Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Constructora Pirenaica S.A.: COPISA

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Ante los comentarios al escrito de ayer sobre la denuncia presentada por Fiscalía Anticorrupción, desentierro mis fantasmas

Barcelona. El pasado, que se repite inexorablemente si se cerró en falso: el franquismo. Y mis escritos nada tienen que ver con el pataleo, pues si el país puede sublimar su inmensa corrupción con un desnudo de Julián Muñoz, yo sublimo escribiendo.

Más que comentarios diría que son gritos:

Que las grandes constructoras han de hacer buenas migas con el poder, de lo contrario ni hubieran construido en el franquismo ni construirían en esta llamada democracia, es una verdad de Perogrullo

“El día que salgan los trapos sucios de Copisa, antes Dumez-Copisa, se va a cagar la perra”.

“Solo hay que ver cuántos de sus fallecidos por accidente laboral han sido silenciados por todo tipo de prensa y sus chanchullos con el edificio de la Once, para darse cuenta de su verdadero poder a día de hoy”.

“Y su papel en el conflicto de la Térmica de Sant Adrià del Besòs en 1973, con un muerto: Manuel Fernández Márquez (asesinado por la policía)”.

Que las grandes constructoras han de hacer buenas migas con el poder, de lo contrario ni hubieran construido en el franquismo ni construirían en esta llamada democracia, es una verdad de Perogrullo. Pero si entre sus enredos, ¡y de este hace 37 años!, resulta que otros acaban en prisión por encubrimiento a uno de sus clientes, Antonio de la Rosa, apoderado general del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, y entre las muchas operaciones ‘encubiertas’ están unas naves construidas por Copisa, la cosa tiene otro cariz. Seguro que nadie en la constructora recuerda lo que con el tiempo se transformaría en ‘anécdota’, hasta su total olvido, pero recordarla para demostrar que entonces y ahora es lo mismo, que la ‘Gran Corrupción’ es una línea continua en el tiempo… y que, para más inri, hasta se publicó en prensa “la extraña y supervalorada operación”.

Por lo descubierto año tras año, quizás el único que no encubriera a Antonio de la Rosa fuera yo… hasta uno de los jueces que me condenó ‘encubría’ no solo a Antonio, sino a su hijo Javier y los demás autores y beneficiarios de un desfalco de 10.000 millones, y de los que le seguirían.

Noticia del lunes 26 de julio de 2010:

“En su escrito al Juzgado de Instrucción de Barcelona de guardia, el Fiscal presenta querella contra doce personas, entre ellas el presidente y los vocales de la Fundación Catalunya i Territori hasta el año 2007, Josep Boque, Joan Albert López Sans y Miguel Ángel Cortés, respectivamente.

Uno de los querellados es el administrador de la Constructora Pirenaica (Copisa), José Coronado Mateu, que destinó parte de los fondos de su compañía para pagar parte de la deuda de las empresas vinculadas a la Fundación.

El importe total desviado desde la Fundación hacia el grupo empresarial IMS S.L. alcanza la cifra de 1.786.651,46 euros, cuyo destino final se ignora, indica el fiscal en la querella”.

Si aquellos polvos trajeron estos lodos, no está de más recordar

Y hace unos días, sobre el 4% denunciado en la comisión de investigación del Parlament por el caso Palau de la Música, presuntamente pagado por la construcción de la Ciudad de la Justicia y la Línea 9 del Metro de Barcelona, se encuentra en Internet:

“Al consorcio formado por las empresas FCC, OHL y Copisa se le ha adjudicado en régimen de concesión la construcción del tramo 1 de la Línea 9 (L9) del Metro de Barcelona por 1.041 millones de euros, de los cuales 638 corresponden a la obra que falta por construir…”.

Si aquellos polvos trajeron estos lodos, no está de más recordar, auxiliado por la propia prensa de entonces, ¡que se enteró muy bien de lo sucedido! pero calló, y además escribiendo al dictado de los corruptos. Ver imágenes en en el blog La gran corrupción.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario