Sábado 21 de octubre de 2017,
Bottup.com

Crítica Cine: ‘El Laberinto del Fauno’, elegir decidir

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Capitán, obedecer por la seguridad de obedecer… eso sólo lo hace gente como usted…

Image
Cartel de la película

Bajo un aluvión de críticas diversas y dispares, lo cierto es que para gustos colores, “El Laberinto del Fauno” de Guillermo del Toro, recorre las salas, las conversaciones, los blogs sobre cine y cultura, y anida en las carpetas incoming del emule. Se trata de una película fantástica (en ambos sentidos), pero quizás un tanto dispersa en la que el “freak de Guadalajara” parece haber querido meter tantas ideas, traumas, obsesiones y referencias que al final, y pese a que el film me parece delicioso, se ha quedado corto.

Más allá de las múltiples e inevitables influencias reconocidas por el propio Del Toro ( Andersen, los hermanos Grimm, Oscar Wilde, El mago de Oz, Alicia en el país de las maravillas, Lovecraft, Arthur Machen, Goya… ); de la jugosa “perversión” de entrecruzar dos contextos tan dispares como la Guerra Civil española y el mundo de las hadas, los faunos y la magia; de la cuidada e imaginativa estética que envuelve a los personajes y escenarios; del obvio maniqueísmo, propio al fin y al cabo de los cuentos de hadas… ; e incluso más allá de la aparición estelar a última hora de Federico Luppi (la ensoñación que nos procura Del Toro es tan contundente que por unos instantes creí que Elvis había vuelto !!!); lo que más me atrajo de la historia es la cuestión del libertad, del libre albedrío.

Si hasta ahora se analizaba la película desde la perspectiva del cuento de hadas, ahora entramos en el terreno de lo mítico, casi de la tragedia griega. Al fin y al cabo no es la libertad un equívoco laberinto. Y en este ámbito, la posibilidad de decidir entre lo bueno y lo malo, la “libertad”, vertebra y desgasta a los personajes, y dirige la historia hacia una moraleja tan edificante como decepcionante, propia, es cierto, de fábulas y cuentos de hadas. El remordimiento engangrena las vidas de Mercedes (Maribel Verdú) y del doctor Ferreiro (Alex Angulo) y solo pequeñas dosis de honestidad consigo mismo, al ayudar a los rebeldes, les permiten seguir vivos; este trance solo se supera enfrentándose a él, y supone la libertad o la muerte. El bien y el mal, tan exageradamente expuestos en el mundo real, brindan en la fantasía una ambigüedad que solo se despeja al final, dando Ofelia cumplida respuesta a la frase que el Doctor Ferreiro, siguiendo su destino, susurra al Capitán Vidal “Capitán, obedecer por la seguridad de obedecer… eso sólo lo hace gente como usted…”.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario