Lunes 22 de mayo de 2017,
Bottup.com

Después de la revolución tecnológica, la creativa

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
Ahora la tecnología ya no es lo importante

Equivocarnos va a ser inevitable cuando el futuro es más dinámico e impredecible que nunca, y eso debe ser contemplado en un sistema educativo que fue inventado para otros tiempos

‘El mundo Groundswell’: “Las personas usamos la tecnología para obtener lo que necesitamos unos
de otros, cosa que antes obteníamos de las empresas”

Leía anoche algunas líneas sobre ‘El mundo Groundswell‘, tendencia social definida por los autores como “aquella en la cual las personas usamos la tecnología para obtener lo que necesitamos unos de otros, cosa que antes obteníamos de instituciones tradicionales como las empresas”.

El tema refuerza algunas ideas que me rondaban por la cabeza desde hace unos días.

La primera hace referencia a que la tecnología ya no es lo importante, puesto que hemos llegado a un punto en el que la función, lo que queremos que nos proporcione la tecnología en cuanto a información, conocimiento, es lo fundamental. “Imagina, proyecta, piensa lo que te atrevas: la tecnología adecuada ya existe”.

Ahora lo importante es la creatividad, que la Ley de Moore sobre el desarrollo exponencial de la tecnología, ahora, se ejecuta sobre condiciones adecuadas para poder ser aplicada al desarrollo exponencial de las personas, y en concreto, de una de las cosas que nos hacen realmente únicos: nuestra creatividad.

La tercera habla de la existencia de una contradicción implícita: pedimos a las empresas que sean más humanas, mientras usamos, para hablar de personas, conceptos como el de ‘marca personal’, que nos asimilan a las empresas y simplifican, automatizan, eso que precisamente queremos desarrollar: la complejidad de nuestra identidad.

Creo que el último tema merece un espacio específico, así que
volveremos sobre él en breve. En cuanto a los dos primeros, tomo
prestada y actualizo, como lo hacía Nancy White, para determinar la vinculación de la web social a la autoestima, al
amor, la pirámide de Maslow, para seguir hablando (lo hacemos en cada
post) de ese último fragmento, menos medible, de nuestras necesidades:
la auto realización:

Image
Pirámide de Maslow

Quedaría reflejado en la metáfora del ‘círculo completo’ que nos deja David Armano (How To Be More Human):

Image
Metáfora del ‘círculo completo’ de David Armano

O, mediante reflexiones y un vídeo excepcional, Rob Wall: “El siglo XXI será el de la creatividad del mismo modo que el pasado fue el de la tecnología (…) Tenemos ya herramientas para crear, colaborar, comunicar”. Ahora toca, podríamos añadir, nuestro futuro:


Podéis completarlo con esta curiosa muestra de reutilización, de ‘mashup’ creativo: Lo nuevo al servicio de lo antiguo, la creatividad como una nueva e imprescindible habilidad:

Along the river es una obra famosa en China. Creada
desde 1085 a 1145, fue ‘recreada’ posteriormente, durante distintas
dinastías. En esta versión online los artistas insertan animaciones
(las encontraréis haciendo click en los tres recuadros).

Lo veremos, como os comentaba al principio, en el ámbito de la empresa. En la educación, eso que nos comenta Ken Robinson que resulta un interés común, debemos empezar a no coartar la creatividad.  Terminar, así, este post, con su Ted Talk, ‘Las escuelas matan la creatividad’:

Potenciar la diversidad, las múltiples inteligencias (Gartner) y no sólo la más afines a la empresa tradicional.

Equivocarnos va a ser inevitable cuando el futuro es más dinámico e impredecible que nunca, y eso debe ser contemplado en un sistema educativo que, como el management (Gary Hamel) fue inventado para otros tiempos.

Ilustración (CC): Bruno. C.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario