Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Desde la ‘Gran Corrupción’ a la quiebra total

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Algunas claves de la situación actual: el poder local ‘recalificador’, la figura del ‘conseguidor’, el desfalco de las cajas de ahorros, la economía sumergida y el degenerado papel de prensa y sistema judicial

Barcelona. A la ola de alcaldes, políticos y amigos, recalificando y con infinitos terrenos que acabarán, o edificados y repercutiendo en las viviendas de un 30 a un 50% de su coste, o tras el 2008 con la crisis detenerse el ciclo en los balances de los bancos y cajas, le sigue en la actualidad las presuntas corrupciones con fórmulas más directas, dinero en crudo, el de la maleta y corre.

Jamás se hubiera producido esa suma de degeneraciones si la prensa y el sistema judicial hubieran ejercido la función que se presume y cumple en cualquier democracia

Un estudio profundo del trinque nacional desvelaría en la magnitud de las cifras y la continuidad en años de cada uno de los casos, que son fruto más que de la ambición de ciertos personajes, de un ambiente social y político propicio, el Fascismo. En todas partes cueces habas, y cada uno de los clásicos y abundantes en España tiene su réplica en los países de nuestro entorno, pero ninguno de ellos puede mostrar tantos y tantas cifras durante tanto tiempo. Y aún no se ha iniciado el recuento o materializado sumarios en el abuso de poder, fraude de ley o descarado robo por los sueldos y créditos a dirigentes, o a sus amigos, de cajas de ahorros que arrastraron la quiebra durante décadas. Resumiendo el catálogo de corrupciones:

1. Alcaldes o todo poder ‘recalificador’, tan viejo que en Barcelona lo centraríamos en Porcioles o Samaranch, el desarrollismo franquista. Desde entonces afirmaría que todo se recalificaría con coste o sobreprecio en negro añadido, ejemplos, Caso Hacienda de Barcelona o Caso Pretoria.

2. Personajes de relevancia social, política o del papanatismo nacional, que se incrustan en la Sociedad como el clásico ‘conseguidor’ de siempre, subvenciones, créditos, licencias. Apenas acabada la guerra en 1939 con el estraperlo se crea toda una escuela que magnificará el cuñado de Franco, Serrano Suñer, monopolizando con el FOC toda construcción pública en Barcelona, o el yerno Marqués de Villaverde, y que tras una larga lista en cada lugar y provincia, llegaríamos a Urdangarín o el presunto Blanco.

3. A catalogar como el grupo más letal, las Cajas de Ahorros, que enlazado con el de 1º de los grupos ha horadado la economía nacional hasta el descalabro o quiebra fraudulenta total y absoluta. Treinta años desde que prácticamente se convirtieron en bancos en manos de los políticos locales que impune e inmunes se han repartido cifras en conjunto de vértigo, superando en mucho a las fórmulas clásicas de la corrupción española. En este grupo apenas han surgido los primeros nombres… que espero un día alcancen al paradigma Narcís Serra.

4. El conjunto corrupto propicia no solo una economía sumergida que se muestra en su plenitud y eficacia en el mercado de la droga, primeros en tráfico y consumo de Europa, sino en la acumulación de billetes de 500 euros, líderes en la Eurozona.

5. Jamás se hubiera producido esa suma de degeneraciones si la prensa y el sistema judicial hubieran ejercido la función que se presume y cumple en cualquier democracia.

Mi insistencia en tildar a la democracia española de ficción se centra en la ficticia división de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial

Si mi insistencia en tildar a la democracia española de ficción se centra en la ficticia división de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial (comparando el sistema actual de reyezuelos con el Franquismo) por la principal causa de la actual situación, la corrupción total, que desemboca en la burbuja inmobiliaria o pirámide fraudulenta, se puede afirmar que el régimen es de puro fascismo… personajes medrando en torno al poder o ejerciéndolo, que se llenan los bolsillos hasta la quiebra total.

 

 


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario