Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

Controladores aéreos, laudo arbitral y 200.000 euros

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / El acuerdo alcanzado contempla que los controladores aéreos ganarán 200.000 euros, a cambio de trabajar menos horas

Barcelona.Yo de mayor quiero ser controlador”. Evidente que la frase no puede ser de quien a sus 70 cobra el SOVI. La pronunció un jovencito que estaba a mi lado cuando el Ministro Blanco con sonrisa de triunfo celebraba el laudo alcanzado. El ex ministro Pimentel (retuerzo sus palabras) bajó de la montaña, henchido de sabiduría, con unos cálculos y horas de trabajo que contentarían a todos… menos al Pueblo que no sabría opinar sobre por qué un funcionario o parafuncionario gana ese dineral.

Aún con pedigrí, enchufe y padrino, en las más suculentas profesiones públicas la endogamia o amigocracia política, y hasta afectiva, cierra cualquier aspiración

Sermoneé al muchacho, al igual que cualquier viejo, con lo de estudiar y demás tópicos, guardándome que sin pedigrí encajando en los parámetros españoles sobre esos empleos, es decir, con los consiguientes padrinos, no lo conseguiría por más ‘cum laudes’ que acumulara. Ni oposiciones, ni narices. O lo que es lo mismo, gente capaz de ganar las más crudas oposiciones no ganarán jamás esos sueldos, por más que como los controladores, es decir, por extraños y largos caminos, y además legalmente, existan otros colectivos con poderoso sindicato o colegio profesional propio que se han apoderado de un servicio público convirtiéndolo en (monopolio u oligopolio) negocio propio (notarios, registradores de la propiedad, etc.), discutible su función en la era de la informática.

Ignoro, aunque lo presumo, el porqué unos profesionales a sueldo del Estado (por propietario de los aeropuertos) alcanzaron ingresos de hasta 600.000 euros, multiplicando los elevadísimos y criticados 140.000 de los más altos jerarcas del Régimen. Y si la escala de sueldos de AENA se ha regido por cálculos de taberna, o sea, el “aeropuerto gana mucho y nos lo repartimos porque sin nosotros los aviones no vuelan” entiendo que ahora preparen otra huelga para que no los conviertan en una sociedad anónima con inversores ajenos, planteándose EREs para quitarse de encima esa especie de extraña sanguijuela.

Ya algún comentarista a estos mis simplistas criterios constató (añadiendo el “ignorante” y otros adjetivos) que ganó la plaza tras una carrera y largos años opositando, pero me temo y sé por cercanas experiencias que aún con pedigrí, enchufe y padrino, en las más suculentas profesiones públicas la endogamia o amigocracia política, y hasta afectiva, cierra cualquier aspiración. En este laudo el tema de los ascensos a ‘dedo’ ya se contempla. Como sigo creyendo que cualquier especializada sabiduría o profesión no se halla en los genes, las interrelaciones familiares, o de otro cariz (amante o cuñado) insisto en uno de los más graves y corruptos (nunca juzgado por plenamente asumido en la idiosincrasia nacional) aspectos de la corrupta (aunque solo fuera por esta circunstancia) Administración Española.

He oído tantas sandeces justificando estos sueldos que se me ocurre que el Estado como gran empresa en quiebra debiera presentar un ERE global para hacer lo que por desgracia sucede en el sector privado

La mecánica selectiva viene de mucho antes de Franco, aunque después se hayan abierto puertas a las más rentables y poderosas profesiones públicas permitiendo intromisiones que lejos de democratizar, o racionalizar en el cacareado Estado de Derecho, han creado otra casta dentro la ‘vieja’, la del por ‘acceso político’, refinada amigocracia. Por ejemplo la Judicatura, donde abuelos, hijos, nietos o simples sobrinos, eran y siguen en puro descaro. Quienes de interino o contratado pretenden la propiedad de una plaza conocen a fondo el problema, esforzándose en contentar a sus ‘superiores’, de los que depende renovación o plaza en propiedad.

He oído tantas sandeces justificando estos sueldos y barajando conceptos de justa lucha social en sus reivindicaciones y huelgas, que se me ocurre que el Estado como gran empresa en quiebra debiera presentar un ERE global para hacer lo que por desgracia sucede en el sector privado: quitarse de encima plantillas caras y desfasadas, y contratar jóvenes baratos con contratos basura, entre los que sin duda encuentran con varias carreras. Y como en general los servicios que cubre el Estado no suelen ser demasiado satisfactorios, a quien los paga, el Pueblo, quizá no le importaría que la misma deficiencia fuera más barata.

El agravio comparativo se ha magnificado tanto entre los sueldos del sector privado, y hasta del sector público de base, con ciertas profesiones y dirigentes, que es el primero de los conceptos que se debería revisar para la tan cacareada competitividad a nivel internacional.

Aquella sandez de que ganando 600.000 euros lo de trabajar interrumpiendo la ‘dolce vita’ es de tal pesadez que puede degenerar en traumatismo psíquico, vale también con los 200.000 euros.

Conozco muy especializados ingenieros con carreras académicas completísimas a los que ni se les ha ocurrido una huelga con sueldos de 40 o 50.000 euros, cantidades normales, y muy suculentas para la inmensa mayoría de los mortales, en multinacionales de primer orden.

Y si el sobreprecio del aparato oficial o público, al que se ha de sumar el parapúblico financiero con sueldos de hasta los 800.000 del director general de CatalunyaCaixa, conllevara una mayor transparencia, es decir, menor corrupción, se justificarían sobresueldos, pero encima cuanto más se gana más se despierta la avaricia, y la ‘Gran Corrupción’ nos ahoga.

Estos días se discuten las leyes hipotecarias, de verdadera depredación para el pobre que no puede pagar, y el agravio comparativo con sueldos de 200.000 euros celebrados por el Ministro Blanco se hace más patente. O la publicada inflación profundizando en la diferencia de clases, y que duda cabe que entre 600 euros al mes de millones de individuos y familias, y 200.000 anuales, se crea una insondable diferencia social muy parecida a la de los antiguos terratenientes o nobles y sus siervos de la gleba.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

5 Comentarios

  1. angel ruiz palomares 07/03/2011 en 8:03

    Lo que considero una incongruencia, es que los ministros puedan serlo sin preparación alguna, gente que no ha sido capaz de una mínima preparación académica y con el agravante de que solo conoce la vida desde la óptica política, puedan decidir cuestiones que obviamente les vienen grandes. Desgraciadamente la talla política ha ido de mas a menos, y hoy nos encontramos, salvo excepciones, con políticos de saldo.

  2. Anónimo 06/03/2011 en 22:25

    La forma de hacerse controlador ahora es pagar 40.000€ y luego si se quiere ser controlador de ruta pagar otros 60.000€. Teniendo en cuenta que el salario normal en España es el de mileurista podemos suponer que los controladores resultantes de esta selección no va a ser de la calidad de la que había cuando se presentaban 10.000 porque no costaba nada el curso sino que se cobraba algo. Parece que la socialización de los sociolistos es más bien a lo Margaret Tatcher. Se puede ser ingeniero y no valer para controlador aéreo, no tiene ninguna relación. Lo primero que hay que saber es lo que hace un controlador, cosa que me temo no va a saber explicar ni Pepiño ni cualquier opinador profesional de estos que no saben la diferencia entre una torre o un centro de control.

  3. angel ruiz palomares 05/03/2011 en 8:09

    Saludando en primer lugar y respetando opiniones distintas, en este tema tan aireado de los controladores, yo saco una conclusión fijándome en el fondo de la cuestión, apartando el follaje para dejar que entre mas luz.
    Los convenios son pactos-acuerdos entre dos partes, trabajadores-Empresa, se firman por ambas partes y por tanto sin excusas deben cumplirse.
    Si entramos en conceptos subjetivos,(ganan mucho, empresa pública, empresa privada….), vamos hacia la teoría de la relatividad, y no me refiero a la de Einstein.
    No tengo nada a favor ni en contra de este colectivo, pero me gusta que los pactos lícitamente acordados se cumplan.
    La indefensión no puede rondar a la ciudadanía, y un pacto no puede ser roto de la noche a la mañana por una apreciación del ministro de turno, en este caso del Doctor Honoris Causa por la Universidad de la idiotez, que todos conocemos su extenso y brillante curriculum.
    Hay muchas fórmulas para corregir una situación de forma menos drástica, se puede ir regulando a partir de…; pero a mi humilde juicio, lo pactado libremente o lícitamente, aunque una huelga legal haya influido a favor del colectivo de trabajadores, una vez firmada, hay que respetarla, y mas por el Gobierno que debe dar ejemplo respetando lo que firma.
    Si estoy de acuerdo con lo que dice el controlador ECHO, primero matemos al mensajero y con la opinión pública en su contra, el resto es pan comido.
    Yo pertenezco al colectivo que le congelaron el sueldo 5 años, luego se lo bajaron y no siendo suficiente nos han rebajado las 2 pagas extra al 50%.
    Si,soy funcionario del Estado, de 110 plazas y 3500 opositores conseguí entrar con el número 15, no me han regalado nada y me siento muy orgulloso de ser funcionario, a pesar de que somos objeto de comentarios despreciativos contínuamente,hemos corrido la misma suerte que los controladores, y no le deseamos lo mismo a nadie.

  4. Anónimo 02/03/2011 en 0:25

    … viene del anterior …

    ¿porqué todo eso? pues supongo que porque soy idiota, porque mi padre me decía “estudia para hacerte un hombre de provecho” y le creí. Creí a esa profesora que con 5 años le decía a mis padres que ese chico era muy listo y que de mayor sería lo que quisiese. Cuando no es verdad, he logrado lo que yo quería ser, controlador aéreo, porque ME ENCANTA ESTE MUNDO DE LA AVIACIÓN Y MI PRECIOSA PROFESIÓN, y porque lo de ser piloto y estar siempre fuera de casa no iba conmigo, quería un hogar y una familia.

    Ahora tras el último año de acoso laboral y mediático, un ministro sin estudios ni trabajo conocido fuera del enchufismo de la política ha decidido que hay que vender el más grande patrimonio de España que son sus aeropuertos y red de navegación aérea, y resulta que yo estoy en medio de sus intereses.

    Por eso de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado nos ha caído la que nos ha caído, mentira tras mentira, manipulación tras manipulación, y como aunque no lo queramos admitir como sociedad somos borregos, hemos entrado al trapo y nos hemos tragado TODO, y nos lo seguiremos tragando, porque sabiendo la realidad de control muchas veces me pregunto: ¿de los temas que no conozco, cuantas mentiras me soltarán y me las creeré sin rechistar?.

    Por cierto, que se que las cifras corroen la envidia, nunca he ganado esas cifras que dice tanto el señor ministro (ni de lejos) ni los ganaré, pero sinceramente ¿que más le da?

    Un saludo y disculpe el rollo, pero a estas horas de la noche, con el silencio uno puede pensar y plasmar en texto con más facilidad.

  5. Anónimo 02/03/2011 en 0:25

    Buenas sr.del barco,

    Lo primero me presento, soy controlador aéreo, uno de esos trabajadores tan vapuleados por la mano divina de un ministro que no tiene estudios ni idiomas, ni sesera que merezca tal honor. Como mucho, he de reconocerle unas acciones sivilinas y retorcidas, dignas de mención, que no de reconocimiento.

    Bien, no voy a aburrirle con mi currículum, ni de estudios ni de idiomas, porque además me resulta incómodo y de mal gusto, incluso en anónimo, pero sí le diré que me he quemado los párpados toda mi vida a estudiar (mucho) y a trabajar.

    Que cuando me tuve que buscar las lentejas fuera de España hace años, me hice una mochila y me fui solo (sin casa ni trabajo) a otro país y desde cero me gané allí la vida. Aprendí, o mejor dicho, perfeccioné idiomas y volví.

    He trabajado en varias empresas privadas y organismos públicos, siempre me han escogido en todos los procesos u oposiciones en que he participado y fuí yo el que teniendo un buen puesto (se lo aseguro) me quise arriesgar a dejarlo todo, aprobar las oposiciones de controlador e irme 2 años a la escuela en Barajas, que a algún amigo mío ese riesgo le costó quedarse sin trabajo y expulsado de la escuela, en la calle.

    Tras todo eso, te vas a un destino que te da la empresa, fuera de tu vida, de tu familia, de tus amigos y así tírate años. Yo todavía sigo esperando para volver a casa, y se que me faltan años para que eso pase.

    … sigue …

Participa con tu comentario