Lunes 23 de enero de 2017,
Bottup.com

¿Hacia el final de un ciclo económico mundial?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Obra de la serie ‘Globalica’ de Wolfgang Wildner

Image
Análisis de los elementos racionales que han intervenido en la irrupción de la crisis económica global y su posible impacto en las diferentes zonas económicas mundiales.



El fenómeno de la globalización económica ha conseguido que todos los elementos racionales de la economía estén interrelacionados entre sí, debido a la consolidación de los oligopolios, la convergencia tecnológica y los acuerdos tácitos corporativos. Por este motivo, la irrupción de la crisis económica en la aldea global ha provocado la aparición de nuevos retos para gobiernos e instituciones sumidas en el desconcierto y en la incredulidad, retornando lenta pero inexorablemente a ciclos económicos desconocidos desde la II Guerra Mundial.

Las elevadas tasas de paro y la pérdida de poder adquisitivo finiquitarán el consumismo compulsivo

 

Origen de la crisis

La política suicida de las principales entidades bancarias mundiales en la concesión de créditos e hipotecas de alto riesgo aparece como detonante de la crisis de las subprime de EE UU, seguida de la aparición de los activos tóxicos, un goteo incesante de insolvencias bancarias, una severa contracción de los préstamos bancarios y una alarmante falta de liquidez monetaria y de confianza en las instituciones financieras (con un costo estimado de 4,5 Billones de dólares para países como EE UU, Reino Unido y Japón).

Todo ello ha originado la desestabilización económica global y la entrada en recesión de las principales potencias económicas mundiales, dibujándose un escenario a cinco años en el que se podría regresar al proteccionismo económico, con la subsiguiente contracción del comercio mundial y posterior finiquito a la globalización económica.

Economías del primer mundo

Vemos ya la entrada en recesión económica de las economías del primer mundo con estimaciones de crecimientos negativos del PIB hasta el segundo semestre del 2012. También el hundimiento bursátil y consiguiente inanición financiera de las empresas, así como la previsible devaluación de sus monedas para incrementar sus exportaciones.

También se da una brutal contracción del consumo interno y una reestructuración de los sectores automovilístico, financiero, transporte aéreo, inmobiliario, construcción y aseguradoras, con el consiguiente efecto dominó en la cascada de cierres empresariales y con aumentos de la tasa de paro hasta niveles desconocidos desde la II Guerra Mundial.

Con esto asistimos al finiquito del consumismo compulsivo imperante en la pasada década, provocado por las tasas de paro galopantes y la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores debido a los exiguos incrementos salariales, congelación o dramática reducción de los mismos.

Todo ello conlleva una generalización de la precariedad laboral, con salarios mínimos e interinidad vitalicia: implantación de la jornada laboral mínima de 45 horas semanales y retraso de la jubilación a los 65 años, unido al deterioro progresivo de las condiciones laborales.

Por esto no será estraño ver frecuentes estallidos de conflictividad laboral y agudización de la fractura social de los países desarrollados, quedando diluidos los efectos benéficos de las anunciadas medidas sociales por la cruda realidad de la severa crisis económica y obligando a amplias capas de la población a depender de los subsidios sociales, lo que aunado con el incremento de ataques xenófobos por parte de grupos neonazis, podría terminar por desencadenar violentos disturbios raciales.

Además, veremos la implantación de medidas proteccionistas en los países del primer mundo (fomento del consumo de productos nacionales), en forma de ayudas para evitar la deslocalización de empresas; subvenciones a la industria agroalimentaria para la Instauración de la etiqueta BIO a todos sus productos manufacturados; Elevación de los Parámetros de calidad exigidos a los productos manufacturados del exterior e imposición de aranceles a los países no respetuosos con el medio ambiente como forma encubierta de proteccionismo frente a la invasión de productos de países emergentes, con la consecuente contracción del comercio mundial.

Veremos la implantación de medidas proteccionistas en los países del primer mundo

 

Paises emergentes

Estas naciones sufrirán un severo estancamiento de sus economías, con crecimientos anuales del PIB cercanos al 5% después de un decenio espectacular con tasas de crecimiento superiores a los dos dígitos, lo que les impedirá reducir sus niveles de pobreza.

