Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

De la propiedad del empleo y cargo al despido libre

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

O de los 300.000 euros al año de un controlador aéreo a los 700 euros al mes de Luis Toribio Troyano

Barcelona. Es la diferencia de las dos grandes clases sociales españolas, con infinitas subclases. O funcionario público o puto ciudadano ¡perdón!, súbdito de los funcionarios. Se profundiza en las reformas laborables hasta la total aniquilación del mal llamado ‘Estado del Bienestar’, pero jamás he oído a ningún político, todos funcionarios o parafuncionarios, tocar ni un ápice de sus infinitas ventajas y prebendas, ‘derechos adquiridos’ conseguidas en un milenio de fascismo español. El recorte del 5% ha afectado en tan poco, o solo a los de base de la casta, que más parece una anécdota.

Se profundiza en las reformas laborables hasta la total aniquilación del mal llamado ‘Estado del Bienestar’, pero jamás he oído a ningún político tocar ni un ápice de sus infinitas ventajas y prebendas

Insisto, resultado: arbitrariedad, prepotencia y corrupción. Los que hemos sufrido hasta grados superlativos, cárcel, la degeneración funcionarial, entendemos el espíritu que guía a por ejemplo todo un cuerpo, el de los controladores aéreos, percatándose de que pueden poner en jaque al país. Si se veja a un individuo, al ciudadano de base, de la calle, de a pie, se puede vejar a toda la ciudadanía, hasta exigirle 600.000 euros al año por un trabajo equivalente al de cualquier currante.

Es una aberración límite, ¡que no ganancia límite, las hay por el estilo! El error de un auto convencimiento, de un estado de ánimo que conforma una clase social, que en este caso topará con otra superior y de mayor enjundia, la casta que ostenta el Gobierno. Un pulso inadmisible, !insólito!, que les deja sin puentes y vacaciones, y en el mayor de los ridículos ante el mundo.

Chantajeando a ese poder superior con simples ‘bajas médicas’ han encontrado la horma de su zapato. ¡Y aún ni han despedido ni despedirán a ningún funcionario médico! Un zapato que continúa siendo de fina piel ‘italiano’, un magnífico guante, de privilegio, de más de 200.000 euros al año.

Pero ni aún ese poder superior actuó ni parecido a una simple funcionaria (sin duda enchufada socialista) del Ayuntamiento de Vilanova y la Geltrú, en el caso de mi amigo el ingeniero Luis Toribio Troyano:

“Si no te gusta así, ya sabes, mañana no vengas, despedido”. Más o menos. Pero mi amigo solo era un parado de larga duración contratado con fondos europeos por 700 euros al mes.

Estos días intentando entender y poner nombres al proceso de la concesión de los terceros grados en la cárcel de Brians, me encuentro con que la degeneración policial en la zona de Garraf o Badalona, es no solo similar a la del Justo Aguilera de los años 80 en la Jefatura Superior de Policía de Vía Layetana, sino mucho peor. A Justo le guiaba el dinero de Juan Piqué Vidal, pero las actuales mafias policiales dirigen la droga y la prostitución asociados con funcionarios del propio Ayuntamiento (caso Bailén 22) dejando en mantillas aquellos tercermundistas macarras de gris que gobernaban el clásico Barrio Chino franquista.

Chantajeando a ese poder superior con simples ‘bajas médicas’ han encontrado la horma de su zapato. ¡Y aún ni han despedido ni despedirán a ningún funcionario médico!

El decente juez del último caso no se fía de los conductos ordinarios y recurre directamente a ‘Asuntos Internos’ de los Mossos de Escuadra. Lo que encuentra es el panorama al completo de lo que funciona desde siempre, podredumbre:

La Vanguardia de ayer:

“Un total de cinco Mossos d’Esquadra, entre mandos y agentes del Baix Llobregat, Vallès Occidental y Garraf, habrían colaborado presuntamente con la red a cambio de regalos de variado valor, que incluirían dinero en efectivo, droga, descuentos en la joyería Rabat de Barcelona, cajas de puros y alcohol, una moto, un coche deportivo, una Playstation y los honorarios del abogado que defiende a uno de los imputados. También estarían investigados por la trama, según el sumario, tres cabos del Grupo ECO de la Guardia Civil, un alto cargo de la prisión de Can Brians, un agente de la Policía Nacional española y dos miembros de la Guardia Urbana de Barcelona.”

Le pediría paciencia a mi amigo Luis; el juicio del día 31 de enero de 2011 lo tiene perdido, legalmente perdido, sin corrupción. Pertenecemos a la clase de ciudadanos que por Ley tenemos perdidos nuestros pleitos, en mi caso tengo suerte de estar vivo. La engreída funcionaria que lo despidió actuó legalmente, ateniéndose al contrato basura firmado. Esto que suena a demagogia, es tan claro como la luz del día. Ganar 700 euros al mes no tiene más agarradero que la resignación. Luis se queja de que la vejación y arbitrariedad funcionarial será juzgada por otros funcionarios, ¡es lo que hay, amigo Luis!

He llegado a la saturación, me envían documentos que ante verdaderas aberraciones ni yo quiero creer, y desde luego no tengo capacidad ni tiempo para profundizar.

Repito (en mi descargo, por no atender a gente que se lo merece) que mi lucha contra la ‘Gran Corrupción’ únicamente tenía el objetivo de entender mis desgracias… no de escribir la Historia, con mayúscula, de la España Moderna, ni siquiera la de Barcelona… pero continuaré hasta donde alcance.

Y no alcanzo lo del 11-M (del que me envían documentos) ni algo tan simple como que a Felipe González le nombren consejero de Gas Natural Endesa, donde se encontrará de nuevo con Narcís Serra. Añadirá 126.000 euros al año a sus muchas ganancias y cargos. ¡Otra buena noticia de ayer!

Adjunto unas imágenes en lagrancorrupcion.blogspot.com y el escrito de mi amigo Luis que, sin duda, le sale del alma.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario