Miércoles 07 de mayo de 2014,
Bottup.com

¿Premiar el esfuerzo o discriminar a los alumnos con menos recursos?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Tras los cambios a partir del próximo curso en las becas, también se aplicará una subida de las tasas universitarias
Las modificaciones en el sistema educativo han creado discrepancias entre los universitarios de toda España

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, encabezado por José Ignacio Wert, está cambiando el sistema educativo con una serie de medidas de recorte que causan discrepancias entre los estudiantes.

La renta familiar no será el único aspecto que el Ministerio tendrá en cuenta, sino que se exigirá una nota mínima, entre un 5,5 y un 6, para poder conceder la beca, además de aprobar entre un 60 y un 80% de los créditos

Entre las medidas más destacadas, el sistema de concesiones de las becas universitarias será diferente. A partir del curso 2012/2013, para que el estudiante que lo solicite reciba una beca, la renta familiar no será el único aspecto que el Ministerio tendrá en cuenta, sino que se exigirá una nota mínima, que oscila entre un 5,5 y un 6, para poder conceder la beca, además de aprobar entre un 60 y un 80% de los créditos (para aquellos estudiantes que no superan unos mínimos de renta familiar no se les fija una nota mínima). Alrededor de 250.000 universitarios reciben ayudas para pagar la matrícula y, presumiblemente, este número descenderá el curso próximo, debido a la nota mínima obligatoria, según informó Wert a la Conferencia Sectorial de Política Universitaria (CRUE). Los rectores reclaman que la subida de las tasas esté ligada a una mejora, y no a un empeoramiento, del sistema de becas. España destina un 0,1% del PIB al reparto de becas, un dato por debajo de la media europea (un 0,2%).

El objetivo de este endurecimiento de los requisitos académicos es, según Wert, “fomentar la excelencia” para que al alumno no le de igual “sacar un sobresaliente que un cinco”. Lo que significa que el número de beneficiarios disminuirá. Por otro lado, aunque se prometió que las becas mantendrían su nivel, Educación ha aprobado dedicar 1.265 millones de euros, un 12% menos que el año pasado.

Por lo tanto, que el alumno consiga que le otorguen la beca no sólo dependerá de la renta familiar, sino de que su nota durante el curso sea de un 5,5 o un 6 como mínimo. Esta medida hace que, aunque se ofrezcan las mismas becas, se concedan menos, y así reducir el gasto en Educación.

Por otro lado está la subida de las tasas universitarias. Esta medida se hará de forma independiente según cada Comunidad Autónoma, pero estarán obligadas a subir el precio de la matrícula entre un 15 y un 25%, aunque algunas de ellas han anunciado que no aplicarán estas alzas. El ministro Wert, para defender esta subida, se basa en el argumento de que cubrir el 85% del coste de la plaza es casi como dotar al alumno de una beca. También se explica diciendo que el abandono universitario es del 30% (la media europea es del 16%), y eso origina un coste que el gobierno no puede soportar. Aunque otras fuentes aseguran que el abandono no supera el 12%, pues muchos de esos alumnos suelen cambiarse de carrera, pero no abandonar los estudios universitarios.

La subida de las tasas supondrá que un curso académico costará 1.500 euros cómo mínimo, y un máximo de 12.000 euros

Según la página web oficial del Ministerio de Educación, la aprobación del Real Decreto Ley de Medidas Urgentes de Racionalización del Gasto Público en el Ámbito Educativo tiene el objetivo de “introducir mecanismos de flexibilidad en la legislación educativa para permitir a las Comunidades racionalizar su gasto educativo y que éste sea más eficaz”. En otras palabras, que las Comunidades recorten su gasto en educación ofreciendo los mismos servicios, pero subiendo el precio que los alumnos pagan por ellos. Además, los recortes en el sistema educativo, dice el ministro que no afectará a la calidad del sistema y que hará que el mismo sea más eficiente.

La subida de las tasas quedaría de la siguiente forma:

  • El coste de la primera matrícula cubriría entre el 15 y el 25% del coste real en las carreras de grado y Másters.
  • La segunda matrícula debe cubrir entre el 30 y el 40% del coste real.
  • La tercera entre el 65 y el 75%.
  • Y la cuarta entre el 90 y el 100%.

De este modo, un curso académico costará como mínimo 1.500 euros y 12.000 euros como máximo, dependiendo de la carrera que curse el alumno y el número de convocatorias que agote. El coste total de una carrera será como mínimo 6.000 euros. Así, las matrículas universitarias aumentarán un 50% su coste. Y eso en el caso de los repetidores, el aumento será incluso superior, que si llegaran a agotar las convocatorias, tendrían que abonar hasta el 100% de la matrícula.

Así se pretende alcanzar el objetivo de recortar 3.000 millones de euros.

Estas propuestas han provocado la reacción de los universitarios en las redes sociales, creando diferencias entre aquellos que apoyan el cambio y los que no.

El importe de las matrículas aumentará progresivamente desde el 15-25% de la primera, hasta el 90-100% de la cuarta

Unos creen que de ese modo las becas serán concedidas a aquellos estudiantes que se esfuercen por aprobar y sacar el curso adelante. Es el caso de Laura Colored (@NinfaPoetica), estudiante de la UC3M, que manifestaba su opinión vía Twitter: “a estudiar y conseguir una beca. El que algo quiere algo le cuesta”. También decía que: “Pues a mí me parece bien que suban las matrículas. Así, el que estudie porque no sabe que hacer con su vida se lo pensará dos veces”.

Ésta era su contestación a @Monicawasp, que apoyaba la postura completamente contraria, junto con @_JJudy. Ambas, compañeras y estudiantes de la misma universidad, defendían que el endurecimiento de las concesiones de las becas perjudicaban a todos los estudiantes en general, por “pagar justos por pecadores”, y a aquellos universitarios indecisos ante qué carrera cursar en particular. Se negaban rotundamente a la subida de las tasas universitarias con frases como “Las becas no las dan como churros eh, vamos a ver”. @Monicawasp se preguntaba lo siguiente: “¿Habrá dinero para dar becas a todo el que se esfuerce entonces? ¿O la cultura sólo para el que consiga destacar o pagar?”. Y es que, básicamente lo que ellas defendían es que “Lo que está claro es que el que no tiene no puede pagar más”.

En relación con las declaraciones de Wert respecto al abandono universitario (uno de sus argumentos para defender la subida), @_JJudy representa con sus declaraciones al tipo de estudiante que no abandona los estudios, sino que los cambia, y por lo tanto no formaría parte de ese 30% del que el ministro hablaba y en el que se apoyaba, siendo un dato erróneo: “Cómo que chupar del tarro? Yo no estoy segura de qué quiero hacer. Estoy chupando del tarro? Yo no lo veo así…”.


Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario