Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¡Democracia Real YA!… Ayer en la Plaza de Cataluña

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

o la Diputación de Barcelona

Barcelona. Los políticos se sorprenden… o se hacen los sorprendidos. El domingo se vota, ¡hay Democracia! En el Egipto de Mubarak también se votaba. Saben muy bien qué piden los manifestantes, saben qué significa ‘Democracia’ y la división de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. ¡No lo van a saber si la mayoría absoluta de los profesionales de la política son licenciados en Derecho, abogados! Pero prefieren continuar con otro de los muchos engendros habidos por el ancho mundo calificados de ‘democracia’, que les permite eternizarse a ellos y sus cerrados partidos.

Me alegro que por fin un movimiento ciudadano surgido de Internet, sin banderas, les provoque un susto defendiendo la Democracia como se entiende en todos los países occidentales, menos en España. A mí me importa un rábano que sean de izquierdas, derechas o antisistema, lo importante es que ‘sean’.

Desde que inicié hace cuatro años con ‘Barcelona, 30 años de corrupción’ mi autodidacta y en solitario (como bien saben policías, ministerios e instituciones que visitan mi blog a diario) travesía por Internet, intentando desenmascarar la ‘Gran Corrupción’ barcelonesa (que arruinó mi vida y la de muchos y ahora de millones), en cada una de las elecciones generales y locales he repetido que la base y causa de la degeneración del poder en España es su continuidad en los mismos profesionales de la política, ya detecten el poder o la llamada oposición. El poder corrompe, y demasiado tiempo corrompe demasiado o totalmente.

Me alegro que por fin un movimiento ciudadano surgido de Internet, sin banderas, les provoque un susto defendiendo la Democracia. A mí me importa un rábano que sean de izquierdas, derechas o antisistema, lo importante es que ‘sean’

Para ello se inventó ya hace más de doscientos años el llamado ‘menos malo de los sistemas políticos‘, la ‘Democracia Real’, pero los sibilinos y muy cínicos políticos españoles, tras la muerte de Franco supieron embotellar y etiquetar con Constitución incluida los métodos franquistas o fascistas de conciliábulos o grupos de intereses, ahora llamados partidos, más bien partidas de cerrada elección a dedo, total y repito: una endogámica amigocracia continuando en las instituciones que se multiplican en el catastrófico ‘Estado Autonómico’, que ni es federal ni nada: injertos al podrido árbol, otro genial invento para geniales ‘vividores’.

Me paseé ayer tarde por la Plaza de Cataluña, pero he de confesar que me impresionó el anuncio de bomba (otro cuento chino) con la Plaza Urquinaona y Ronda de San Pedro tomada por la policía, y demasiados sustos me han dado ya en la vida las Fuerzas del Orden para no meterme en la boca de ningún lobo. Recojo una hoja de intenciones para escanear, tomo unas fotos para mi blog y escrito de cada día, y desaparezco. Me llama un amigo para que me implique, pero a mi edad ni pretendo ni me adhiero a ‘lucha’ alguna, con intentar desenmascarar concretas corrupciones tengo bastante, ¡y voy a tope, desbordado!

Y al hilo de lo visto encuentro:

La Voz de Barcelona, Cataluña:

“Cañas: “La Diputación es la agencia de colocación del ‘Club de los Cinco'”

La de Barcelona “tiene en plantilla a 4.020 funcionarios de los que 572 están adscritos a su presidente Fogué, con cocinero incluido”.

Redacción

Miércoles, 18 de mayo de 2011 | 16:41

El candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona ha cargado duramente, este miércoles, contra los partidos políticos que tienen representación en la Diputación de Barcelona. Para Jordi Cañas, “la Diputación es la agencia de colocación del Club de los Cinco, de aquellos que han creado una partitocracia en el Ayuntamiento de Barcelona, en definitiva, la agencia de colocación de PSC, CiU, PP, ERC e ICV-EUiA”.

En un mitin de campaña, a las puertas del edificio de la Diputación barcelonesa, el diputado autonómico ha criticado que desde la Generalidad y el Gobierno “se recorte en aquello que es necesario para el conjunto de la ciudadanía como la educación, la sanidad y el bienestar”, pero “no se recorte en estructuras políticas como las diputaciones y los consejos comarcales”.

Cañas ha defendido, como viene haciéndolo Ciudadanos desde su nacimiento, la supresión de administraciones públicas que “nadie sabe para qué sirven”, como las diputaciones, y que se han acabado convirtiendo, desde su punto de vista, “en centros de oficinas para políticos y cargos de confianza para su retiro dorado”.

660 millones de euros al año

En esta línea, el candidato del partido liberal-progresista ha recordado que la Diputación de Barcelona “cuesta cada año 660 millones de euros”, “tiene en plantilla a 4.020 funcionarios de los que 572 están adscritos a la presidencia de Antoni Fogué, con cocinero incluido” y “tiene 5 vicepresidentes que cobran cada uno 97 mil euros al año, además de los 3 millones de euros que se gastan en alquiler de edificios cuando tienen en propiedad edificios vacíos”…

Las pacíficas concentraciones acabarán a palos, ¡ya los ha habido!… el domingo se votará… y gane quien gane continuarán los mismos con el mismo Régimen… ¡y hasta la próxima!

Tras leerlo recuerdo el enchufe por Celestino Corbacho (cuando era presidente de la Diputación) de la mujer de Montilla, Anna Hernández Bonancia, sumando todos los cargos, retribuidos o no, a su alcance. Y si “En Andalucía ven normal que toda la familia trabaje para la Administración”, en Barcelona la familia tras la Autonomía y los tripartitos, en realidad varios partiditos de liderillos conchabados, las ‘familias‘ son necesariamente ‘multinumerosas‘.

Las pacíficas concentraciones acabarán a palos, ¡ya los ha habido!… el domingo se votará… y gane quien gane continuarán los mismos con el mismo Régimen… ¡y hasta la próxima! o ¿hasta cuándo?… porque todas las genialidades o inventos políticos acaban mal, ¡ojalá nuestros políticos sean inteligentes y se abran sin demasiadas presiones! ¡Ingenuo de mí!


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario