Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Déficit, deuda… pacto de estabilidad… y crecimiento sin eurobonos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Merkel y Sarkozy dixit

Barcelona. En dos palabras se resume toda la crisis europea: déficit y deuda. Se debe porque hay déficit, y hay déficit porque se gasta más de lo que se gana o recauda. Sencillo, de Perogrullo, para párvulos. Innecesarios los doctores más preclaros del planeta para tan simple diagnóstico. Por Ley será imposible esa irregularidad, y atajado el déficit se acabó la progresión de la deuda hasta el infinito.

Pero en cuanto a España el diagnóstico no es tan sencillo, se ha de añadir: 17 desmadres y 17 corrupciones, más las cajas de ahorros. Por tanto, la corrección “austeridad y disciplina” recortando presupuestos y gastos, más absorbiendo la burbuja inmobiliaria que ha quebrado más de la mitad del sistema financiero, no está clara.

España no encaja ni siquiera en el concepto ‘deuda’ entendido como resultado de ‘déficit presupuestario’, es decir, los ajustes y recortes no solucionarán nada

Este lunes en ese tétrico panorama resumido en un eslogan aparece el concepto “crecimiento económico”. Yo no lo he oído tal cual, pero quiero entender que tras todos los ajustes legales y recortes al déficit habrá dinero para el crecimiento, y como solo se crece si hay crédito al sector productivo, se creará más dinero nuevo para ese único concepto: producir y crecer. También sencillo, me pregunto si habrá dinero como antes de 2008 pero controlando que unos ambiciosos o corruptos político-financieros no lo tiren por la ventana a beneficio y recogida propia. ¿Y ese control cómo se controla, recortando soberanía?

Es sencillo resumir en dos o tres palabras la gravedad del momento: déficit, deuda, y crecimiento. Pero de tan difícil coordinación que no he oído a nadie que nos diga a los españoles que soportaremos el mismo paro que el resto de la Eurozona. Nos auguran hasta el 23% (ya se podría augurar el de casi todo el sistema productivo), pero nadie explica como se reencauza una economía hasta un 9%, o al 6% bautizado como “paro estructural”.

Es evidente que España es un caso único en la Eurozona, no es ni siquiera comparable a Irlanda, pequeño país de fácil reajuste. Ni mucho menos Italia, gran país donde por el momento no han quebrado más de la mitad de sus bancos o cajas, o sea, mal que bien su economía productiva funciona, y si despiden 50.000 cargos públicos o 100.000 interinos su tasa de paro seguirá en el terrible 9%.

España no encaja ni siquiera en el concepto ‘deuda’ entendido como resultado de ‘déficit presupuestario’, es decir, los ajustes y recortes no solucionarán nada, al contrario, aquí el tejido productivo está tan dañado que no absorberá los despidos de esos ‘reajustes’, y mucho menos compensará el declive del consumo, o sea, que tras ese impuesto proceso legal y antes de vislumbrarse ningún crecimiento, la bonita España se parecerá a los Campos Cataláunicos tras el paso del caballo de Atila.


Destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario