Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

Rajoy: “Creo que subiremos las pensiones”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Sería la primera noticia positiva en cinco años

Barcelona. Obviando que el poder siempre utiliza el plural, lo de “subiremos” se puede interpretar que en Berlín pretenden suavizar la tensión. El “creo” tampoco ayuda a fiarse, y la duda sobre el 2,7% del IPC queda en el alero. Gran titular de El Mundo: La UE pide que las pensiones no se revaloricen con el IPC. O sea, la comida de no más de uno o dos días para millones de españoles, y en concreto para las familias cuyos abuelos alimentan a varios miembros en paro, se mantiene en el aire.

Por parte de la cumbre del imperio más abono de bonos españoles… y para el pueblo… un “creo que…”

Si la vicepresidenta decía en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que no se congelarían las pensiones, el presidente, en Roma y sin cámaras, dice que “cree”.

Lo que yo no creo es que el jueguecito mediático y verbal se lo hayan montado los guionistas. Diría que para este tipo de escenas donde el ‘si condicionado y futurible’ y la ‘calculada promesa’ juegan al pimpón, se bastan y se sobran ellos solos. Ya superan en ambigüedad a Zapatero, y hasta a González, o al ininteligible gran charlatán Jordi Pujol.

De 3 a 8 millones de afectados (según cuantía) más familiares dependientes, es decir, casi el 25% de la población española se sentirá aliviada, o igualmente escéptica por el aluvión de aumento de precios se encogerá de hombros. La noticia-promesa más que dirigirse a los afectados, que no mejorarán nada, se dirige a la totalidad de la ciudadanía. Un paño caliente, un ‘creo… que mejoramos’, refinada demagogia.

Tras la promesa, sale por la tele un alto cargo de no sé qué y se lía repitiendo varias veces lo de reformas estructurales. Acto seguido el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, nos cuentan que dijo que España no necesita el rescate, o que el ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, insiste en las reformas pero que se ve una luz al final del túnel.

Ante el progresivo deterioro político-social-financiero, elevado a tensión máxima tras la visita de Artur Mas a la Moncloa, introducen promesas, acompañadas de liquidez para las nóminas y deudas de la Generalitat, y por parte de la cumbre del imperio más abono de bonos españoles… y para el pueblo… un “creo que…”.


Subtítulo y destacado

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario