Miércoles 26 de julio de 2017,
Bottup.com

China se va de safari

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

ImageEl gigante, en entregas. Esta semana: las relaciones comerciales de China con África

En un nuevo intento por impulsar las relaciones
comerciales con África, Hu Jintao se encuentra de viaje en ocho
países africanos. Es la tercera visita del presidente chino desde 2003, que nos
vuelve a mostrar la importancia económica y política que el gigante asiático
concede a África.


El continente africano se ha convertido en el niño mimado de China: los
intercambios comerciales se han multiplicado por diez en la última década, la
inversión en África se ha incrementado un 30% en un año y los préstamos a 33
países africanos alcanzarán a finales de este año los 3.000 millones de
dólares. Unas decisiones económicas que marcan las líneas de la política
exterior china en el continente, basadas en la obtención de materias primas
y el aumento del peso político de Pekín en el mundo.

China ha llenado el vacío que Occidente ha dejado en el continente africano 

China necesita cada vez más materias primas para alimentar su imparable desarrollo económico (11% en 2006) y algunas de las soluciones a sus problemas se
encuentran en África. Un tercio de sus importaciones de petróleo provienen
del continente africano
, sobre todo de Ángola, su principal socio
comercial, pero también de Sudán, Nigeria, Kenia y Guinea Ecuatorial. De
Mozambique y Gabón consigue la madera, y desde Zambia y Congo llega el cobre.
No se trata tan sólo de conseguir una mayor cantidad de materias primas, sino
también de diversificar las fuentes desde las que se consiguen.

Image

Asimismo,algunas empresas chinas comienzan a sacar provecho de las nuevas relaciones con
África. Unas 800 compañías trabajan en el continente, y algunos
productos como los móviles, las bicicletas o algunos aparatos eléctricos ya han
desbancado a las marcas occidentales, que no pueden competir con los precios
chinos.

Por otro lado, las crecientes relaciones económicas esconden intereses políticos
más profundos. China encuentra en África una forma de ganar influencia en el
mundo y de defender su visión multipolar de las relaciones internacionales
.
Ante el olvido en el que se había sumido África por “el abandono” de Occidente,
China ha llenado ese vacío y ha ganado una importante presencia internacional.
Además, su apuesta por África concede a China un perfil humanitario que se ha
intentado granjear desde el principio de la República Popular, intentando
convertirse en el líder de los países del Tercer Mundo.

Críticas desde todos los frentes


A pesar de que los acuerdos comerciales suelen incluir importantes
proyectos
sanitarios,

Algunos sindicatos ven en peligro el empleo ante la llegada de las empresas chinas

educativos y de infraestructuras, los países occidentales han vuelto a clamar contra la política china en África. Pekín defiende lo que ellos llaman “la no interjerencia en asuntos internos”, lo que implica pasar
de puntillas
por la defensa de los derechos humanos. Las mayores
críticas se han situado en torno a Sudán
, cuyo Gobierno ha sido
responsabilizado del genocidio en Darfur desde 2003 y que ha contado con el
apoyo de China en Naciones Unidas para bloquear importantes resoluciones en su
contra. El gigante asiático se guía por el pragmatismo en sus políticas en el
continente.

Pero las críticas comienzan también a llegar desde África. La llegada de
inmigrantes asiáticos (especialmente en Kenia) está provocando la apertura de
pequeñas tiendas que compiten con los comercios africanos. Los ciudadanos temen
la desaparición de sus industrias textiles (sobre todo en Kenia, Lesoto o
Suráfrica) y los sindicatos surafricanos creen que 60.000 personas se
encuentran en paro por culpa de la llegada de empresas chinas. Algunos
africanos temen que el colonialismo europeo sea sustituido por el “imperialismo
chino”.

[Foto 1: Uno de los carteles expuestos en las calles de Pekín durante la última gran cumbre con los
países africanos. Reuters, vía The Economist. Link de pago: http://www.economist.com/world/asia/displaystory.cfm?story_id=8113380
]

[Foto 2: El presidente chino, Hu Jintao,
estrecha la mano del presidente de Zambia, Levy Patrick Mwanawasa. (3 de
febrero de 2007). Vía Xinhua News: http://news.xinhuanet.com/english/2007-02/04/content_5690895.htm]

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Anónimo 21/02/2007 en 10:38

    China actuando a la china
    China expande su poderío económico, de influencia y de tecnología a Äfrica. Frente a los colonizadores occidentales los nuevos amigos de ojos rasgados traen un modelo económico exitoso aunque algo incongruente (comunismo ultraliberal).
    En Äfrica y AMérica Latina esperan laos dólares chinos con fruición, al tiempo CHina se convierte en la potencia “alternativa” a EEUU con mayor poder y más influencia aunque los amigos de China no siempre son los mejores amigos.
    Cuba, Venezuela, Irán, Corea del Norte actúan de tensores o tapados de la política exterior del gigante norteamericano, mientras en Beijing escuchan,

  2. Anónimo 04/02/2007 en 14:25

    Y antes fue América del Sur, me comentaba el año pasado un amigo argentino, que están acojonados por la cantidad de inversión que ha hecho China en Argentina, especialmente en el sector minería.

Participa con tu comentario