Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Clásicos de los Mundiales. Del Catenaccio a la gloria

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Italia se llevó el mundial de fútbol de España de 1982, pasando ciertas ‘estrecheces’ y con un ascenso evidente de juego y resultados

  • A la espera del comienzo de Suráfrica 2010, echamos una mirada a la historia reciente de los mundiales

[span class=doc]Este artículo formará parte de una serie. En los próximos artículos se enlazarán al pie los artículos anteriores[/span]

Italia, inventora del cerrojazo o Catenaccio: mantener la puerta a 0, con una defensa férrea y contundente. La ‘squadra azurri’ empezó la andadura para el mundial 82 en las clasificatorias europeas del grupo V, tuvo como máximas adversarias a Yugoslavia y Dinamarca, y al final emprendieron viaje a España los balcánicos y los transalpinos.

Los italianos se presentaron en nuestro país con el precedente del escándalo de las apuestas clandestinas, que afectó a su gran figura Paolo Rossi en el 79, y le aparto de los terrenos de juego dos temporadas por una sanción, toda una incógnita de cómo podría afectar su rendimiento en la cancha.

El sorteo del Mundial celebrado en Madrid en enero del 82, emparejó en el grupo italiano a la novedad africana, Camerún, junto a polacos y peruanos. Sobre el papel un grupo fácil para el potencial y la historia de Italia.

El sorteo dictaminó que fueran tierras gallegas las que albergaran la expedición ‘azurri’, y en junio del 82 llegaron, se instalaron y entrenaron, deseosos de empezar la competición. Vigo era la ciudad, y el escenario, Balaídos, donde el Real Celta disputa sus partidos domésticos.

Los italianos se presentaron en nuestro país con el precedente del escándalo de las apuestas clandestinas, que afectó a su gran figura, Paolo Rossi en el 79

El 14 junio del 82, el pitido inicial dio lugar al primer partido de la primera fase. El Catenaccio funcionó a la perfección, pero para las dos formaciones, italianos y polacos mantuvieron su casillero virgen, primer puntito en el campeonato. En el segundo partido decepción por todo lo alto, empate a 1 con los suramericanos de Perú, y los dos goles italianos, el primero de Conti y Collovati en propia puerta.

Les espera la debutante y sensacional Camerún, en un gran partido, los africanos están a las puertas de la clasificación, empate a 1, gol anulado legal incluido, pero les salva la suma de goles que dan la clasificación a Italia. En este momento del campeonato la prensa transalpina se ceba sobre Bearzot y la ‘squadra’, se piden cabezas.

El grupo C y el viejo y desaparecido Sarria (Barcelona) les esperan, el grupo más fuerte de la competición con la campeona mundial Argentina y con Brasil, no se auguran vientos favorables en vistas de lo sucedido en Galicia.

El 29 de junio Sarria alberga un partidazo, el campeón del mundo y su astro mundial, Diego Armando Maradona, quieren continuar reinando en el planeta del balompié, pero en esta tarde veraniega conoce a Gentile, un defensa de la Juventus que se convierte en su sombra, como diría en titulares La Gazzetta dello Sport: “Gentile ha cancellato Maradona”. En una segunda parte igualada, los italianos liquidaron el partido en dos contraataques, con goles de Tardelli y Cabrini. Al final 2-1, “Italia battuti i campioni del mondo”.

El 5 de julio, en una tarde muy calurosa en Barcelona, tenían delante a Brasil, la formación que había protagonizado el mejor fútbol hasta el momento, se había deshecho de Argentina por 3-1, y, por lo tanto, obligaba a italia a la victoria. Delante Sócrates, Junhior, Eder, Zico, Falcao, etc. Se acordaban del penitente Rossi y, como dijo 25 años después por TV: “El primer gol del Brasil-Italia, fue el más importante de mi carrera, me abrió las puertas del paraíso”, y, caray si fue así. Aquella tarde marcó tres golazos, ni el gol de Sócrates, ni el de Falcao, pudieron impedir que Italia despegara como un cohete en dirección a las semifinales. 3-2 y todo un país entregado a su ‘squadra’. ¡Cómo habían cambiado las cosas en solo 20 días de competición!

Para jugarse la semifinal solo tuvieron que cruzar la Avenida Diagonal barcelonesa y dirigirse al Camp Nou, fabuloso estadio del FC Barcelona. Les esperaba una vieja conocida, Polonia, pues ya se habían medido en la primera fase en Vigo con empate sin goles.

La llegada a España de aficionados transalpinos arropaban a la ‘Squadra’, con el convencimiento de que se podían hacer cosas grandes en este mundial.

La tarde del 8 de julio se coronaron como finalistas del Mundial España82, con dos goles de Paolo Rossi, que en dos partidos ya había marcado la friolera de cinco, y encumbraba a su país a otra final mundialista, después de la recordada derrota de México70.

Estaba todo servido, el estadio Santiago Bernabéu, coliseum blanco, les esperaba para ofrecer el mejor espectáculo del planeta. Madrid era el punto de atención de millones de espectadores en todo el mundo.

El 11 de julio, la fecha de la final, Italia se enfrentaría a la República Federal de Alemania, que había dejado en la cuneta, en una semifinal épica celebrada en Sevilla, a Francia. Todo preparado y, ¡qué empiece el espectáculo! El colegiado brasileño Sr. Arnaldo Coelho, pitaría una pena máxima a favor de los ‘azurri’ al inicio de la contienda, y para ponerle más emoción, Cabrini lo malogró. Poco juego y mucha dureza, al descanso 0-0.

En el intermedio, Sandro Pertini, presidente de la República, lamenta el error de Cabrini, pero en la reanulación lo acontecimientos se desatan, Rossi abre el marcador y pone en ventaja a la ‘Azurri’. 11 minutos más tarde llega el gol de Tardelli, con su celebración célebre y recordada, y a 9 minutos del final, Altobelli pone la guinda al pastel, finiquitando el partido y asegurando el título Mundial. El gol de Breitner fue una pura anécdota del partido. Paolo Rossi recononocio 25 años después: “aún me felicitan por la calle por los momentos que les hice vivir”. Los italianos eran “campioni del Mondo”.

Y como un buen cuento o libro, ‘Colorín Colorado’, Bearzot fumó su pipa de la paz con los ‘tifosi’ y Sandro Pertini disfrutó en el palco del Bernabéu acompañado por el Rey de España. Los transalpinos lograron poner seis jugadores en el 11 ideal de este mundial: Zoff, Gentile, Collovati, Tardelli, Conti y Rossi.

Italia se quedó con la gloria y tocó el cielo en el mundial español.

[blockquote]Pincha para ver cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario