Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Dimite Esperanza Aguirre y asciende Francisco González

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Argumenta motivos personales y se asegura de que su ‘segundo’ será su sucesor

Barcelona. Como parto del principio de que tras 30 años y visto el fiasco y quiebra de España, todos, y digo todos, PP, PSOE, PSC y CIU, y etc., de tener vergüenza deberían dimitir en bloque y partiendo de obligadas primarias y listas abiertas abrir un proceso constituyente para renovar los políticos y la política, nada a comentar.

Parto del principio de que tras 30 años y visto el fiasco y quiebra de España, todos los políticos, de tener vergüenza, deberían dimitir en bloque

¡Ella sabrá!, y me importa un pimiento, pero como curiosidad para La gran corrupción, por supuesto sin acusarle de nada, apunto que su sustituto tiene varias sombras pendientes, ¿pero qué segundo no las tiene?

Y el segundo asciende por la Ley de Peter a la española o amigocracia: Ignacio González González, del que cuentan existe un informe en el PP que dice: “lidera un grupo de amigos que crea un negocio particular y además obtiene beneficios extra de la Comunidad o el Canal de Isabel II”. Se querella contra los periodistas difamadores y le desestiman la querella, recurre a la Audiencia, y le revuelcan de nuevo.

Considero que es perder el tiempo escribir más sobre esa dimisión, que tanto entretiene y entretendrá en Madrid, cuando Rubalcaba en su comparecencia en TVE dice que no pediría el dichoso rescate, y que entre otras medidas subiría el IRPF, o el Ayuntamiento de Vic se independiza de España, ¡es broma!, o sobre CatalanyaCaixa leo un muy interesante artículo, Vida, fulgor y muerte de Catalunya Caixa, donde el autor parte de la promesa de De Guindos sobre su muerte inmediata.

Mezclando, porque todas las tormentas provienen de los mismos vientos, la generalizada quiebra fraudulenta, si a la dimisión de Esperanza Aguirre la tildan de enigmática, lo de la independencia, y demás catástrofes catalanas, no tiene nada de enigmático, provienen, entre otras decenas de miles de millones de deudas, de los 70.000 millones de euros que suma el balance de Catalunya Caixa, espoleta a detonar que cual cadena de explosiones arrastrará otros desfalcos. Que estalle primero la Generalitat o Catalunya Caixa depende de la actitud europea y del remate de ese cuento del rescate, que a mi entender se inició hace ya demasiado tiempo.

Que estalle primero la Generalitat o Catalunya Caixa depende de la actitud europea y del remate de ese cuento del rescate

Dice el autor Juan García: “¿Cómo se ha llegado hasta aquí? La crisis, por supuesto, pero ésta ha afectado a todos por igual; la mala gestión… ¿de sus directivos, de sus consejos, de la Generalitat que las tutelaba gracias a sus competencias estatutarias? En cualquier caso, sólo desde la óptica del oasis, esa especie de pacto tácito entre las fuerzas vivas del país que dice que los trapos sucios deben lavarse en casa o, mejor aún, ni lavarse, se puede entender una falta tan absoluta de exigencia de responsabilidades como se ha dado en Catalunya. Ninguna explicación, ningún reproche, ningún debate en el Parlament. Nada de nada. Pero de las pujantes diez cajas existentes antes de la crisis, sólo quedará una después del verano: La Caixa”.

Y esa una, La Caixa, se ha zafado de la catalanidad. Al leerle me parece leer las cientos de veces que desde 2007 lo repito sin descanso en La gran corrupción


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario