Miércoles 29 de marzo de 2017,
Bottup.com

Crimen y castigo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Cataluña a Rusia como
Barcelona a Sant Petesburgo, estaríamos en el siglo
XXI como en el XIX: con un candil en las casas y el
ejército en la calle

Opinión

Image

Raskólnikov es el protagonista de la obra sublime
de Dostoievski. La miseria, la soledad y las
contradicciones internas acompañan a Rodión después
de cometer un brutal crimen fruto de la desesperación. El castigo
por romper las normas establecidas, a pesar de creer estar por encima de ellas
como si se tratara de un poderoso cualquiera, lo lleva
a la ruptura con el resto de sociedad y al
suicidio moral.

Nos quedan meses de
retrasos y averías ferroviarias, de
cortes de luz, humos y ruidos de generadores…
y no pasará nada
Se acercan elecciones […] más vale “Bambi
conocido que “sr.No” por conocer. Pero hay una tercera vía  […]:la opción soberanista
Reclamar sin tapujos que puestos
a estrellarnos, preferimos hacerlo sin que nos empujen

La inmunidad de los ricos al ningunear las reglas del juego y la amenaza
constante a los pobres ante cualquier movimiento al margen del sistema se
reproduce todavía en el siglo XXI. El miedo domina nuestras vidas y nos congela
de inmediato si se nos pasa por la cabeza
cualquier tipo de acto de rebeldía. Las hipotecas prácticamente impagables, la
precariedad laboral, la deficiencia en los servicios básicos como el
transporte, la sanidad, la deficiencia en educación y plazas escolares, la
competencia por los recursos cada vez más
directa con la gente inmigrante que veíamos tan lejana… la luz!.

Continuando con la novela, Cataluña a Rusia como
Barcelona a Sant Petesburgo, estaríamos en el siglo
XXI como en el XIX: con un candil en las casas y el
ejército en la calle. Pagamos para todo a cambio
de nada y aceptamos la limosna de las grandes multinacionales dando las gracias
por llegar al trabajo y que nos funcione el frigorífico. Nos quedan meses de
retrasos y averías ferroviarias, nos quedan meses de
cortes de luz, humos y ruidos de generadores…
y
no pasará nada. Esto se llama “ser cornut i pagar el veure”.

Se acercan elecciones en el país de la pandereta y volverá
el discurso del miedo, más vale “Bambi
conocido que “sr.No” por conocer. Pero hay una tercera vía que, bajo
la excusa del pragmatismo y el voto útil, parece olvidarse en muchos casos
cuando se trata de decidir el gobierno del Estado y por lo tanto el futuro de
muchas infraestructuras: la opción soberanista, el
puñetazo en la mesa para decir basta. Ciudadanía y
políticos catalanes, rebosando artazgo, quizas concluyamos que se acerca el
momento de probar vías alternativas, optar por reclamar sin tapujos que puestos
a
estrellarnos, preferimos hacerlo sin que nos empujen.

Mientras tanto, como decía el mismo Dostoievski,
llegará un Napoleón cualquiera y ordenará destruir
toda la ciudad. Siempre ha pasado así en el mundo y si no es Napoleón, una multinacional cualquiera que sabe que no recibirá castigo por su
crimen
.

 

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Quique 10/08/2007 en 3:31

    Hola Rafael, la única referencia histórica se limita a mostrar dos situaciones límite, dos ciudades distintas en momentos históricos diferentes. No es más que un recurso para “dibujar” el caos que vivimos estos dias en BCN, propio de siglos anteriores. No se porque deduces del escrito todo eso de la “basura histórica” y supongo que simplemente tenias ganas de decirlo y punto. Estas en tu derecho pero deberias admitir que te basas igualmente en “mitos y medias verdades”.

    Respecto a Napoleón, tampoco cito Moscú en ningún momento. La frase se refiere a una ciudad cualquiera y fuera de contexto puede que lleve a equivocos, quizás debería substituir “toda la ciudad” por “toda una ciudad”.

    Entro en vacaciones y es posible que no pueda aclarar más dudas, lo haré a la vuelta con mucho gusto.

    Saludos.

  2. Anónimo 10/08/2007 en 2:19

    Para Quique Azcona
    Como proclama revolucionaria del siglo XIX no está mal. ¿Que libros de historia has estudiado que no conoces la de Cataluña en España desde que era Aragón hasta nuestros días. Es muy probable que lo hayas aprendido de la basura histórica que usan en las escuelas catalanas donde los mitos, medias verdades y héroes ficticios Casanova, Companys, etc. se mezclan con los intereses de una burguesía siempre privilegiada en España que ahora ni siquiera sabe administrar eficazmente.
    Alabo tu buen gusto por la lectura pero andas un poco flojo también en Historia Universal. Los rusos no Napoleón incendiaron Moscú e impidieron que pasara un buen Invierno General Invierno que acabó derrotando a los francesas.

Participa con tu comentario