Sábado 29 de marzo de 2014,
Bottup.com

Cataluña puede ser la excepción al multilingüismo como regla

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

arbol-de-letras

En la literatura sobre el ‘contacto de lenguas’ o las ‘lenguas en contacto’, se utiliza el término ‘bilingüismo’ para referirse al empleo de dos lenguas por un mismo individuo (v.g., muchos de los ciudadanos de Cataluña) o en el seno de una misma comunidad humana (por ejemplo, español y catalán, en Cataluña). Sin embargo, no es nada excepcional, ni raro, que el empleo de varias lenguas concierna a más de dos. Para referirse a esta situación, los lingüistas utilizamos distintas denominaciones: políglota, poliglosia (que etimológicamente designan la misma realidad) y otros términos. Ahora bien, a partir del vocablo latino ‘bilingüismo’, el lingüista André Martinet homogeneiza la terminología y distingue, según el número de lenguas implicadas, monolingüismo, bilingüismo, trilingüismo, cuadrilingüismo, plurilingüismo y multilingüismo.

El contacto de lenguas es algo general, normal, enriquecedor y positivo que concierne a la mayoría de la población del planeta

Hasta principios de los 70, el ‘contacto entre lenguas’ fue considerado un fenómeno marginal. Y, por lo tanto, no fue objeto de estudio de las ciencias especializadas como la sociología, la psicología y la lingüística (Miquel Siguán). Por otro lado, para los profanos, el ‘contacto de lenguas’ era un fenómeno excepcional o incluso anormal y malo, que sólo concernía a algunos países en el mundo o a algunos individuos en determinadas comunidades humanas. Este punto de vista podría tener su fundamento en el mito de la Torre de Babel, según el cual la diversidad lingüística es un castigo divino y, por lo tanto, profundamente mala.

Ahora bien, lejos de ser un fenómeno excepcional, marginal, anormal y malo, el contacto de lenguas es, más bien, algo general, normal, enriquecedor y positivo, y concierne, en realidad, a la mayoría de la población del planeta. Prácticamente no hay país, ni en Europa ni en el resto del mundo, donde se hable sólo una lengua. Además, a causa de las frecuentes migraciones humanas, nuevas lenguas forman parte del paisaje multilingüístico de los países desarrollados. Por otro lado, como consecuencia del aprendizaje escolar (Manuel I. Cabezas), son cada vez más numerosos los locutores capaces de comunicar en varias lenguas, dependiendo de las situaciones de comunicación en las que interactúan (familia, trabajo, ocio, viajes, vacaciones, etc.).

Por eso, en un mundo cada vez más globalizado, las situaciones y los individuos multilingües aumentan sin cesar. Y lo que resultará singular, sorprendente, marginal, excepcional y anormal, incluso ya hoy, es que alguien sea monolingüe. Por lo tanto, se podría afirmar que, en el futuro, el multilingüismo no será la excepción sino, más bien, la regla. Y aquellos locutores que no sean multilingües serán los neoanalfabetos del siglo XXI.

Se pasó del mololingüismo en español a un bilingüismo progresivo y ahora, en Cataluña, se pretende volver a un monolingüismo de signo contrario

Lo que acabamos de exponer no son juicios de valor. Son, más bien, datos incontestables y verificables. Sin embargo, todo esto y la dinámica imparable del contacto de lenguas, contrasta con la gestión de la política lingüística implantada en el sistema educativo de las CC.AA. españolas con dos lenguas oficiales; y, en particular, en el de Cataluña. En todas ellas, se ha pasado de un monolingüismo en español, que caracterizó la época franquista, a un bilingüismo progresivo “lengua autóctona-español”, fruto de la Transición, que presagiaba un oasis lingüístico en España.

Ahora bien, con la política de “inmersión lingüística precoz y total“, implantada principalmente en Cataluña por los sucesivos gobiernos de la Generalitat, se está pretendiendo volver, si no se ha llegado ya, a un monolingüismo de signo contrario (sólo el catalán y todo en catalán). Y, con esta política de marginación del español, se ha conseguido ya eliminarlo no sólo de las situaciones más formales de comunicación (administración autonómica, enseñanza, justicia, sanidad, medios de comunicación de la Generalitat, etc.), sino de la paleta de competencias lingüísticas de muchos de los niños-adolescentes-jóvenes de Cataluña. Y esto transformará a los ciudadanos de Cataluña en los neoanalfabetos lingüísticos de España (cf. ci-dessus). Como tituló y tildó ABC, el 12 de septiembre de 1993, en primera página y bajo una foto a toda plana de Jordi Pujol: “Igual que Franco pero al revés: persecución del castellano en Cataluña“.

Fruto de una venganza provinciana y mezquina contra la lengua común de todos los españoles, esta vuelta atrás es la consecuencia del triunfo de ‘lo políticamente correcto‘, representado por las tesis de la asociación Omnium Cultural. Desde su fundación en 1961, esta asociación siempre ha defendido, únicamente con argumentos políticos y nacionalistas, una escuela sólo en catalán, desde el primer día de clase y para todos los alumnos, sea cual sea la lengua materna o propia de cada alumno. Es lo que se ha denominado la “normalización radical por inmersión precoz y total“.

Poner puertas al campo, como ha intentado e intenta la Generalitat, es remar contra los elementos, contra natura, contra la lógica, contra el sentido común y contra las aportaciones de la ciencias constituidas

Ahora bien, esta victoria de la política del ‘café lingüístico catalán para todos’ se forjó sobre el desprecio y la derrota de ‘lo psicopedagógicamente correcto‘, defendido por la Associació de Mestres Rosa Sensat y por el psicopedagogo Miquel Siguán, que impulsó y dirigió, en los años 70, en el ICE de la Universidad de Barcelona, una investigación-acción sobre ‘la posibilidad y la eficacia de una enseñanza bilingüe’. Las propuestas de Rosa Sensat y de Miquel Siguán fueron coincidentes y marcaron la primera política lingüística de la Generalitat, que puede ser tildada de ‘normalización flexible, racional y razonable’ del sistema educativo de Cataluña.

En efecto, según Rosa Sensat y Miquel Siguán, en Cataluña, se debe impartir una enseñanza ‘de’ y ‘en’ las lenguas oficiales (catalán y español). Sin embargo, ponen el acento en la necesidad imperativa de que las primeras enseñanzas sean aseguradas en la lengua materna o propia del alumno, para introducirle progresivamente en la otra lengua. Y, en caso de que, en una misma zona, hubiera escuelas con distintos modelos lingüísticos, se debería respetar la opción lingüística elegida por los padres. El objetivo final y prioritario debería ser, según ellos, el ‘bilingüismo equilibrado’ español/catalán, que suma, que enriquece, que es positivo y que debería ser lo normal y lógico en el caso de lenguas en contacto y con estatus de lenguas oficiales. Poner puertas al campo, como ha intentado e intenta la Generalitat, es remar contra los elementos, contra natura, contra la lógica, contra el sentido común y contra las aportaciones de la ciencias constituidas (la lingüística, la sociológica y la psicología).

Manuel I. Cabezas González
Honestidad Radical
15 de noviembre de 2013

 

Editado por la Redacción: titular, subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

8 Comentarios

  1. tigoo 21/12/2013 en 20:03

    En esta pagina se encuentra resenas de cine. Cine y música! Manganzón
    es un sitio de internet dedicado al cine y la música, con entrevistas
    exclusivas, reseñas y todas las novedades del entretenimiento.
    En la seccion de musica se encuentra lo ultimo de la musica de rock
    en ingles y español

    • Manuel I. Cabezas 21/12/2013 en 21:38

      Sr. o Sra. “Anónimo/a” (sin nombre), “Descarado/a” (sin cara) y “Desalmado/a” (sin rostro, que es el reflejo del alma), que se hace llamar TIGOO,

      • Lamento tener que decirle que ha meado Ud. fuera del texto; perdón, quería decir del tiesto.

      • Entre el estímulo que quiere ser el texto que he publicado en Bottup y su reacción lingüística no hay ninguna relación. Se ha ido Ud. por los cerros de Úbeda y se ha instalado directamente en Babia. Esto dice muy poco de Ud. o mucho y muy malo.

      Manuel I. Cabezas
      http://www.honrad.blogspot.com
      21 de diciembre de 2013

  2. Manuel I. Cabezas 20/12/2013 en 16:58

    Sr. o Sra. “Anónimo/a” (sin nombre), “Descarado/a” (sin cara) y “Desalmado/a” (sin rostro, que es el reflejo del alma), que se hace llamar GULI,

    • Le remito a la respuesta que dí, hace unos días, a otro “Anónimo/a” (sin nombre), “Descarado/a” (sin cara) y “Desalmado/a” (sin rostro, que es el reflejo del alma), y que encontrará Ud. “ci-dessous”.

    • Además, su respuesta me ha hecho pensar en el aforismo oriental, que reza así: cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo del sabio. En efecto, entre mi texto, que pretende ser un “stímulus” para provocar un debate, y su respuesta, la incoherencia es total y absoluta, i.e. no hay ninguna relación. Ud. ataca y critica sin fundamento al mensajero y no lo que trae en su zurrón lingüístico. Y por este camino, no lo sigo.

    Manuel I. Cabezas
    http://www.honrad.blogspot.com
    20 de diciembre de 2013

  3. GULI 20/12/2013 en 12:28

    Están muy vistos ya estos tipos de análisis,pero no son más que los producidos por la ignorancia de la realidad.Pero la catalanofobia es ya un quiste sobre todo en la “meseta”,confiados en el antiguo sentimiento de propiedad de todo lo que está actualmente en España.Lo tiene muy fácil,publique una noticia ficticia sobre cualquier tema cultural o linguistico,luego sitúe la noticia en Euskadi,o en Galicia, vea las reacciones en los comentarios,si publica LA MISMA noticia pero localizandola en Catalunya,verá lo iracundos,radicales y soeces comentarios que produce.Personalmente le diré que tengo un hijo de 9 años en la escuela pública,por supuesto,que habla un castellano incluso mejor que yo,y que lo que ha costado ha sido que tenga conciencia de que el catalán también es su lengua y que la conozca y use.Ni persecución ni cuentos chinos,otra cosa es si yo hubiera hecho la política linguistica de otra manera,que ya le digo que sí.

  4. gh 03/12/2013 en 23:35

    Sigue con tu guión.

    • Manuel I. Cabezas 04/12/2013 en 9:56

      Sr. o Sra. “Anónimo/a” (sin nombre), “Descarado/a” (sin cara) y “Desalmado/a” (sin rostro, que es el reflejo del alma),

      • Yo no tengo “guión”, como Ud. afirma al sabor de la boca. Tengo cabeza (y nunca mejor dicho), principios y unos valores, que defiendo a capa y espada. Y creo que estoy en el buen camino porque, además, practico la HONESTIDAD RADICAL, nombre con el que bauticé mi blog personal.

      • Su reacción, como la de los nacionalistas “fundamentalistas” y “talibanescos”, confirman esa aporía de Risto Mejide que dice: “Si hablas o escribes y nadie se molesta, es que no has dicho nada”.

      Manuel I. Cabezas
      http://www.honrad.blogspot.com
      4 de diciembre de 2013

  5. Manuel I. Cabezas 03/12/2013 en 21:24

    Sr. o Sra. “Anónimo/a” (sin nombre), “Descarado/a” (sin cara) y “Desalmado/a” (sin rostro, que es el reflejo del alma),

    • Cuando uno produce un hijo lingüístico y no lo reconoce, rubricando lo que escribe, esto denota nítidamente la catadura ética, moral e intelectual,… del interlocutor. Es Ud. como aquél que tira la piedra (el verbo) y esconde la mano (el nombre). Y esto dice muy poco bueno o mucho y malo del que tiene este comportamiento: inseguridad, miedo, desconfianza, … en uno mismo.

    • Sólo por esto, yo le respondo con el silencio, que hace buena pareja con esa píldora del refranero castellano, que reza así: “a palabras necias, oídos sordos”. Además, Ud. pontifica falsedades y mentiras sin cuento. Y no estoy dispuesto a aplicar con Ud. el principio evangélico de enseñar al que no sabe.

    • Le remito simplemente a otros textos publicados aquí, en BOTTUP, o en mi blog, que tiene un nombre que es toda una declaración de principios, HONESTIDAD RADICAL.

    Manuel I. Cabezas
    http://www.honrad.blogspot.com
    3 de diciembre de 2013

  6. gh 03/12/2013 en 18:11

    Manuel, supongo que debo ser de los pocos que leen sandeces como estas, pero aun así voy a contestarte.

    La inmersión lingüística no tiene como objetivo que se hable solo en catalán, todo lo contrario.

    Solo hay que leerse en informe PISA que se acaba de publicar para ver que en comprensión lectora en castellano, Catalunya está en primer lugar en relación al resto de comunidades.
    Si con ello uno no se queda contento, solo hay que coger a cualquier niño catalán para comprobar que, con la misma fuidez que el resto de niños, hablan un castellano adecuado para su edad.

    El objetivo de la inmersión ligüística no es otro que garantizar el aprendizaje del catalán, en la misma medida que el castellano, aunque para ello se necesite impartir más clases en dicha lengua. ¿Verdad que si alguien decidiese impartir más clases de ciencias que de historia, porque las calificaciones son peores en el primer caso, nadie diria nada?
    Pues con el catalán sudede exactamente lo mismo, su dificultad de aprendizaje es mayor ya que la complejidad gramatical así lo indica, junto con las ya mencionadas calificaciones previas.

    Somos muchos los catalanes que, a pesar de vivir en un entorno lingüístico plenamente catalán, hemos tenido que aprender a escribirlo pagandonos cursos de nuestro propio bolsillo. Asimismo, hemos oido en infinidad de ocasiones a personas de entre 40 y 50 años solicitarnos con insistencia, “Hablarme en catalán que así lo aprendo”.

    Hoy, gracias a la inmersión, ningún niño catalán es menos que otro. Todos aprenden catalán y castellano para que en el futuro no exista ningún elemento segregador que perturbe la convivencia.

    No sé si lo que has escrito es fruto de la ignorancia o tan solo son las consabidas tergiversaciónes y manipulaciones interesadas a las cuales tan acostumbrados estamos los catalanes. En cualquier caso, te invito a que viajes por la geografía catalana y abrás bien los oidos ya que el odio no te deja ver.

Participa con tu comentario