Padecerán una brutal constricción de sus exportaciones y una reducción espectacular de sus superávits debido a la contracción del consumo mundial y al establecimiento por las principales economías mundiales de sistemas económicos proteccionistas, así como la elevación de los parámetros de calidad exigidos por los países del primer mundo. Los países emergentes implantarán leyes laborales y medioambientales más estrictas y China tratará de apreciar su Yuan.

En cualquier caso se asistirá a una inflación desbocada (rozando los dos dígitos) debido a la necesidad imperiosa de importar cantidades ingentes de alimentos para abastecer a sus habitantes ante la alarmante carestía de productos agrícolas básicos para su alimentación (trigo, maíz, mijo, sorgo y arroz).

Amplias zonas industriales quedarán abandonadas, lo que originará éxodos masivos de población urbana a las zonas rurales, obligando a vivir una gran parte de su población por debajo del umbral de la pobreza, siendo previsibles epidemias y episodios de hambruna, un notable incremento de la inestabilidad social y un severo retroceso de las incipientes libertades democráticas.

El hundimiento del precio del crudo debido a la severa contracción de la demanda mundial, aunado con sucesivos recortes de producción por parte de la OPEP y la huida de los brokers especulativos, imposibilitará a los países productores conseguir precios competitivos (rondando los 70$), que permitirían la necesaria inversión en infraestructuras energéticas y búsqueda de nuevas explotaciones. Por todo lo cual no sería descartable un posible estrangulamiento de la producción mundial del crudo a partir del 2020.

Países del Este

Podríamos asistir a la sustitución de la actual Unión Europea por una constelación de países satélites dentro de la órbita de la alianza franco-germana (Eurozona), viéndose obligados el resto de países no integrados en dicha órbita a devaluar sus monedas y retornar a economías autárquicas tras sufrir masivas migraciones interiores.

Asimismo, deberán proceder a la reapertura de abandonadas minas de carbón y obsoletas centrales nucleares para evitar depender energéticamente de una Rusia que, conjugando hábilmente el chantaje energético, la amenaza nuclear disuasoria, la intervención militar quirúrgica y la desestabilización de gobiernos vecinos “non gratos”, irá situando bajo su órbita a la mayoría de los países desgajados de la extinta URSS.

La población atrapada en la hambruna podría pasar de los 1.000 millones actuales a los 2.000 millones

 

Países del tercer mundo

Padecerán una inflación desbocada (superando los dos dígitos e incremento espectacular de la Deuda Exterior) debido a la necesidad imperiosa de importar cantidades ingentes de alimentos para abastecer a sus habitantes ante la alarmante carestía de productos agrícolas básicos para su alimentación.

Continuará el estrangulamiento de sus exportaciones y depreciación generalizada de sus monedas a causa de la severa crisis económica global plasmada en la contracción de la demanda mundial de materias, lo que obligará a una gran parte de su población a vivir por debajo del umbral de la pobreza.

Ello, unido al avance inexorable de los desiertos e inusuales desastres naturales, originará éxodos masivos de población, alternándose virulentas epidemias que asolarán buena parte del Tercer Mundo con un crisis alimenticia mundial, cuyas  posibles causas serían la concatenación de factores geopolíticos, el cambio de patrones de consumo de los países emergentes, la debilidad del dólar y el hundimiento de los precios del crudo con el consiguiente desvío de inversiones especulativas a mercados de materias primas.

Todo ello, aunado con el incremento del uso de los biocombustibles, inusuales sequías e inundaciones y la aplicación de restricciones a la exportación de los principales productores mundiales para asegurar su autoabastecimiento conseguirá desabastecer los mercados mundiales y elevar los precios hasta niveles estratosféricos.

Dicha crisis irá “in crescendo” hasta alcanzar su cenit en el horizonte del 2015 y afectará especialmente a las Antillas, América Central, Colombia, Venezuela, India, China, Bangladesh y Sudeste Asiático, ensañándose con especial virulencia con el África Subsahariana y pudiendo pasar la población atrapada en la hambruna de los 1.000 millones actuales a los 2.000 millones estimados por los analistas.

Ilustración(CC): obra de  Wolfgang Wildner

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

4 Comentarios

  1. Anónimo 09/02/2009 en 15:12

    discordar es sano
    Y como tal, no estoy de acuerdo con que la élite es la que más tiene que perder. La Élite, no va a perder el crédito ni los cuidados médicos de caros seguros de salud. Se recortará como siempre por debajo… puede que las estrecheces lleguen a la clase media, pero ésta no forma parte de la élite y de esto va esta crisis de forzar unas situaciones en las que se vuelva a remarcar el dífuso límite entre clases altas y medias. Como daño colateral, y coincidiendo con lo que dices a continuación, la clase baja y los paises pobres serán los más perjudicados.

    Ya se sabe que la crisis va a generar explosiones sociales por eso se tendran que culminar un movimiento por parte del gobierno de Obama antes de tocar fondo: -La retirada de una gran parte de las tropas de Irak. Estos se ocuparán de forzar la obediencia civil en caso de llegar a ser necesario.

  2. Anónimo 06/02/2009 en 19:41

    Enfoque dudoso
    El planeta esta lleno de olimpos en ruinas y quienes fueron realmente afectados han sido los que tienen algo que perder las elites: economicas, intelectuales y religiosas; obviamente las urbanas; que la falta de memoria nos traiciones a la par de estas crisis, se deteriora la nutricion y servicios de higiene, afectando la salud, que podemos esperar, que hemos mal abusado de antibioticos haciendo un gran vaiedad de patogenos resistentes- que estan en estado de latencia- esperando el caldo de cultivo ideal, para ser epidemia, no les parece que ya ha sucedido: con la peste; no crean que tengo una visisón apocalitica de la vida o que dramatice la realidad, pero cuando leo ha estos “intelectuales” que nunca han sembrado un rabano, como sobrevientes de lo que ya empieza y que el tercer mundo es el que va sufrir, me digo, este tipo esta loco (autor), o le pagan por desviar la atención.

    La crisis financiera es una realidad, la crediticia es una realidad, la real que tiene que ver con la producción esta encima, la de la estructura estado y e institucional, sus obligaciones tienen que satifacer a las mayorias, sino las explosiones sociales estarán a la ORDEN DEL DÍA.

    Ojo no tomo en cuenta los aportes del Cambio Climático, que es valor agregado.

    Para rematar al estilo de Messi, probablemente el unico pueblo con posibilidades de manejar y sobrepasar lo q`se efrenta, van ha ser los Cubanos, 50 años de estar entrenando.

  3. Anónimo 05/02/2009 en 20:05

    Intoxicación informativa
    Pero por poco tiempo…

    cuánto tiempo más vas a seguir intoxicando con esta historia del crédito suicida??

    “Origen de la crisis

    La política suicida de las principales entidades bancarias mundiales en la concesión de créditos e hipotecas de alto riesgo aparece como detonante de la crisis de las subprime de EE UU, seguida de la aparición de los activos tóxicos, un goteo incesante de insolvencias bancarias, una severa contracción de los préstamos bancarios y una alarmante falta de liquidez monetaria y de confianza en las instituciones financieras (con un costo estimado de 4,5 Billones de dólares para países como EE UU, Reino Unido y Japón) “

    Te reto a que expliques en un siguiente artículo los mecanismos de creación del dinero por parte de la Fed y a analizar si esa política no es más suicida que la de cualquier banco comercial…

    Lo siento pero eres: o alguien poco documentado por lo que dbeerías tener cuidado con lo que escribes y documentarte en lugar de cortar y pegar, o bien eres un intoxicador servidor de la oligarquía que ha tramado esta crisis económica

    http://capitalismexposed.wordpress.com

  4. Anónimo 05/02/2009 en 20:00

    “El fenómeno de la globalización económica ha conseguido que todos los elementos racionales de la economía estén interrelacionados entre sí, debido a la consolidación de los oligopolios, la convergencia tecnológica y los acuerdos tácitos corporativos”

    Por fin vas escribiendo cosas que se ajustan más a la realidad. Sin embargo deberías usar un lenguaje más accesible para no acabar pareciendo tan opaco como el típico medio de comunicación económico. Y que conste que te critico porque me parece que es a drede para jugar con la ambigüedad tal y como hacen el resto de medios.

    http://capitalismexposed.wordpress.com

Participa con tu comentario