Viernes 25 de abril de 2014,
Bottup.com

Colibrí: ave diminuta con espectacular imagen

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Un poco de lo desconocido de Baja California, México

En estos días que tan plagados estamos de noticias malas, de informaciones de guerras, de tsunamis, de desastres nucleares, de estadounidenses asesinados o que ‘Don Francisco’ se tiene que hacer la prueba de ADN, no queda hacer más que, por lo menos, un momento cerrar los ojos y dentro de uno buscar la belleza de la tranquilidad que tanto se anhela.

Belleza de tranquilidad que, si bien la podemos ver por todos lados siendo destruida por nosotros mismos, sí queda en algunas partes y/o en algunos momentos que no sabemos apreciar.

Belleza que la naturaleza formó, quizás pensando en retarnos a que la mantuviéramos como se nos entregaba o le mejoráramos, hecho que, como dije, ha sido todo lo contrario, porque cada día vamos destruyéndola.

Hoy… recordando aquellos días de la presentación de Tijuana Innovadora y lo que dijo Jimmy Wales (Co-fundador de Wikipedia) de sencillamente escribir del estado en el que se radica y hacerlo con la verdad, recordé algunas bellezas que en este municipio aún se ven y que no muchos tienen el privilegio de disfrutar, porque siendo la frontera más visitada del mundo, es también la más mal publicitada, porque en los medios informativos de ella no se habla de otra cosa que no sea solo narcotráfico, ilegales, muertos, ricos y pobres, o ser el traspatio estadounidense.

En Baja México hay 20 tipos diferentes: mide como máximo 12 centímetros, pesa entre 5 y 10 gramos, alcanza los 80 latidos por segundo y puede comer hasta su peso en alimento

No, esta frontera también tiene sus cosas bellas y, conste, no quiero interceder en la sección ‘Turistas por el mundo’, escrita en esta misma publicación por el Sr. Antoni Carrera Ricart, que bien nos deja saber y conocer un poco mas allá de lo que es nuestro entorno diario. Valga decirlo, habría que ver la cantidad de recuerdos que despertó con su artículo de San Miguel de Allende, Guanajuato, México.

Este país, al igual que esta frontera, cuentan entre su flora y fauna con especies en peligro de extinción, a las que poco o nulo acceso se puede tener por ser emigrantes o de temporada, hecho por el que difícilmente se puede compartir el hogar. Especies a las que sí se les puede respetar su entorno, porque al ser ellas emigrantes, durante su travesía algunas encuentran el alimento que requieren dentro de nuestra propiedad, pero este acto sirve para que más de algún ser pensante las quiera atrapar por el solo motivo de querer vivir o mantener viva una leyenda o fábula ancestral, sin importarle nada más.

Algunos de los nombres como se le conoce a esta amenazada especie son, entre varios: colibrí, picaflor, chupamirto o chuparrosa en español; en inglés se le llama: hummingbirds, que por su traducción sería algo así como aves susurrantes (humming: susurro).

El diccionario de la Real Academia Española la describe como: “Pájaro americano, insectívoro, de tamaño muy pequeño y pico largo y débil”.

Esta ave se cuenta que es la más pequeña, ya que solo llega a medir como máximo —en México— 12 centímetros. Su peso oscila entre los 5 y 10 gramos promedio, ave de ritmo cardíaco que alcanza hasta los 80 latidos por segundo y con la capacidad de comer alimento en cantidad similar a su propio peso anatómico, además de un plumaje y figura dignos de observar.

México está considerado como sitio en el que existen 20 diferentes tipos de estas aves y esta península Bajacaliforniana es considerada como lugar en el que se reproduce la especie Hylocharis Xantusii.

Sí, es un ave sin par, pequeña en tamaño pero grande en historia, porque baste recordar que la palabra Tzintzunzan viene del dialecto purepecha y significa ”lugar de colibríes” o aquella de huitzilopochtli, nombre de dios de la guerra de la raza mexica que significa ”colibrí zurdo” y en mismo dialecto mexica encontramos Huitzilan que traducido dice ”lugar abundante de colibríes”. Nombres ya conocidos en el siglo XV por nuestros ancestros.

Una persona puede ser mal investigador y desconocer el cómo se formó, sus costumbres o su historia, e incluso ignorar veterinariamente la formación de este pájaro miniatura, pero una persona que se llame ser racional debería analizar seriamente con lo que estamos acabando a través de nuestras malas acciones en contra de la naturaleza.

En este mes no se puede pasar por alto que está próxima en arribar la primera estación del año, y hoy en lugar de compartir una nota desangelada, sabemos que este 2011 recibirá gratamente a la primavera, por lo que se decidió presentar a ustedes, originario de este estado, de esta región, algo desconocido incluso para muchos —por no decir, la mayoría— de los que aquí radican, una serie de imágenes de momentos obtenidos a través de la paciencia de esperar durante varios meses y largas horas, que esos colibríes se hicieran presentes.

Esa fracción de segundos con la que se disponía, fue suficiente para lograr una imagen, la cual, esperemos sea de su agrado. ¡Dios Salve América!

[blockquote]Pincha para aumentar cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]


Destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 19/07/2011 en 18:13

    ;-) hola mi angelito he visto el video y a travez de el refleja tu sencia recibe un abrazo de otra angelita……tkm mijo

Participa con tu comentario