Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Caso Palau de la Música de Barcelona: Jaume Camps y Juan Piqué Vidal

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La aparición de un nombre mítico, recaudador, del entorno Jordi Pujol, despeja la pregunta de Albert Rivera en el Parlament: ¿Quién es el capo en el caso Palau? Y si ese nombre lo sumamos al práctico nombramiento de Juan Piqué Vidal como abogado de Félix Millet, se cierra el ciclo hasta la actualidad de ‘Barcelona, 30 años de corrupción’

Nadie puede pensar que Miraia Astor haya sido elegida entre los 18.000 abogados colegiados en la ciudad por sus dotes profesionales, que no dudo las tenga, aunque yo no las haya oído en el Caso Hacienda. Ella representa, no solo al abogado de Jordi Pujol en la macro estafa de Banca Catalana, coordinador, eje y clave en todas las estafas de Javier de la Rosa, los sobornos y extorsiones de Luis Pascual Estevill, el caso IVA, el caso Hacienda, o presunto blanqueador de narcotraficantes, sino un modo de entender en la mafiosa política que ha gobernado y sigue gobernando Barcelona desde esta llamada Democracia, hijuela y degeneración del franquismo barcelonés.

El dinero del caso Palau es calderilla comparado con las recalificaciones que se vislumbran en el Caso Hacienda

El descubrimiento de notas manuscritas de entrega de dinero con los nombres de siempre del entorno Pujol debió hacer felices a los socialistas, pero como en otros ‘affaires’, su gozo en un pozo: el de la gran corrupción vertical y horizontal, el del reparto conjunto PSE y CIU según participación y poder en cada caso, y siguiendo unas pautas de mordida a tenor de la magnitud de la operación, apareciendo los presuntos del Ayuntamiento, Ramón García-Bragado y otros. Y cabe repetir, el dinero del caso Palau es calderilla comparado con las recalificaciones que se vislumbran en el Caso Hacienda, y las más precisas, aunque sin señalarse a los auténticos capos o recalificadores del caso Pretoria.

¡Necesitarán muchas manifestaciones como la de ayer, o aquella por la Banca Catalana, para acallar la evidencia!

Presumo que metidos de hoz y coz ahora pactarán los minutos de su Tele para no liar más la madeja, y limitar esas comparecencias en las comisiones tanto del Parlament como del Ayuntamiento. Pero si por el momento, con el nerviosismo de perder o ganar las elecciones, no han medido el riesgo de tirar de la manta (ya Pujol advertía públicamente de no hacerlo, manifestación que en cualquier país civilizado y menos corrupto que el nuestro le hubiera costado una citación judicial para que se explicara), el aspecto judicial parece que lo tienen cubierto: nadie en la cárcel, y, como siempre, encausados los segundos que por orden superior participan en el revestido técnico del continuado robo.

Recordando a Jaime Camps y sus relaciones con millones en Suiza ingresados por Javier de la Rosa; de esos millones de alrededor de los 90 no investigados en el caso Hacienda (a Fiscalía parecía no le interesaba la prueba), de nuevo echo mano de mis libros de texto y abro sus páginas como en tantos casos y nombres en imágenes del blog La gran corrupción, añadiendo artículos con las nuevas revelaciones.

El aspecto judicial parece que lo tienen cubierto: nadie en la cárcel, y, como siempre, encausados los segundos que por orden superior participan en el revestido técnico del continuado robo

Encausados en el caso Pretoria, Luis Prenafeta, Maciá Alavedra, el ‘bigotis’ y varios más de los dos bandos con los inevitables constructores (pero sin los financieros), en el caso Palau, Félix Millet y su ‘trouppe’. En cuanto al caso Hacienda (ya está cerrado y pendiente de sentencia, por lo tanto, ya se han librado), solo cabe citar a Jordi Pujol, Joseph Montilla, Pascual Maragall, Narcís Serra, o al Ministro Corbacho y Manuela de Madre, para que nos cuenten los papeles o tareas asignadas a los hombres bajo sus órdenes en cada caso, y cómo se repartían las ganancias, y ya de paso la gestación de la gran estafa de Diagonal-Mar dentro del Plan de la Ribera, decenas de miles de millones de euros enterrados en pisos de lujo y terrenos hipotecados en las caixas.

En fin, la génesis de la actual quiebra de España, de la que seguiremos descubriendo las piezas del puzle a través de los mismos nombres apareciendo en cada caso de corrupción, o gran estafa, descubiertos.

Yo les sugeriría que crearan una oficina coordinadora entre PSE y CIU para expurgar nombres seleccionando los posibles culpables a gusto e intereses electorales, sin inculpar a las cabeceras de la manifestación de ayer, al estilo del gran trabajo de Narcís Serra y Javier de la Rosa en el Caso Consorcio hace 30 años.

No tienen por qué ponerse nerviosos ante las elecciones, uno u otro las ganará, y el reparto podrá continuar, aunque menos para el que las pierda. Esta vez el ganador, poco tiene que rascar, la crisis impedirá otra inútil e innecesaria ciudad de lujo, por ejemplo en el Miniestadi, los terrenos de la Renfe de la Sagrera, o los del Ejército, ahora del Consorcio de la Zona Franca, etc., etc.

Que no se preocupen, si el pueblo, los votantes, han entendido desde la profunda Historia de España y de Cataluña que enriquecerse en y desde el Poder, es normal, y hasta envidiable, los jueces y fiscales saben, por también ancestral código, a quien citar o no, o quien puede y debe ir a prisión, cuantos días, o con cuanta o nula fianza. Se diría que solo imputan a quien no ha cumplido bien su ordenado cometido técnico (la cuadratura del círculo es imposible) o a cualquier desclasado inoportuno metiéndose donde no debía, aunque muy oportunos para relleno de fantasiosos sumarios y banquillos.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario