Martes 17 de enero de 2017,
Bottup.com

China, de la bicicleta al coche

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image

Los últimos
planes
de la empresa india Tata para vender sus vehículos en España vuelven a
plantear la competencia de los países en vías de desarrollo, y sobre todo
China, en el sector del automóvil


Las grandes ciudades chinas han
cambiado las bicicletas por los coches. En su rápida revolución económica,
China se ha convertido ya en el segundo mercado del automóvil y en el tercer
productor, por detrás de Estados Unidos y Japón. Aunque algunos países
occidentales temen una “invasión” de vehículos chinos de bajo coste, los
últimos estudios indican que todavía queda
una década para que éstos lleguen a Estados Unidos.

En pocos años, la industria del
automóvil en China ha experimentado un boom espectacular. El gigante
asiático ya fabrica más coches que

Image
Atasco en Shangai

Alemania, y, de seguir con este crecimiento
vertiginoso, el año que viene superará a Japón y en 2015 a Estados Unidos.

Las empresas chinas, casi todas con una
importante participación estatal, han basado su estrategia en la copia de
diseños occidentales y en la utilización de tecnología de empresas extranjeras.
Sus planes son ambiciosos para el futuro, con proyectos en Europa y Estados
Unidos, y sus potentes
inversiones
en investigación y desarrollo podrían acelerar el fenómeno de
los “coches chinos”.

Sin embargo, hasta ahora las empresas
chinas lo han tenido muy difícil para entrar en los mercados occidentales.
Las
tentativas en EE.UU., donde un puñado de empresas chinas han realizado
numerosos intentos los últimos años, se han saldado con sonoros
fracasos
. Además, la mayoría de coches chinos todavía no cumple con los
requisitos de seguridad y las normativas contaminantes demandadas
en Europa
, lo que retrasará todavía más su llegada a los mercados europeos.
A todo esto hay que sumar el problema de la fiabilidad y el posicionamiento de
sus empresas en el mercado, puesto que todavía muchos consumidores no están
dispuestos a confiar en
las marcas
chinas para productos de alta tecnología.

Uno de cada cinco coches vendidos en España ya proviene de Asia

Algunas marcas occidentales no lo ven como un peligro, sino como un remedio a la crisis que vive el sector

Pero si el gigante asiático continúa
con el desarrollo económico y tecnológico de los últimos años, es de presumir
que algunos de estos problemas se solucionarán. Los antecedentes
asiáticos, con Japón y Corea del Sur a la cabeza, invitan al optimismo. La
japonesa Toyota se ha consolidado como segunda en el sector del automóvil (sólo
por detrás de General Motors) y sus coches continúan ganando año tras año
mayores cuotas en el mercado. Las marcas surcoreanas, con Hyundai al frente,
podrían ser el ejemplo a seguir por los chinos.

En un principio muchos
consumidores dudaban de la capacidad de los coreanos para producir coches
fiables y de alta tecnología. Hyundai ha acabado con esas dudas y se ha convertido en la sexta
compañía del sector. De hecho, en la actualidad, y frente a un descenso general
del consumo de vehículos en España, las marcas asiáticas siguen ganando
terreno
: uno de cada cinco vehículos vendidos en nuestro país ya proviene
de este continente.

Hasta ahora, el éxito de las marcas
chinas se ha reducido a África, América Latina y Oriento Próximo, donde los
vehículos chinos, de gama baja y precios asequibles, se han hecho un hueco en
el mercado. Sin embargo, algunas empresas chinas ya han entrado tímidamente en
Europa
. Una de las marcas pioneras es Great Wall
(Gran Muralla), con ventas en mas de 100 países y un desembarco simbólico en
Italia de 500 vehículos en 2005. Landwind,
la marca china que comercializa el antiguo Opel Frontera, llegó el año pasado a
las 750 unidades en los Países Bajos. Otras empresas, como Roewe (que imita los antiguos Rover),
Brilliance, Chery, Geely y Chana, están preparando sus proyectos para llegar a
los consumidores europeos.


¿Amenaza amarilla?


 En Europa hay un vehículo por cada dos personas. En China, uno cada 100

El aumento del mercado en el ‘gigante’ disparará la demanda de petróleo y ya supone un claro riesgo ecológico

Frente a las alarmas occidentales y el
miedo a la “amenaza amarilla”, lo cierto es que, hasta ahora, la mayoría de los
coches que circulan por las ciudades chinas viene de Occidente. Ernst &
Young calcula que a finales de esta década China contará con 250 millones de
consumidores de artículos de lujo y que las ventas de coches aumentarán en
torno a un 20% anual, pastel que las marcas extranjeras están deseando
repartirse. El desarrollo chino no sólo no ha sido una amenaza para las marcas
occidentales, sino que algunos, como General Motors, consideran que es lo único
que puede paliar la
crisis del sector en Estados Unidos
.

Los números no hacen sino confirmar
esta tendencia: Daimler Chrysler aumentó el año pasado sus exportaciones en
China en un 39%, BMW comercializó un 77% más de vehículos producidos en China y
General Motors aumentó
sus ventas en un 32%. Hasta ahora, los principales beneficiarios del boom del
automóvil en China han sido las marcas extranjeras.

Una vez más, el medio ambiente
La motorización de la sociedad china
vuelve a situar el medio ambiente como el mayor reto del gigante asiático. Las
ciudades chinas tendrán que soportar unos niveles de contaminación todavía más
elevados, las infraestructuras tendrán que adaptarse al nuevo flujo de
vehículos y la demanda de petróleo se disparará.


Frente a la media en Europa Occidental,
donde tocamos a un coche cada dos personas, el gigante asiático apenas
dispondrá el próximo año de un coche cada 100 habitantes.
Sin embargo, el
aumento de estos bienes en los países en vías de desarrollo obligará a los fabricantes
a apostar por los coches
ecológicos
, y vuelve a presentar a los líderes chinos la necesidad de
combinar su desarrollo económico con la sostenibilidad del planeta.

Algunos de los modelos desarrollados por las principales empresas chinas:

Image
Modelo desarrollado por la Shanghai
Automobile Industry Corporation
. El modelo, llamado Roewe 750E,
está basado en los antiguos Rover.

Image
Coche construido por Great Wall, la
compañía privada de coches más grande de China. El modelo se llama Hover CUV.

Image
Coche desarrollado por Landwind, la
primera empresa china en vender sus coches en Europa.

Foto 1: vía
Foto 2: vía Dog´s

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 06/05/2009 en 17:11

    Vehiculo chinos, NOSIVOS AL MEDIO AMBIENTE!!!!!!!!
    Amigos usuarios, ya que en europa no llenan lo requisitos necesarios que cumplen con las leyes ambientales, Todos esos carros chinos de las marcas CHANA, HAFEI Y CHERRY, los mandaron a latinoamerica, en donde las leyes ambientales no existen o simplemente se rompen con dinero. Yo compre un vehiculo marcha CHANA hace 3 años, y desde que lo utilice nuevo, solo me hizo 35 km por galon y te ofrencen hasta 70, TOTAL MENTIRA, ademas no trajeros mas repuestos y el servicio es pesimo. Yo escribi a la fabrica y jamas me contestaron, ni por cortesia. Si te interesa algun vehiculo de estos, informate muy bien primero, ya que aqui en Guatemala muchas personas entablamos varias demandas legales para que nos devuelvan nuestro dinero. Quiere informacion yo te la envio. myon9@yahoo.com

Participa con tu comentario