Miércoles 07 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Conoce alternativas ante la crisis: celebra el Día Sin Compras

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

El 25 de noviembre se celebra el Día sin Compras como protesta ante la situación actual
Los Ingenios de Producción Colectiva son una recopilación de alternativas de consumo de EEA

El próximo 25 de noviembre se celebrará la 20º edición del Día sin Compras (DSC). En un momento en el que la crisis económica está sirviendo como excusa para llevar a cabo fuertes reformas neoliberales, que están poniendo en juego el estado del bienestar en los países del Norte, es importante tener en cuenta que hay muchas alternativas creadas para resolver nuestras necesidades de una forma no mercantilizada. Los Ingenios de Producción Colectiva (IPC) son una recopilación de alternativas en distintos ámbitos realizada por Ecologistas en Acción.

El 20% de la población mundial consume aproximadamente el 80% de los recursos del planeta. El consumismo se ha convertido en una ideología para la selecta clase media consumidora

A lo largo de las últimas décadas el consumo de bienes, servicios y recursos naturales se ha ido incrementando de forma exponencial a nivel mundial, ignorando la imposibilidad de crecer sin límites en un planeta finito. Además este aumento no se ha repartido, precisamente, de forma equitativa, sino que ha seguido la llamada Ley de Pareto: el 20% de la población mundial consume aproximadamente el 80% de los recursos del planeta. Más allá de lo cuantitativo, el consumismo ha ido tomando cada vez más protagonismo en la vida de las personas y las sociedades enriquecidas, hasta convertirse en una ideología para la selecta clase media consumidora. Sin embargo, no es solo la actual crisis económica la que está poniendo en jaque este modelo, sino que son otras dos crisis que tratan de esconderse detrás de ésta, la social y la ambiental, la que están dando la voz de alarma y pidiendo un cambio de rumbo.

Frente a este escenario marcado por un modelo de consumo social y ambientalmente insostenible, cada día son más numerosas las iniciativas colectivas a escala global que pretenden denunciar los excesos y defectos de este modelo de consumo, promoviendo la reflexión crítica, denunciando los impactos, construyendo alternativas y articulando iniciativas para un consumo consciente, crítico y responsable. Reivindican, entre otras cosas, que es necesario otro modelo que priorice el pequeño comercio frente a las grandes superficies, la agricultura ecológica frente a la industria de la alimentación intensiva, la cultura de la reutilización frente a la cultura del ‘usar y tirar’.

Ya están en marcha proyectos que, a pequeña escala, ensayan una forma más sostenible de consumo. Su margen de negocio no es muy grande, pero el comercio justo, la banca ética o las tiendas de productos ecológicos han conseguido hacerse un hueco y, a la vez, poner en entredicho al comercio convencional (no justo), la banca convencional (no ética) y la industria de la alimentación intensiva (no sostenible). El comercio justo ha conseguido popularizar criterios sociales en las condiciones laborales utilizadas a la hora de elaborar multitud de productos. La banca ética, sobre todo la que nace de iniciativas de ahorro popular, ha hecho posible pensar en una forma consecuente en la gestión del dinero. Los establecimientos y cooperativas de productos ecológicos, cuando son pequeñas tiendas de barrio que se abastecen de la producción ecológica más cercana, favorecen la distribución de la riqueza local, potencian la vida comunitaria y la producción agrícola y ganadera sostenible.

Cada día hay más iniciativas colectivas que pretenden denunciar los excesos y defectos de este modelo de consumo, promoviendo la reflexión crítica, denunciando los impactos y construyendo alternativas

Pero además, hay otros proyectos en marcha que funcionan como verdaderos espacios de ensayo de alternativas de consumo sostenibles y socialmente responsables. Cada uno de estos proyectos nace a partir de objetivos muy distintos, pero tienen en común su riqueza e imaginación a la hora de señalar posibles soluciones a los problemas que el actual modelo de consumo genera. Comparten profundas raíces con procesos colectivos, comunitarios o solidarios, y la cultura propositiva necesaria para que el cambio de modelo se haga efectivo.

Los Ingenios de Producción Colectiva (IPC) son una recopilación de distintas alternativas en diferentes sectores (alimentación, comunicación, cuidados, empleo/trabajo, financiación, ocio, textil, vivienda y transporte) realizada por Ecologistas en Acción. Recogen, de manera didáctica y sencilla, multitud de fichas que muestran cómo resolver las necesidades que se dan en estos ámbitos de una manera diferente, buscando alternativas no mercantilizadas y más colectivas de resolver las necesidades. Los proyectos IPC cumplen varios criterios, como son dar respuesta a algunas necesidades de consumo locales, proponer cambios en nuestros hábitos de consumo, aportar soluciones con ciertas dosis de innovación, ser colectivos y crear herramientas de participación, generando redes y nuevos espacios de activismo social.

Para más información: cologistasenaccion.org/consumo

www.ecologistasenaccion.org/ipc

Ecologistas en Acción, Marqués de Leganés 12 – 28004 Madrid, teléfono: +34-91-5312739, Fax: +34-91-5312611

http://www.ecologistasenaccion.org/


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario