Domingo 22 de octubre de 2017,
Bottup.com

Comunidad Social con Cándida

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Vista de la colonia Comunidad Social

Cuando las experiencias parece que no pueden ser más intensas, aparece Comunidad Social, una de las colonias con menores recursos de Tegucigalpa, la capital de Honduras. El miércoles 11 de julio por la tarde estuvimos allí visitando enfermos y repartiendo medicinas (en mi caso también caramelos, pues me gusta mucho ver la cara que ponen los niños cuando se los entrego).

Además de sus escasas condiciones higiénicas y su gente humilde, Comunidad Social es una zona peligrosa, en la que si eres extranjero es posible que te asalten incluso a plena luz del día, porque cuando el hambre aprieta la gente a veces olvida que vas a ayudarles.

“Comunidad Social es una zona peligrosa, en la que si eres extranjero es posible que te asalten incluso a plena luz del día, porque cuando el hambre aprieta la gente a veces olvida que vas a ayudarles”
“Lo más impresionante es ver un muro rematado con un alambre es espiral, que separa esta zona de la colonia residencial La Roma”

Fuimos acompañados de Cándida, una vecina del barrio que, en este tipo de visitas, se ha convertido en nuestro ángel de la guarda y siempre dice: “Ustedes son personas muy especiales, así que yo las voy a cuidar muy bien para que no les pase nada”. Ella es querida y respetada por todos sus vecinos, por lo que hasta ahora no ha habido ningún problema. Al contrario, todos nos saludan y reciben con los brazos abiertos.

El suelo de esta zona es la misma tierra roja que abunda por todo Honduras y las casas, que son chambitas (chabolas) de madera y zinc, están salpicadas por subidas y bajadas, a veces de difícil acceso, en las que conviven los animales con los juegos de los niños y el vaivén de los adultos. De todas formas, lo más impresionante es ver un muro rematado con un alambre es espiral, que separa esta zona de la colonia residencial La Roma. La intención es que nadie se cuele para robar, asaltar, etcétera, por eso también hay policías que custodian las esquinas que separan ambos barrios. Otro ejemplo más de las desigualdades hondureñas.


Norma, la hermana de Cándida, que nos contó que tiene cuatro hijos de cuatro hombres diferentes y que estuvo a punto de morir cuando tuvo a uno de ellos, porque además estaba enferma de cáncer. Como suele suceder en este país, todos se desentendieron de sus hijos.

También visitamos a unas pequeñas gemelas enfermas de anginas, a varios enfermos de dengue (las noticias han dicho que ahora hay una epidemia) y a una mujer que además de esta dolencia tenía sida. El momento más insólito de la tarde fue atender a una mujer en plena calle, cuesta arriba y sobre el barro. El más triste: en el siguiente post.

El artículo en imágenes

 
Image
Comunidad Social es una de las colonias de más bajos recursos
Image
Un callejón de la colonia Comunidad Social

 

Image
Marta atendiendo a una anciana. Al fondo, un enfermo de dengue

 

Image
Norma, la hermana de Cándida, en su casa

 

 
Image
Cándida y Ana, en la habitacion de Cándida
Image
El río que flanquea esta colonia

 

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario