Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Asturias: comienza el siglo XXI

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Se acerca la hora suprema del voto, de depositar nuestra confianza a un programa electoral y las personas que lo representan

Las circunstancias históricas, desde un punto de vista sociológico, de comportamiento del rebaño humano ante la cita electoral de turno, que se dan en el Principado de Asturias y que, unidas a las del resto de la nación con el desgaste del partido gobernante, el desgastado líder de la oposición, que cada vez que abre la boca pierde un voto, la crisis recesiva o recesión crítica que nos ha tocado pagar, el furibundo Cascos pergeñando las bases de una neo ideología con base de derechas, métodos de derechas y vocablos de izquierda como ‘país astur’, por citar un escueto ejemplo, conforman una amalgama que va desde la aldea de los galos de Asterix a la grandilocuencia, y casi estética, de Göering anunciando a la ciudadanía berlinesa que los bombarderos aliados jamás volarán sobre Berlín, salpicado todo ello de demagogia pseudo patriotera, versión boina astur, que da un aire revolucionario a su movimiento.

La protesta sólo plasma algo que en el Principado de Asturias llevamos sufriendo casi dos décadas: el hartazgo, las náuseas, los escalofríos y la indignación ante una clase política que es elegida por ella misma

Que Movimiento, y no otra cosa, es Francisco Álvarez-Cascos y su FAC.

Ha llegado a tal punto el alejamiento de la realidad de la región por parte de la clase política regional, apoyada por las formaciones nacionales, que es aún más patético que la ciudadanía de Asturias posiblemente fletara autobuses, crease cajas revolucionarias y acudiera en masa a la Puerta del Sol de Madrid a unirse al grito, que ya empiezan a etiquetar y el Sistema parasitarlo con la primera fase que es saturación de información periodística sobre el núcleo de la protesta, de decir que es necesario una renovación y no una reforma del sistema político y de elecciones en España.

La protesta sólo plasma algo que en el Principado de Asturias llevamos sufriendo casi dos décadas: el hartazgo, las náuseas, los escalofríos y la indignación ante una clase política que es elegida por ella misma y su gestión de recursos se basa en disponer en sus cuentas corrientes, en su parafernalia social de república regional y de su economía particular, que sea holgada y con recursos monetarios.

La izquierda vende las prestaciones que se supone son patrimonio de la nación y universal en su beneficio, la derecha dice palabras y vocablos nunca escuchados e hipnotizan para no ver su ropaje de demagogia mercantilista y empresarial. Las listas, elaboradas saltándose toda ética interna de democracia se erigen, una vez elegidas, en paladines de la Democracia y la Libertad, callando con prebendas de altos intereses en su devolución las voces que protestan…

La sociedad asturiana es una vez más sacrificada. Quienes son del partido de toda la vida sienten el desánimo y la fustración de la impotencia por haber sido utilizados. Quienes aún siguen hipnotizados por Cascos sufrirán un amargo regreso a la realidad y es muy probable que definitivamente pierdan la esperanza para volver resignados a su partido, ya que siempre es mejor malo conocido que bueno por conocer.

La izquierda vende prestaciones que se suponen patrimonio universal en su beneficio, la derecha dice palabras nunca escuchadas e hipnotizan para no ver su ropaje de demagogia mercantilista y empresarial

Al amparo de todo ello han surgido por toda la región candidaturas independientes que si bien suponen un soplo de aire fresco alejado del tufo de estandartes e himnos, se ven cercenadas de su potencial atractivo avasalladas por la publicidad y capacidad de recursos para promocionarse.

Si los ciudadanos y ciudadanas son expulsadas de sus asentamientos de indignación, en el Principado de Asturias pueden encontrar su santuario y refugio.

Son muchas las causas de la indignación, pero ya es imparable y posiblemente en Asturias el sistema esté llevando a cabo un ensayo para aplicarlo dentro de un año en las generales.

Esta semana ha empezado el siglo XXI.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario