Viernes 11 de abril de 2014,
Bottup.com

Cuarta carta abierta a los estafadores de Pilar

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

Una manifestación

Una de las muchas manifestaciones de afectados por las estafas de la banca, 5 de febrero de 2013 en Barcelona

Señores Joan Ignasi Casas Arola, Jordi Aymerich Luna y Javier Ventura González, y señoras Laura Sánchez Pelegri, Laura Pujol, estafadores y estafadoras de mi amiga Pilar en la sucursal de Catalunya Caixa de la plaza Gala Placidia, y señores empleados del resto de sucursales de Catalunya Caixa, estafadores de otros miles de clientes confiados:

Como cada día y como seguiré haciendo en las próximas semanaso meses, me aposté en la puerta de la sucursal para denunciar el latrocinio masivo practicado por Catalunya Caixa

Ante el silencio ‘gallináceo’ del Sr. José Carlos Pla (nuevo presidente de Catalunya Caixa) y con un día de retraso, les dirijo una nueva Hoja del Lunes con el formato de una carta abierta. Este retraso ha sido motivado por la agenda informativa, que es la que va a determinar el contenido de esta misiva: 1. hoy, martes 17 de septiembre, los empleados de Catalunya Caixa iban a hacer paros parciales; y 2. los hombres de negro iban a empezar a llegar a España. Vayamos por partes y ordenadamente.

1. “Aturadas parcials contra els comiadaments a Catalunya Caixa” (“Paradas parciales contra los despidos en Catalunya Caixa”).

Así reza una de las octavillas pegadas en las lunas de la sucursal de Catalunya Caixa de la Av. Canaletes de Cerdanyola del Vallès. Esta octavilla está firmada por seis organizaciones sindicales, que se dedican a defender a estafadores y/o a colaboradores necesarios de los estafadores, en vez de ponerse del lado de los estafados (jubilados, despedidos de sus trabajos con pequeñas indemnizaciones, personas de la tercera y de la cuarta edad, etc.). Se trata de SEC, COMFIA, CC.OO., UGT FeS Catalunya Cixa, CSICA sindicat independent y C & C. ¡Qué papelón el de las centrales sindicales! ¡Y qué tacaños y rácanos son ustedes, los empleados (‘tontos útiles’, para mí) de Catalunya Caixa para luchar contra los que ahora son sus explotadores! ¿Con estos raquíticos medios dónde quieren llegar ustedes? Son cortos (y, además, cobardes) hasta para defenderse y para exigir sus devaluados y prostituidos puestos de trabajo. ¡Lo tienen crudo con actitudes y comportamientos así! Como dice un aforismo francés, ‘qui veut la fin veut les moyens’ [quien quiere el fin, quiere los medios] y ustedes no lo han aplicado.

Como cada día, a partir de ayer lunes, y como seguiré haciendo en las próximas semanas o meses o años, hoy, martes, me aposté a la puerta de la agencia precitada de Catalunya Caixa en Cerdanyola para denunciar, de forma bastante original, el latrocinio masivo practicado por Catalunya Caixa: utilizando como soporte un enorme paraguas de golf, regalo de la otra cueva de Alí Babá (La Caixa), he difundido y seguiré difundiendo el mensaje siguiente:

ENGAÑO
+
ESTAFA
=
Catalunya Caixa

‘Los empleados no somos números, somos familias’, reza una octavilla, ¿pensaron en las familias de sus clientes de toda la vida engañados, estafados y desvalijados por ustedes?

Al ocupar mi lugar (hacia las 13 horas) en la terraza de la cafetería Supan, que se encuentra, como Jesús de Nazaret en la cruz, entre dos ladrones (La Caixa, a la izquierda; Catalunya Caixa, a la derecha), constaté que los dos empleados de Catalunya Caixa (un hombre y una mujer) estaban en la calle haciendo el paro parcial, anunciado en la octavilla, y departiendo amigablemente con los viandantes. A las 2 de la tarde, los ‘tontos útiles’ (los precitados hombre y mujer) volvieron a sus puestos, para seguir engañando y estafando, mientras no se demuestre lo contrario, a sus clientes.

Al terminar mi manifestación unipersonal, a eso de las 15.15 horas, recogí de las lunas de la sucursal una segunda octavilla, firmada por los mismos seis sindicatos precitados, donde puede leerse: “Els empleats no som números, som famílies” (Los empleados no somos números, somos familias). ¡¡¡¿¿¿Ah, sí???!!!, me salió del alma espontáneamente y me pregunté, me pregunto y les pregunto: ¿ustedes, empleados de Catalunya Caixa, pensaron en las familias de sus clientes de toda la vida, engañados, estafados y desvalijados por ustedes, abusando de la confianza que tenían depositada en ustedes? No quiero seguir metiendo el dedo en la herida y hurgando en ella. Sólo les invito a que reflexionen sobre los días de hiel que han pasado, están pasando y pasarán aún los engañados-estafados por ustedes.

2. Los hombres de negro han empezado a llegar a España.

Según los medios de ayer (lunes, 16 de septiembre) y de hoy (17), han empezado a llegar a España (ayer, a Madrid; y, en los próximos días, a Barcelona) los hombres de negro del Fondo Monetario Internacional (FMI) de Christine Lagarde. Y la semana próxima, llegarán los muchachos de la Comisión Europea (CE) de Durao Barroso y los del Banco Central Europeo (BCE) de Mario Draghi. Se trata de la denominada ‘troika’, tan temida, tan siniestra y tan desalmada.

A los empleados de Catalunya Caixa les brindo mi pluma y mi púlpito para denunciar a los autores intelectuales de lo que ellos, ‘tontos útiles’, han ejecutado

¿Y para qué vienen? Para verificar si el pelotón de los torpes (Bankia y Catalunya Caixa, principalmente) han hecho los deberes y han aplicado lo previsto en el ‘Memorandum of Understanding’ (MOU): entre otras cosas, instalar la guillotina para eliminar una parte sustancial de sucursales (unas 500) y cercenar la vida laboral de unos 2.500 empleados, que deben ser despedidos. Este es una parte del coste del acuerdo de rescate, firmado entre la UE y España, al que dediqué, el año pasado por estas fechas, una reflexión publicada, en dos entregas, en el periódico digital Diálogo Libre y en Honestidad Radical, bajo el título ‘Carta abierta a los estafadores de Pilar’. Les invito a que lean o relean mi texto. No tiene desperdicio y, hace un año, ya exponía yo lo que les está sucediendo hoy, al tiempo que les invitaba a que echaran sus barbas a remojar.

En un pasaje de esta carta, escribía el que suscribe:

“Ante esta triste, segura y ‘guillotinesca’ realidad (cierre de sucursales y despido masivo de empleados), que se acerca inexorablemente y que no lo hace a pasitos sino a zancadas, yo me pregunto cómo pueden ustedes ir todos a una, como los de Fuenteovejuna, en defensa de una entidad financiera, Catalunya Caixa, que los ha utilizado para engañar y estafar a sus clientes de toda la vida, que los está utilizando para cantar milongas a sus clientes estafados y para marear la perdiz, y que se desprenderá de ustedes como de una colilla, más pronto que tarde. ¿No deberían ustedes, más bien, hacer acopio de datos e informaciones comprometedoras para denunciar y desenmascarar a Catalunya Caixa y defenderse cuando les den el ‘paseillo’ laboral? ¿No deberían ustedes, más bien, ponerse del lado de sus víctimas, engañadas y estafadas, y tratar de reconciliarse con ellas, denunciando los tejemanejes y los abusos de los ‘estafadores intelectuales’ de Catalunya Caixa? Aquí tienen a su disposición tanto mi pluma como mis púlpitos para hacerlo. Si siguen como hasta ahora, les auguro el mismo futuro plañidero que a Boabdil, llamado el Desdichado, el último rey moro de Granada, al que su madre, la sultana Aixa, le dijo, en el paraje denominado, y con razón, el Suspiro del Moro, al observar por última vez la ciudad de Granada: ‘Llora como mujer, lo que no supusiste defender como hombre’”.

Mantengo y suscribo lo verbalizado, hace ahora un año, y les brindo, de nuevo, mi pluma y mis púlpitos o tribunas para denunciar a los autores intelectuales de lo que ustedes, los ‘tontos útiles’, han ejecutado. Por supuesto, la confidencialidad y el secreto profesional están asegurados conmigo. Él o los que estén dispuestos a tirar de la manta pueden contar con mi total y absoluta discreción. Nunca daría a conocer la identidad de mis ‘gargantas profundas’. ‘Noblesse oblige’ [nobleza obliga], dicen los franceses.

Esperando que alguno de mis interlocutores empiecen a caminar por el sendero de la virtud, de las buenas prácticas, de la honestidad (aunque no sea radical), denunciando las tropelías de sus jefes y poniéndose del lado de los engañados y estafados, les cito, estafadores de mi amiga Pilar y de miles de clientes confiados más de Catalunya Caixa, para el lunes próximo.

Manuel I. Cabezas González
Honestidad Radical
coordinador.cs.cerdanyola@gmail.com
17 de septiembre de 2013

Imagen: Toshiko Sakurai

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario