Sábado 24 de junio de 2017,
Bottup.com

De la esclavitud al activismo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (2 votos, media: 8,00 de 10)

 

Programa de formación de promotoras territoriales de Derechos Humanos

Programa de formación de promotoras territoriales de Derechos Humanos

Entrevisté a Eugenia Ramírez, mujer afro-dominicana, activista de derechos humanos, que hoy lucha por una vida sin prostitución con igualdad y oportunidades para salir adelante. En otra época, cuando recién migró a la Argentina, como muchas sufrió abuso y maltrato, esclavitud, hasta que conoció a AMADH, mujeres por los Derechos Humanos, y se hizo militante por los derechos de las mujeres en situación de prostitución.

Hay miles de dominicanas en las redes de trata y prostitución, está a la vista de todos y todas, tienen nada más que recorrer las calles de Buenos Aires o Las Provincias y se darán cuenta

Claudia: ¿Por qué vino a la Argentina?

Eugenia: Vine en el año 99. Tenía una cuñada en Argentina y vine a ‘trabajar’, pero resulté aguantándole malos tratos a muchas personas, me fue muy mal trabajando en casas como empleada del servicio, de ahí tuve que hacer otras cosas de las cuales salí y hoy lucho para que otras mujeres también salgan. Conocí a la organización y empecé la lucha abolicionista.

Claudia: ¿Consideras que fuiste esclavizada, fuiste explotada?

Eugenia: Sí. En la casa en que yo trabajaba fui explotada, sufrí de todo tipo de abusos, me llevó a Mar del Plata y de allá me echó a la calle a media noche porque me propuso una cosa indecente y a mí no me gustó y no accedí a sus propuestas abusivas, y me fui de la casa y cuando vine acá a Buenos Aires tuve que hacer muchas cosas que golpean la dignidad de una mujer (refiriéndose a la explotación sexual). En ese camino conocí la organización Mujeres por los Derechos Humanos, dando un giro y ahora siendo sujeto de derechos y participante de la lucha.

Claudia: ¿Qué se necesita para cambiar esa realidad que tuviste que enfrentar en ese momento?

Eugenia: Primero tienes que conocer tus derechos, porque es necesario conocer tus derechos como mujer. Después que conoces esos derechos, entonces vos comienzas a defenderte de otra manera. A mí la policía cuando yo iba a comprar con una bolsa me llevaban detenida, porque en ese tiempo estaba en rigor el código contravencional y se llevaban a las mujeres presas (por merodeo o prostitución). Vos salías a la calle y pensaban que vos eras una prostituta y te llevaban presa y en eso te ponían mucha traba y dificultad para darte documentos. Fueron épocas muy difíciles y lo sigue siendo para muchas mujeres migrantes, después que hemos logrado derrotar esas leyes que persiguen mujeres.

Hoy lucho para que otras mujeres también salgan. Conocí a la organización AMADH y empecé la lucha abolicionista

Claudia: ¿Y ahora a qué te dedicas?

Eugenia: Bueno, ahora soy promotora de salud, promotora territorial, también hice un curso de electricista, aprendí muchísimo con las hermanas adoratrices lo que no sabía. También aprendí computación, aprendí un montón de cosas, ya mi vida es otra.

Claudia: Nosotros hicimos una investigación donde nos arrojó que 18.000 dominicanas están en redes de trata en Argentina. ¿Usted qué piensa de esta situación que es real, que es palpable, que está a la vista de todos acá?

Eugenia: Es una verdad y es real, hay miles de dominicanas en las redes de trata y prostitución, está a la vista de todos y todas, tienen nada más que recorrer las calles de Buenos Aires o Las Provincias y se darán cuenta. Se van a encontrar cada cosa… Existe el tema de trata y tráfico de dominicanas desde mi país, que es una cosa que hay que ponerle mucha atención porque han matado a muchas compañeras dominicanas, la han tirado al tacho (bote) de basura  y en provincia también las han quemado vivas, es algo que existe acá.

Claudia: ¿Quieres dejar un mensaje para las dominicanas que escuchen o lean en la página?

Eugenia: Bueno, yo les digo a mis compañeras dominicanas que no es todo como lo pintan, que le pueden ofrecer cualquier cosa pero cuando llegan aquí es otra la situación y son engañadas, que tienen que estar claras en eso, que hay esperanza de salir adelante, que allá en Dominicana también podemos salir adelante, que migrar es doloroso en esas condiciones de desigualdad.

“La Prostitución no es un trabajo es una situación que podemos derrotar con oportunidades de salud, educación, trabajo, más derechos y cero abuso”.

Claudia Quintero (Gina Escheback)
RATT (Red Alto a La Trata) América Latina y el Caribe

Editado por la Redacción: subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

AFROACTIVIST Comunicadora, Community Manager, social Media, Digital Activist, Defensora de DDHH, reportera ciudadana y bloggera, Conferencias, Talleres, Artículos de prensa Género, Prevención de Violencias, Derechos humanos, Unión Latinoamericana y construcción de paz

Participa con tu comentario