ya que las dos varas de medir no son aceptables, ni desde el punto de vista ético, ni jurídico, ni social.

Cuando un cliente de cualquier entidad bancaria no devuelve sus créditos en los tiempos establecidos, la entidad financiera le aplica una penalización, denominada ‘intereses de demora’, que oscilan entre el 12% y el 39% de la cantidad adeudada [aunque recientemente el Gobierno ha introducido modificaciones no retroactivas en su cálculo], dependiendo de la entidad financiera.

Por razonamiento análogo, cuando son las entidades financieras las que no cumplen con sus obligaciones, deben ser también penalizadas en la misma proporción. Por eso, sobre la base de unas relaciones contractuales equilibradas y justas, exijo igualmente para Pilar*** que CX se aplique a sí misma la penalización correspondiente por no haber cumplido con sus obligaciones y se le resarza económicamente por ello, aplicándose el baremo que CX utiliza para penalizar a sus clientes morosos.

Esperando que, en un plazo razonable, CX sea sensible y receptiva a las argumentadas, justas, lógicas y éticas reclamaciones y exigencias de Pilar***, reciba mis más cordiales saludos,

Manuel I. Cabezas González
www.honrad.blogspot.com
15 de julio de 2013

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario