Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Del ‘Raval per viure’ al ‘Futur de la Diagonal’

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La mayor problemática que encara Barcelona es la de la droga, que, junto con la prostitución, suman la mayor de nuestras industrias

Después de pasear por el Raval, tropezarme con el tenderete que está montando el Ayuntamiento en lo que de siempre los barceloneses llamamos Jardinets, Paseo de Gracia- Diagonal, despierta de nuevo mi sensibilidad ciudadana. Ver en imágenes www.lagrancorrupcion.blogspot.com.

No veo que aquella o esta Diagonal necesite un futuro diferente, y máximo consciente de las infinitas prioridades de nuestra ciudad

Si el Barrio Chino lo conocí de empleado de banca en la Plaza Cataluña, la Diagonal esquina Paseo de Gracia significó mis 20 años hasta los 26, inaugurando en 1960 el edificio Banco Comercial Transatlántico. Planta baja en Cartera Española y Cartera Extranjera, hasta que me cansé de lo que presumí mi trabajo para toda la vida, burocracia pura y dura. He de advertir que a menudo he pasado de alegrarme por mi decisión a arrepentirme, según momentos, aunque jamás lloro por la leche derramada. Lo hecho, hecho está.

Quizá sea inmovilismo, pero no veo que aquella o esta Diagonal necesite un futuro diferente, y máximo consciente de las infinitas prioridades de nuestra ciudad, entre ellas y primordial El Raval. Que en el tranvía se inviertan 220 millones de euros uniendo el tramo norte con el sur, no es la cuestión. El problema radica en que nos conviertan la excelente Diagonal en otra Plaza Lesseps, siete años de obras para parir un engendro. Una plaza ‘dura’ donde las haya. Pero ni eso merece más discusión, si el Ayuntamiento Socialista lo aprueba, se argumenta que nuestra Democracia lo ha elegido, y por tanto a callar. Y a propósito, ¿quién elegiría a dedo al ahora Alcalde Hereu para encabezar una cerrada lista? Lo que no merece silencio es el estado social de nuestro socialista Raval.

Un comentarista me achaca clasismo situándome por un barrio alto, e incluso un ramalazo racista por mis últimos comentarios. No me conoce, ni sabe nada de mi vida y desgracias, ni menos de mis pensamientos, que ni yo logro ni quiero clasificar. El comentario lo atribuyo, o a su fe ‘socialista’, o a su pertenencia al trapicheo drogata. Añade que no he visto las favelas o Calcuta, para asegurar que no hay peor lugar por el mundo. Y me mantengo en ello. No es cuestión de miseria, donde nos ganan, aunque les vamos a la zaga, y esté llegando de nuevo la que conocí por los 40, 50 y 60. Es cuestión de vendedores de drogas por metro cuadrado, y que ese metro cuadrado se llene de mierda, y si por desgracia para ellos esos vendedores son de piel oscura, ni quita ni pone. Y entiéndase, la desgracia no es la piel, en general más hermosa que la un tanto degenerada blanca, sino el oficio y ambiente en que han caído.

Se han dedicado a construir barrios para unas decenas de miles de millonarios que no existen, el Diagonal Fórum, dilapidando la pasada riqueza de nuestra ciudad

La Barcelona Socialista o Pujolista se ha convertido en la capital europea de la droga. Lo digo desde mi profunda experiencia carcelaria, y yo que ni fumo, y conmigo el resto de ciudadanos, no nos sentimos culpables de que ni se ponga cierto freno. Y parece que el futuro, como puede que sea el anunciado para la Diagonal, será duro, muy duro. Porque entre otras, nuestros socialistas se han dedicado a construir barrios para unas decenas de miles de millonarios que no existen, el Diagonal Fórum, dilapidando la pasada riqueza de nuestra ciudad y metiéndonos en la peor de las crisis imaginables en un momento histórico que ni de lejos la hacía presagiar.

Si a mis veinte años se comentaba que el cierre de las ‘casas de putas’ no solo era una pataleta franquista sino obligada por unos pactos europeos en Viena, y con la prostitución y su explotación abierta y en mayúscula por todo el Barrio Chino, y los llamados ‘barrios chinos perfumados’ de la Carretera de Sarriá, calle Londres, o Balmes Río Rosas, se deducía y sabía que una inmensa corrupción oficial y policial dominaba y gobernaba todo aquello, con la misma lógica, pienso ahora, que el negocio de la droga al menor, al mayor, y su blanqueo, quizá la primera de nuestras industrias, y sin quizá, si se le suma la prostitución, tiene unos cimientos, amparos y connivencias que van desde las más altas capas sociales, políticas o funcionariales a los desgraciados de base. Si no, ¿alguien lo entiende?

Otro tema dentro de la gran hipocresía barcelonesa… peliagudo… y peligroso…


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 24/03/2010 en 11:46

    el artículo empieza por: La mayor problemática que encara Barcelona es la de la droga, que, junto con la prostitución, suman la mayor de nuestras industrias

    Yo mas bien diria:
    La mayor problemática que encara Barcelona es la de la droga,la prostitución, los políticos corruptos, las inversiones públicas innecesarias e inadecuadas y los costos desproporcionados e injustificados de los mismos, suman la mayor de nuestras industrias.

Participa con tu comentario