Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Desafección general

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

No podemos contagiarnos de la actitud de los corruptos. La justicia que haga su trabajo. La sociedad, expresemos nuestro desprecio.

Los últimos acontecimientos de presunta corrupción que están sucediendo ha provocado que durante el fin de semana los diarios nacionales hayan hecho especial mención a las detenciones de personas referentes políticos y empresariales.

Al igual que ha pasado con la desregulación financiera, la libre urbanización del suelo nos lleva a la quiebra social

El abanico es tan amplio que sólo aquellos partidos con menor representación se salvan de la redada. La celeridad con que la dirección de los partidos afectados van a proceder a expulsar de la organización a los imputados no va a impedir que se produzca desafecto social hacia el ejercicio de la política. Así lo manifiestan reconocidas firmas de análisis social y político.

Veamos algunos ejemplos: Frente a la corrupción. El basurero político. Corrupción y melancolía. Conviene también pararse en el artículo de Joaquín Estefania, Los sedicentes.

Después de observar la procedencia de donde nacen todos los casos, vemos que la recalificación del suelo, los desarrollos urbanísticos, los cambios de calificación para construir, y todo lo que está relacionado con el ladrillo es la causa grave de este mal corruptor que ha llegado al tuétano de muchas administraciones públicas y ha enriquecido a los impulsores del entramado.

El daño social que el desaforado crecimiento de viviendas está causando no lo podemos valorar todavía. Ahora empiezan a florar urbanizaciones fantasmas. Esto demuestra que al igual que ha pasado con la desregulación financiera, la libre urbanización del suelo nos lleva a la quiebra social. El Estado, las Comunidades, Ayuntamientos están obligados legislar leyes que impidan estos atropellos.

El final del editorial de El País de ayer domingo (Frente a la corrupción) dice así: “se espera el despertar de una exigencia cada vez más firme de cada ciudadano con cualquier opción política, no sólo con la contraria”.

Por ello, considero de vital importancia la manifestación que hizo la FEMP, a través de su presidente, Pedro Castro: “Hacemos un llamamiento a los ciudadanos para que exijan de todos sus representantes políticos, no sólo que defiendan con eficacia sus intereses, sino que lo hagan con la honestidad y la honradez que se espera de ellos en la gestión pública, y que rechacen en las urnas a los corruptos”.

Nosotros tenemos esa obligación. No podemos contagiarnos de la actitud de los corruptos. La justicia que haga su trabajo. La sociedad, expresemos nuestro desprecio.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario