Domingo 22 de enero de 2017,
Bottup.com

De la ‘abusificación’ de las ‘terminacionificaciones’

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)


Con frecuencia leemos textos que pierden parte de su valor por el hecho de haber sido mal redactados


Image
Los derviches, monjeas mahometanos

Iba a recomendaros esta interesante opinión sobre los males de nuestra era que Paco Roda escribe para Rebelión.

Pero
luego he recapacitado: no puedo pediros que paséis por el mismo trance
que yo, andar decodificando esos sufijos eternos tan al gusto de los
tecnócratas.

-izar’ es un
sufijo que sirve para formar un verbo de un adjetivo. De modo que, en
caso de necesitar un verbo, puedes acudir a él. Hasta ahí bien. El
problema empieza cuando quieres sufijar todo lo que pillas, incluso verbos que ya existían.

En el caso de la citada opinión, debes andar leyendo por un texto plagado de minas como éstas:

patologizar, desocializar, asistencializar , alprazolanizar (¿ein?).

Esto
se agrava más si cabe cuando le añades al texto otros que sí tienen
razón de ser. Entonces, directamente, te mareas con tanto ‘izamiento’:

Somatizar, privatizar, despolitizar, individualizar, descontextualizar,

Y ya no sigo, que no tengo la biodramina a mano.

De
aquellos polvos vienen estos lodos. Como nos hemos inventado el verbo,
¿quién nos prohíbe inventarnos el siguiente proceso? Me refiero al
adjetivo a partir del verbo. Entonces nacen monstruos como:

alprazonalizados, asistencializados, descaracterizados, …

Ya puestos, podemos sustantivar (o sustantivacionalizar), y podemos hablar de asistencionalizacionamiento, alprazonalizacionalización o… mejor no sigo.

Con lo bonito que habría sido usar el diccionario y decir asistir y asistencia, o distinguidos (en vez de descaracterizados).

En resumen: El texto es sólo apto para derviches.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario