Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

CatalunyaCaixa condenada: Narcís Serra mintió en el Congreso

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

La sentencia tiene retranca. CatalunyaCaixa se declara culpable por escrito, y el engaño o estafa se produce en febrero de 2010, bajo el mandato de Narcís Serra

Barcelona. A Narcís Serra se le puede conceder el beneficio de la duda en cuanto a que él no se enterara, pero ninguna duda sobre sus declaraciones en el Congreso de los Diputados… en su tiempo no se comercializaron las “participaciones preferentes”.

Un engaño, una estafa, traspasar a los ahorradores las ocultas pérdidas de la entidad

Un engaño, una estafa, traspasar a los ahorradores las ocultas pérdidas de la entidad. Y más presuntos delitos: se pagarían los ‘intereses’, para continuar la captación de incautos, a cargo de unos ‘beneficios’ provocados falseando la contabilidad. Repito, la clásica estafa piramidal, pero realizada por una institución de primer nivel en Cataluña. Podemos asegurar que nadie de sus altos ejecutivos, ni menos entre los muy pudientes políticos catalanes, suscribieron preferentes.

Más delitos, los controles internos silenciados, ninguna denuncia, y como se verá continuaron captando, engañando. El Banco de España y la CNMV, de acuerdo. Pero la generalizada situación era de tal magnitud que engañar a sus clientes ahorradores… el menor de los riesgos. Tan degenerado el ambiente interno que ni se valoraban esas pequeñeces; los engañados ni reclamarían, y si reclamaban perderían. En Cataluña debieron presumir que ningún juez dictaría contra CatalunyaCaixa.

Y tras esa denuncia y condena continúa la ‘omertá’ catalana. La Fiscalía se duerme ante unas iniciadas previas. Si Cataluña como autonomía, dice Artur Mas, es demasiado importante en España y el Sur de Europa para ser intervenida, CatalunyaCaixa lo es para su casta política. Una denuncia global solo la interpondría un ‘anticatalán’… un enemigo de Cataluña, y aquí, antes cortarse las venas. Un trabajo perfecto el de los profesionales vividores del llamado catalanismo, tan bueno como el del socialismo-catalanista.

Dice el abogado: “Se trata de la primera sentencia de condena dictada en Cataluña, y la segunda en el Estado, sobre participaciones preferentes emitidas por una entidad financiera española”.

Me pregunto si mentir en el Congreso de los Diputados no es prevaricar o ‘falso testimonio’: delinquir. La pregunta es otra tontería de españolito de a pie. Los políticos mienten siempre, ante el Congreso, juez, o quien sea. Se acostumbran tanto a la impunidad de sus mentiras, que ni valoran las circunstancias en que las sueltan. Ellos son así, y si se sufrió cárcel por sus mentiras, ¡pues que se j…!, y si 1.000.000 de ahorradores han perdido sus ahorros, pues también, ¡alguien tiene que pagar el gran expolio de las cajas de ahorros!

Me pregunto si mentir en el Congreso de los Diputados no es prevaricar o ‘falso testimonio’: delinquir. Los políticos mienten siempre, ante el Congreso, juez, o quien sea

Pero en este ‘totum revolutum’ las preferentes son otro sapo tragado y asumido. Que mienta Narcís Serra, lo de menos. No voy a ser tan ingenuo de creer que nadie le creyera, ni siquiera le escuchara. Su comparecencia formaba parte del gran guión de la confusión. Ya nadie se rasga las vestiduras por esas nimiedades, solo temblamos ante los próximos recortes y subidas de precios.

Si ayer comentaba sobre la CAM que el Juez Gómez Bermúdez dictaba: “lleva a la conclusión de que los querellados utilizaron su posición para procurarse beneficios a costa de la entidad, mediante la falsificación de contratos, cuentas y la contratación con terceros en perjuicio de CAM”, ¿veremos algún juez ampliar la sentencia de Girona con otra que abarque la generalizada estafa a Cataluña y España, representada por la CatalunyaCaixa de Narcís Serra, expoliada por toda la casta política catalana y española?

Hoy nos cuentan los periódicos que estamos en manos de Draghi, más bien deberían informar, ahora y antes, en 2010 y ¡mucho antes! que estamos en manos de la gran corrupción.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario