Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Colombia: el humor electoral es cosa seria

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Acaba de finalizar la primera vuelta para la elección de Presidente en Colombia y se evidencia que el sentido de humor se agudiza en época electoral

“Los colombianos preferimos reír creyendo que estamos bien. A diferencia de otros que prefieren llorar cuando están como nosotros.”
Vladdo
en entrevista a elPeriodico.com

Encontrar algo para reírnos en medio de la incertidumbre debe destacarse como una de las características que construyen la particularidad de los colombianos.

Recién finalizada la primera vuelta para la elección del próximo presidente, aumenta la tensión por cuenta de esta recta final que culminará el próximo 20 de junio, en la carrera por ocupar el cargo que deja Álvaro Uribe, luego de 8 años de un gobierno, cuestionado por unos y aplaudido por otros. Al advertir las opiniones encontradas sobre los primeros resultados electorales, se evidencia que el sentido del humor, que se agudiza en época electoral, se resiste a abandonar a los colombianos. Esta especial forma de ver la realidad se alterna entre las columnas de opinión o caricaturas publicadas en la prensa tradicional, y las iniciativas ciudadanas que expresan sus desacuerdos por diferentes medios.

Ejercer de esta manera la libertad de expresión, sin ataduras políticas ni compromisos contractuales, inspira sonrisas en su público y brinda la oportunidad de relajar nuestras mentes pero sin distraer la atención de los problemas del país. De hecho, estas críticas cargadas de humor pueden ser la evidencia de que en Colombia la ingenuidad política ya no es tan generalizada como hace algunos años. Por eso, mientras las campañas políticas se disputan la presencia de sus seguidores en los foros virtuales, surgieron unos personajes que critican el sistema político, mientras otros se posicionaban con una audiencia propia lograda a través de su forma especial de generar opinión.

Rogelio: Un candidato literalmente manipulado

¿Cuántas veces hemos criticado la falta de autonomía de los gobernantes de turno? ¿Cuántas veces los hemos calificado como ‘marionetas’ de determinados intereses?

Respondiendo a esas críticas llegó a la campaña por la presidencia de Colombia Rogelio Azulado. Este personaje se define como “un títere del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, con su propuesta de un “gobierno de la gente y del títere”, a través del ‘Movimiento Colinchista Nacional’. Es necesario precisar que en Colombia, colincharse es la expresión utilizada para calificar a quienes llegan a ocupar cargos o a obtener cualquier clase de beneficio o privilegio pasando por alto las normas que se aplican a todas las personas. En otras palabras, es la famosa ‘ley del atajo’, cultivada por gobernantes y gobernados, que hacen de la corrupción su modus operandi.

Rogelio Azulado tiene su propio blog y una cuenta en la red social de Facebook, donde sus seguidores opinan sobre el desarrollo electoral y ante todo, mediante la parodia y el sarcasmo, dejan ver que ya no creen en los políticos tradicionales.

El ‘Pequeño tirano’: reflejo de los extremismos al estilo colombiano

Estos gemelos animados, unidos por el radicalismo pero separados por sus posiciones políticas, uno de izquierda y otro de derecha, cuentan con mayor protagonismo en los medios de comunicación gracias a los videos publicados en Youtube.

Reflejando la polarización que se ha incrementado en Colombia durante los últimos años, los creadores del ‘pequeño tirano’, Santiago Rocha, Simón Wilches y Santiago Rivas, buscan llamar la atención sobre la ausencia de reflexión en la sociedad colombiana, haciendo uso de la parodia y la referencia directa a los protagonistas de los grandes escándalos de corrupción.

Una gallina que quiere reclutar más fans que el partido oficialista

El reto de este grupo de Facebook es que una gallina consiga más fans que el oficialista ‘Partido de la U’, proponiéndola como una mejor opción a la presidencia en lugar de uno de los candidatos.

Con más de 52.000 seguidores para el día de las elecciones, este grupo publica videos, artículos y comentarios de denuncia sobre lo que califican como manipulación de las elecciones por parte del Gobierno.

Asumiendo que Uribe no conocía la existencia de este grupo, paradójicamente dio ‘vuelo’ a una avalancha de críticas por una de sus metáforas, en la que pidió no cambiar de ‘gallina’ a los ‘huevitos’ de la seguridad democrática. A esta manifestación del Presidente, uno de los comentarios en el grupo fue “Señor Uribe Vélez, no intervenga más en la política colombiana, ahora interviene con analogías avícolas, refiriéndose a una gallinita que nos va a subir los impuestos, ¿esto es de un presidente?”.

Los títeres de la opinión pública

Larrivista‘ es una publicación bimestral bajo la dirección de Eduardo Arias y Karl Troller, dos reconocidos críticos y humoristas colombianos.

Aunque se originó en las salas de redacción de una conocida revista semanal, el ‘Show de Larrivista’, protagonizado por un eufórico títere, ha cautivado la atención de los cibernautas, por su constante burla del poder, de las ‘salidas en falso’ de los políticos y de la protuberancia de la corrupción. Con un tono de arengas, el ‘Show de Larrivista’ parece buscar que no se pierdan de vista los hechos que la memoria colectiva parece haber olvidado, haciendo de esta manera su particular contribución para que no estemos condenados a repetir los errores del pasado.

La más reciente publicación, bajo el título ‘El reportaje de Mr. Jones‘ hace una crítica a la defensa que hizo el Presidente Uribe de Santiago, su hermano menor, frente a la publicación hecha por el Washington Post donde un ex oficial de la policía colombiana lo acusa de haber dirigido un grupo paramilitar. Además de calificar como “idiotas útiles” a quienes escucharon estos testimonios, Álvaro Uribe dijo que él no leía prensa extranjera.

________________________________

Por fortuna, existen muchas personas que caricaturizan la realidad colombiana para que en medio del humor nos resistamos a la tragedia. Citando algunos ejemplo encontramos la desafiante “subjetividad independiente” de ‘Un Pasquín‘, la contundencia de ‘Matador‘ o los ‘Monólogos’ de Antonio Caballero.

No puedo pasar por alto el caso de ‘Bacteria’, a quien le fue bloqueada su cuenta en Facebook luego de publicar una caricatura sobre la manipulación de las encuestas electorales por parte de Juan Manuel Santos, candidato del oficialismo. La página Caricaturas de Colombia retoma algunos de los trabajos más reconocidos en los medios colombianos.

Es tan relevante este tema, que la biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá, actualmente presenta una exposición sobre la caricatura colombiana a partir de la independencia.

Andrés Monroy Gómez es investigador del Grupo
‘Derecho Ciudadano a la Información’

Por orden: imagen 1, 2, 3, 4 y 5


Subtítulo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Proyecto Sociedad Informada. Intereses: Libertad de Expresión

Participa con tu comentario