Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Desmantelan despachos en la Generalitat

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Ascendido el juez Juli Solaz, hasta ahora encargado del caso Millet

Barcelona. La 3/24 exhibe cómo vacían antiguos despachos que ni siquiera se utilizaron. Montserrat Tura o Saura. Los presos del CIRE (trabajos penitenciarios) tiran a los contenedores mobiliario nuevo, al tiempo que la voz nos cuenta las decenas de cargos suprimidos. Un acto simbólico, porque los suprimidos continúan mantenidos por algún presupuesto público o parapúblico, nadie en la lista del paro. Detrás dejan una quiebra, pero afectando a otros, al ciudadano.

La 3/24 exhibe cómo vacían antiguos despachos que ni siquiera se utilizaron. Los presos del CIRE tiran a los contenedores mobiliario nuevo, al tiempo que la voz nos cuenta las decenas de cargos suprimidos

Artur Mas parece empeñado en la austeridad, aunque su consejero de Cultura, el ex socialista Ferran Mascarell, contrata a su antiguo compañero en SGAE Francesc Xavier Solá. Recuerdo que escribía en 2007 sobre una noticia de 2004 de cuando los nuevos triunfadores limpiaban viejos cargos. Con la mastodóntica Generalitat de Jordi Pujol, con cientos de funcionarios-jefes provenientes de la antigua Banca Catalana y su quebrado mundo empresarial, también se escenificó una simbólica barrida, pero tampoco nadie acabó en el paro, ni en los contenedores, y los socialistas engordarían la herencia Pujol con más familiares y amigos.

Decía entonces…

Chirac versus Pujol
Lo publican los periódicos, 2004, Antonio De la Rosa Martí se pasa años cobrando de la Generalitat sin aparecer, él y varios más. Pujol mantenía a cargo del erario público gente que ni siquiera trabajaba para CIU, su particular finca y partido, nadie sabe para qué o quién trabajaban, y por qué cobraban, y a ningún juez, ni fiscal, se le ocurre denunciarlo. El Fiscal Jefe vitalicio Mena no lee los periódicos, ni se enteraba de nada.
Diez años pide la justicia francesa a su ex presidente. Los dieciocho años de alcaldía de París pueden salirle muy caros. ¡Qué sinvergüenza, utilizar los fondos públicos para promocionar y engrandecer su Partido con gente a cargo del erario de la ciudad!
O en Francia están todos locos, o en Cataluña lo normal es robar a la Generalitat, o sea al Estado, y nadie se sorprende, ¡esas cosas se llevan dentro! el saqueo público es normal… robar al Estado… Madrid. Y si, por ejemplo, Narcís Serra, que también tuvo unos años trabajando para él al hermano Antonio, denuncia algún desfalco para lanzarse políticamente y de paso obtener dinero de Javier De la Rosa Martí… pues fiscalía y jueces ya encontrarán a tres despistados para tenerlos en la cárcel tres años…
Ver lagrancorrupcion.com.

De Chirac en Francia poco se sabe. Allí cargos y política se renuevan, es otra de las grandes virtudes de su Democracia, comparada con nuestro Régimen: la limitación de mandatos.

En Cataluña el último susto electoral ha herido tan duramente a la vieja guardia que se han agazapado tras alguna mata, pero por desgracia surgirán

Estos días vemos que Felipe González se resiste, o Álvarez Cascos, y en Valencia, Antoni Asunción, y en Andalucía, Magdalena Álvarez. En Cataluña el último susto electoral ha herido tan duramente a la vieja guardia que se han agazapado tras alguna mata, pero por desgracia surgirán. Narcís Serra, los Maragall, Montilla o la Tura se niegan a desintoxicarse de cámaras y presupuestos, además se han reservado magníficos retiros que les permitirán de nuevo el chalaneo, aparecer en todos los caldos. Y ante el vacío de nuevos líderes, surgirán, parecido al propio Artur Mas o Felip Puig, herederos del corrupto mundo de Pujol, que en ninguna Democracia occidental hubieran sido elegidos de nuevo.

Si la vieja noticia sobre Chirac describe la idiosincrasia catalana o española (las dos ‘culturas’ para lo público por desgracia son idénticas), la siguiente noticia actual rubrica el entierro de cada una de las grandes corrupciones;

El juez Juli Solaz deja el caso Millet para ir a la Audiencia de Barcelona“.

Ascienden al juez; al que le presentan un presunto gran ladrón, que además confiesa unos milloncejos que con los días se van multiplicando, y ni decreta prisión ni fianza. Sumario a diez años vista. Ni noticia, ni investigación sobre la contabilidad a mano del propio Millet. Y puesto que el tiempo y más corrupciones blanquean personajes, el propio Félix Millet podría presentarse a la Generalitat, ¡y ganar!


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario