Martes 01 de abril de 2014,
Bottup.com

Claves para entender el conflicto Camboya-Tailandia: la lucha por los recursos de petróleo y gas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El área marítima en litigio esconde 11 trillones de pies cúblicos de gas y cantidades desconocidas de petróleo

Las pretensiones tailandesas y la subdesarrollada industria camboyana, handicaps para el acuerdo

[span class=doc]Este artículo forma parte de una serie. Al final del mismo encontrarás el enlace a la primera parte[/span]

Mientras que la atención internacional se centra en el riesgo político resultante del tira y afloja permanente entre Camboya y Tailandia sobre Preah Vihear y los límites de la frontera terrestre entre ambos países, se está pasando por alto el verdadero trasfondo de este conflicto: la lucha por el control de las reservas de petróleo y gas en la disputada frontera marítima en el Golfo de Tailandia.

La zona en litigio, también conocida como OCA (Overlapping Claims Area – algo así como la zona de superposición de las reclamaciones), ha sido un punto de discordia en la relación entre los dos países. La solución de esta controversia supondría, no solo una mejora considerable en las relaciones diplomáticas, sino también ampliaría las opciones de exploración y producción de energía en el sureste de Asia.

El OCA es un área de alta mar de 27.000 kilómetros cuadrados, se estima que contiene hasta 11 trillones de pies cúbicos de gas natural y cantidades incalculables de petróleo y petróleo condensado, que es una mezcla de hidrocarburos que existen en los yacimientos en estado gaseoso, pero que por condiciones de temperatura y presión cercanas a la superficie se recupera en forma líquida. El OCA está limitado por la reclamación de Camboya de 1972 (límite occidental) y el tailandés de 1973 (línea de frontera oriental), así como la frontera marítima de 1991 camboyano-Vietnam (frontera sur).

De todos he sabido en el sureste Asiático que las necesidades energéticas de Tailandia son mayores que los recursos disponibles por el país, y sus reservas necesitan ser incrementadas considerablemente, mientras la naciente industria de petróleo y gas de Camboya está madurando poco a poco, lo que hace que este último país no tenga ninguna prisa por llegar a un acuerdo con su vecina Tailandia. Ambas razones han hecho que exista una presión cada vez mayor de muchos sectores que quieren que la disputa entre ambos países se solucione lo antes posible.

Progreso hacia una solución de la controversia
Mientras que el Memorando de Entendimiento de 2001 entre Tailandia y Camboya (MOU) esbozó un marco acordado para resolver la controversia marítima, los progresos han sido lentos debido a las tensiones políticas entre Camboya y Tailandia, frágiles desde 2003, cuando la Embajada de Tailandia y algunas empresas privadas tailandesas fueron atacadas en Camboya. Las tensiones posteriores sobre la demarcación de la disputa fronteriza cerca del templo de Preah Vihear también han significado que un acuerdo entre ambas partes esté siendo difícil de alcanzar.

Aunque hubo períodos donde pareció alcanzarse una paz esperanzadora, donde se mantuvieron conversaciones por ambas partes para resolver este litigio, el Gabinete tailandés a finales de 2009 se retiró unilateralmente del MOU, lo que hizo crecer la incertidumbre acerca de un futuro acuerdo entre ambos países.

El Templo de Preah Vihear, un obstáculo a la solución de la OCA
En 1962, tras una larga disputa, la mayoría de la Corte Internacional de Justicia de la Haya otorga el templo Preah Vihear a Camboya. Aunque Tailandia eventualmente respeta la decisión de los tribunales, la ira acerca de la pérdida de la soberanía permanece alta. Tailandia reclama los derechos sobre los más de 4,6 km² de terreno sin demarcar alrededor del templo.

Constitucionalmente, todas las cuestiones con respecto a la soberanía territorial deben ser aprobadas por dos tercios del Parlamento tailandés, donde existe una oposición significativa a cualquier cesión de reclamación territorial, independientemente de alineamientos políticos. La disputa del templo y los asuntos sobre la soberanía del mismo son cuestiones de gran importancia en los discursos políticos tailandeses.

En 2008, el Ministro de Relaciones Exteriores tailandés Noppadon Pattama fue forzado a renunciar después de que un Tribunal dictaminara que había violado la Constitución después de haber apoyado a Camboya, cuando este país solicitó a la UNESCO que Preah Vihear fuera nombrado Patrimonio de la Humanidad, escándalo en el que se amenazó a todo el Gabinete con una posible destitución.

Varias fuentes diplomáticas y militares en Tailandia han sugerido que los debates sobre la cuestión de la frontera marítima no pueden comenzar hasta que no se haya alcanzado algunos compromisos sobre la cuestión del templo.

Cualquier discurso sobre la solución de las controversias marítimas generalmente conduce a las acusaciones de ‘venta’, especialmente por la parte tailandesa, donde se ven los compromisos sobre la cuestión de Preah Vihear como una compensación económica adicional para Camboya para resolver el asunto relacionado con el OCA.

Participación en los ingresos
La cuestión de la participación en los ingresos es un problema clave identificado por las fuentes tailandesas y camboyanas.

Ambos países han presentado varias propuestas en conversaciones anteriores. Camboya propone dividir la zona en litigio de una manera parecida a un tablero de ajedrez, creando al menos 14 bloques diferentes. Los ingresos y la gestión de los bloques se repartirán a partes iguales sobre una base de 50/50.

La contrapropuesta tailandesa principal es que la zona en litigio se divida en tres tiras de norte a sur, donde los ingresos procedentes de la zona central se repartirán de forma equitativa sobre una base de 50/50. La cuota de las zonas exteriores se ponderará en favor del país que esté más cercano a la zona en cuestión, o sea, aproximadamente 80/20 a Tailandia en el lado occidental del OCA y 80/20 a Camboya en el lado oriental del OCA.

¿Es la propuesta tailandesa injusta?
En ausencia de datos firmes en reservas de la OCA (no se permite la exploración habida cuenta de la actual disputa), los expertos han indicado que se intuye el sentido de la propuesta tailandesa ya que la mayoría de las reservas explotables están cercanas a su frontera. Esto es porque la cuenca de Pattani, que es el área que contiene la mayor parte de las reservas de petróleo y gas, está situada en aguas tailandesas, y se extiende dentro del OCA. Por el contrario, formaciones geológicas en campos petroleros en el lado camboyano de la frontera han hecho que la perforación se convierta en todo un reto, poco rentable en algunos casos.

El resultado de esta situación es que la propuesta de participación en los ingresos es beneficiosa para la parte tailandesa, teniendo en cuenta que el balance de las reservas que puede ser perforado, económicamente, se asienta en la parte tailandesa de la OCA.

Tailandia todavía gana en virtud de la propuesta de Camboya
La propuesta camboyana de una división de 50% de los ingresos, aunque rechazada por sus vecinos, vería a Tailandia como virtual ganadora económica, ya que se seguiría llevando el mejor trozo de la tarta. Las empresas tailandesas tienen más de 30 años de experiencia de exploración y producción en comparación con una novata industria camboyana, que aunque está madurando, sigue todavía en la infancia. Como tal, las compañías tailandesas petrolíferas, las compañías de exploración, como PTTEP, y los contratistas emprenderían, probablemente, la mayor parte de la obra en la OCA, obteniendo así la mayoría de los beneficios.

Tailandia también ganaría una nueva fuente de gas para la generación de energía, lo que reduciría la dependencia de los suministros birmanos, así como la reducción del petróleo importado, que comprende un porcentaje sustancial de su consumo diario.

Como tal, el potencial para el compromiso en gran medida radica en la capacidad de Tailandia de aceptar un acuerdo de participación en los ingresos, que reconozca los beneficios externos inherentes que repercutirían de este acuerdo para el propio país.

¿En última instancia, qué traerá a ambas partes a la mesa (de nuevo)?

1) Un cambio de filosofía en la demarcación de fronteras marinas

Un experto naviero familiarizado con los asuntos de la frontera marítima sugirió que un ‘buen punto de partida’ para la resolución, es que Camboya acepte la falta de fundamento jurídico para la línea de demarcación que este país ha trazado a través de la isla de Kut (isla tailandesa cedida por el antiguo amo colonial de Camboya, Francia, en 1904). Desde la perspectiva de Tailandia, Camboya quizás tenga que dibujar otra línea divisoria, para delimitar el mar territorial y la plataforma continental entre los dos países.

Esto sería un punto de partida desde donde ambos países pueden empezar a mirar la delimitación de la frontera en la parte superior de la OCA (véase el mapa superior), que ambos países han declarado que deben delimitar, antes de que cualquier acuerdo respecto a un área de desarrollo conjunto (JDA) pueda ser logrado.

2) Una industria de petróleo y gas de Camboya más madura

El otro elemento clave del ‘compromiso’ sería un desarrollo natural del sector camboyano de exploración y producción. Un sector camboyano que pueda competir con la industria tailandesa de petróleo y gas, mucho más avanzada que la camboyana, ha sido identificado por un gran número de asesores camboyanos como el camino fundamental para que Camboya fortalezca su posición de negociación contra Tailandia. Esto permitiría que las empresas camboyanas capturaran más beneficios económicos del desarrollo de los campos del OCA.

Un sector de petróleo y gas de Camboya más maduro llegará, sin embargo, lentamente. Aunque se ha especulado mucho y de manera exagerada acerca del potencial de la industria en las aguas camboyanas, la realidad es que el desarrollo de las reservas es más difícil de lo esperado. Las previsiones de producción camboyanas ahora son mucho menores que las cifras optimistas que fueron publicadas a principios de esta década por organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional. El FMI hablaba de aproximadamente una cantidad entre 400 y 700 millones de barriles de reservas, mientras que un asesor clave del Gobierno de Camboya espera que las reservas probadas de alrededor de 50 millones de barriles son más realistas, con una tasa de recuperación del 6% a potencialmente un 14%.

Mientras, la compañía americana Chevron espera obtener petróleo de su primer pozo en esta zona a finales de 2012, el desarrollo de una industria comparable a la de Tailandia está bastante desactivado.

3) Aumento de la demanda de gas por parte de Tailandia

Es muy sabido que Tailandia depende fuertemente de gas para la producción de energía. La mayoría de este gas tendrá que ser importado en el futuro al escasear las reservas en el Golfo de Tailandia y en Birmania. El camboyano ve esta situación como una de las claves dinámicas que traerán a Tailandia a la mesa de negociaciones.

Sin embargo, además de su meta de tener una más madura industria petrolífera y gaseoducta, Camboya no tiene prisa por negociar con Tailandia para alcanzar una solución a la OCA, dado que antes o después Tailandia necesitará de Camboya para cubrir sus necesidades, momento en el que creen que podrán obtener un parte mayor del pastel, que la que de momento podrían obtener.

¿Podría contemplarse el concepto de un área de desarrollo conjunta por las autoridades de ambos países?
El concepto de una zona de desarrollo conjunta (JDA) parece ser la única solución realista a estas reclamaciones superpuestas de los dos países en el Golfo de Tailandia. El concepto de una JDA sería la mejor solución, sino la única, para resolver los problemas de la potencial pérdida de soberanía por parte de Tailandia, de acuerdo con opiniones vertidas por directivos y académicos tailandeses relacionados con los temas que estamos tratando. Esto sería porque el concepto de la JDA no significa necesariamente que Tailandia o Camboya tengan que renunciar formalmente a las reclamaciones sobre el territorio. Más bien, la JDA puede operar mientras que puedan discutir cuestiones actuales en torno a la demarcación por separado.


Subtítulo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario