Viernes 28 de marzo de 2014,
Bottup.com

Cataratas del Niágara: lo que no se acostumbra a mostrar de su entorno

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

Entorno de las cataratas del Niágara

Entorno de las cataratas del Niágara

Después del boom urbanístico de los últimos años, sería conveniente que volviéramos de nuevo nuestra mirada hacia ese entorno natural que tanto hemos contribuido a degradar desde hace muchísimos años

En uno de mis artículos anteriores les hablé de esa sostenibilidad y armonía en la que viven los costarricenses en su propio territorio. Una armonía y sostenibilidad que dejan patente en su intento de variar lo menos posible su entorno natural para que de esa forma la naturaleza nos pueda mostrar toda su majestuosidad y grandilocuencia.

Éste, por desgracia, no es el único lugar del mundo en donde el ser humano explota sin remilgos todo aquello que se ponga a su alcance

En aquel artículo de Costa Rica les intenté hacer ver el hermanamiento de sus habitantes con la naturaleza, respetando sus zonas pantanosas y sus manglares, sus increíbles bosques tropicales y hasta sus maravillosas playas que, a pesar del turismo, muchas de ellas siguen siendo vírgenes o semi-vírgenes.

Bien, pues como ustedes deben saber, existen otros muchos lugares en la Tierra en donde el negocio parece que prime por encima de cualquier otra consideración, y un ejemplo de esto es precisamente el entorno que rodea a esa maravilla de la naturaleza llamada ‘Las Cataratas del Niágara’. Éste, por desgracia, no es el único lugar del mundo en donde el ser humano explota sin remilgos todo aquello que se ponga a su alcance, pero considero que por la repercusión mediática que estas cataratas tienen, este artículo puede ser una buena forma de seguir denunciando todo aquello que le estamos haciendo a nuestro planeta y, sin lugar a dudas, a la sostenibilidad del mismo.

Así pues, les diré que todavía recuerdo que antes de visitarlas, y tras ver las sugerentes imágenes que se muestran en cualquier catálogo de viajes, esperaba encontrar un verdadero paraíso natural en donde poder recrear, apartado de la civilización, no sólo mi vista, sino el resto de mis sentidos. Pues bien, una vez ante ellas, no tuve más remedio que rogar a mis ojos que no apartaran la vista de ellas, pues si se les ocurría desviar la mirada tanto a derecha como a izquierda, un laberinto de hormigón, luces de neón y enormes edificios romperían ese singular encanto que supone observarlas pensando que te encuentras únicamente en plena naturaleza.

Casi todo lo que rodea a esta maravilla de la naturaleza es artificial y desmedido, pues hoteles, restaurantes, salas de juegos y todo tipo de negocios para el turismo se han instalado en sus mismas entrañas

Sí, casi todo lo que rodea a esta maravilla de la naturaleza es artificial y desmedido, pues hoteles, restaurantes, salas de juegos y todo tipo de negocios para el turismo se han instalado en sus mismas entrañas sin tener la delicadeza de, al menos, separar todo este entramado económico unos de kilómetros de ellas. Pero aún así, la fuerza y espectacularidad de estos inmensos saltos de agua es tal, que ni siquiera la mano del hombre ha podido romper definitivamente el encanto y la magia que por sí solas transmiten.

Es bien sabido que el ser humano es capaz de lo peor, pero en ocasiones también de lo mejor, por lo que sería ya no sólo conveniente, sino también imprescindible, que de una vez por todas nos mentalizáramos de que si no somos capaces de convivir en armonía con la naturaleza, no sólo perderemos esa cautivadora magia que nos transmite, sino también ese equilibrio que, tarde o temprano, se romperá, viéndonos entonces abocados a un cruel laberinto de fatídicas y nefastas consecuencias.

Víctor J. Maicas es escritor.

Pincha para aumentar cada una de las imágenes:

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

Participa con tu comentario