Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Construyo mi libertad

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Edwy Plenel y la emancipación en Francia del periodismo en Internet

Opinión

Image
Edwy Plenel

El periodista cultiva con su pluma -o mejor dicho para nuestros días, con las teclas del ordenador- la crítica pura y sostenida de todos los hechos interminables y vertiginosos de la actualidad. Fin del soliloquio. Turno a la autocrítica: ¿El lector cree lo que lee?, ¿El lector toma la información con confianza?, ¿Es quizá posible que hoy, el exceso de información derive a la desinformación, o llanamente hay una libertad de ejercicio para el periodista?

“¿El lector cree lo que lee?, ¿El lector toma la información con
confianza?, ¿Es quizá posible que hoy, el exceso de información derive
a la desinformación, o llanamente hay una libertad de ejercicio para el
periodista?”

Enunciaciones del ciudadano lector, el ciberlector, y también el periodista de grandes medios; este planteamiento interpela, asimismo, al periodismo independiente y a Edwy Plenel, reconocido periodista francés, ex director de la redacción del diario Le Monde. En un encuentro ciudadano el 3 de marzo, con el tema, “Periodista independiente: ¿cuál es su futuro?” en las instalaciones del cine Utopía, en Burdeos; Edwy Plenel presentó el proyecto de información en línea Mediapart, que será lanzado oficialmente el día 16 de éste mes. “Un periódico hecho por periodistas, donde la investigación, las referencias y la documentación serán la riqueza del sitio, además de explicar la construcción de la información, donde ofreceremos (a los lectores) las claves para entender la caja negra del periodismo”, explico Plenel.

“El equipo fundador está integrado por una treintena
de periodistas procedentes de reconocidos medios impresos de Francia,
que apuestan al proyecto. Cada uno expone su experiencia y razones para integrar Mediapart”

El equipo fundador está integrado por una treintena de periodistas procedentes de reconocidos medios impresos de Francia, que apuestan al proyecto. Cada uno expone (mediante un video de presentación) su experiencia y razones para integrar Mediapart. El sitio tendrá las secciones habituales de un diario, pero con las ventajas de Internet, es decir: audio, video, y la interactividad con el equipo. Plenel compartió que habrá un apartado de la información disponible en inglés y español.

El soporte financiero del sitio, que no contará con publicidad, funcionará por las suscripciones de los ciberlectores: “Pagando 9 euros -hay una opción de 5 euros para estudiantes o desempleados- se paga así la independencia del periódico”, pero sin ambigüedad puesto que habrá una vitrina gratuita. Pagando, el usuario se adhiere al contenido, pero además podrá contribuir en el sitio. “Será como una gran plataforma Blog donde decidiremos en conjunto los debates a seguir en las ediciones”.

“Mediapart busca ‘reinventar directamente en Internet una nueva relación
con el lector al fundar este periódico. Como periodistas, nuestra
legitimidad es hoy discutida'”

“Será como un periódico dentro del periódico”, detalló Plenel. Los medios de comunicación en Francia son ostentados, en su mayoría, por grandes patrones (Lagardère, Bolloré, Dassault, Bouygues, Arnault…) o grupos que no dudan en intervenir cuando la línea editorial es contraria a sus intereses o a la sensibilidad del Gobierno. Plenel comentó su experiencia personal cuando dirigió la redacción de Le Monde, la misma que dejó al entrar en desacuerdo con la arriesgada política de inversiones del ex director del diario Jean-Marie Colombani, en 2003.   

Mediapart busca “reinventar directamente en Internet una nueva relación con el lector al fundar este periódico. Como periodistas, nuestra legitimidad es hoy discutida”. En la crisis democrática de nuestra nación política, el periodismo está embargado. No tendría que ser embargado el mensajero  al mismo tiempo que el mensaje”, esgrime Plenel. En Francia, el periodismo independiente en línea da sus primero pasos. Plenel reconoce la primicia de Rue89, sitio de acceso gratuito creado a mediados de 2007 que brindó su primer golpe periodístico al revelar que Cecilia Sarkozy (en esa época esposa del mandatario francés), no acudió a votar en la segunda vuelta presidencial.

Esta información la tenía el diario impreso, Le Journal du Dimanche (Grupo Lagardère), pero hubo una autocensura de la dirección. Rue89 está conformado por varios ex colaboradores del diario Libération, donde periodistas y cibernautas conjugan la información. Plenel citó además varios ejemplos norteamericanos sobre el tema, aunque no tan lejos, en España está Bottup. Mediapart cuenta con un presupuesto inicial de 3,7 millones de euros que le permitirán, según Plenel, vivir por dos años.

El futuro de independencia económica de Mediapart residirá en las suscripciones, “contamos, de momento, con 3.000 personas preinscritas al sitio. Esperamos que esta cifra aumente a 5.000 al  finalizar marzo”, comentó Plenel, que además aventura la cifra de 25 mil ciberlectores suscritos para finales del 2008.   

El ciudadano en “la nueva revolución industrial”, como dice Plenel al referirse a Internet, llama a los orígenes del periodismo. “Se lee menos en el mundo, sí, aunque quizá se lee de otra manera”, razona Plenel sobre el nuevo escenario multitudinario que representa la información en línea, donde audio, video, fotos y texto forman uno sólo. Sobre la orientación política de Mediapart, Plenel responde que en el núcleo del equipo hay sensibilidades, sí, pero también la pluralidad; “El periodista debe pensar contra sí mismo a veces, pero ante todo debe despertar a la sociedad”, dijo.

El pluralismo del Mediapart dictará la agenda a seguir, resta a conocer si el lector o ciberlector estarán dispuestos a pagar por esa independencia en la información, donde el producto fino es el periodismo contextualizado de investigación. Finalmente, Plenel observa que “el pulmón de la vida democrática de un país es la prensa”. Deseamos un pronto restablecimiento del asma que sufre la prensa francesa; y que no llegue a un grado de hipertrofia.

Image
Titulares

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario