Martes 25 de marzo de 2014,
Bottup.com

Doha: el poder de los petrodólares

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (3 votos, media: 10,00 de 10)

 

Doha

Una de  las vistas más emblemáticas de Doha

La mezcla de tradición y modernidad es una de las características del Qatar de los últimos años

La ciudad de Doha, capital de Qatar, nos muestra bien a las claras todo lo que se puede llegar a realizar con el poder del petróleo.

Recuerdo que visité esta ciudad aprovechando una de esas largas escalas que debes hacer de forma obligada al partir rumbo a alguna lejana zona del sudeste asiático.

Qatar, y Doha en concreto, su capital, han experimentado en los últimos años todo el poder que pueden llegar a tener los petrodólares

Concretamente fueron doce las horas de escala que tuve que hacer para así enlazar mi vuelo posterior hacia Singapur, y luego otro que me llevase al cabo de unos días hasta Darwin, mi destino final en el noroeste de Australia durante mi viaje.

Así pues, y como les estaba diciendo, para aprovechar bien esas doce horas de escala decidí contratar los servicios de un taxista que, como deben saber, son los que mejor conocen todos los recovecos y secretos de cualquier ciudad.

El primer lugar al que me llevó fue al Museo Islámico, una espectacular construcción desde donde se podía observar perfectamente ‘La Corniche’, un llamativo paseo marítimo en el cual abundan un sinfín de suntuosos y lujosos rascacielos, los cuales han sido construidos sin escatimar gastos y en muy poco tiempo, pues Qatar, y Doha en concreto, su capital, han experimentado en los últimos años todo el poder que pueden llegar a tener los petrodólares.

Lujosos centros comerciales, rascacielos que cambian de color, amplísimas avenidas por las que circulan coches de alta gama, y todo ello en manos de una población que ha visto cómo en muy poco tiempo han pasado de la austeridad y de la sequedad del desierto, a la abundancia en forma de riqueza que ofrece ese líquido negro llamado petróleo.

No obstante, lo que sorprende es que, a pesar de ese brusco cambio, sus habitantes todavía conservan sus antiguas costumbres, pues las vestimentas tradicionales son exhibidas a diario tanto por las mujeres como por los hombres, cosa que pude comprobar al visitar el llamativo zoco de la ciudad mientras la húmeda temperatura ambiental superaba los 35º en plena noche, algo que curiosamente fue un alivio, pues según me dijo mi improvisado guía de aquella tarde-noche, la temperatura durante el día había llegado hasta los 47º centígrados.

Lo que sorprende es que a pesar del brusco cambio de los últimos años, sus habitantes todavía conservan sus antiguas costumbres

Pero no, no se asusten, pues aunque algo pesado, les puedo asegurar que esos grados de temperatura nocturnos son totalmente soportables y, por lo tanto, si tienen ocasión, bien merece la pena hacer un pequeño sacrificio para corroborar ‘in situ’ mis palabras, y no tan sólo hacerlo a través de las fotografías que les muestro en este fotorreportaje, las cuales, por cierto, realicé en plena época del Ramadán, de ahí que al esconderse el sol encontrara tanta animación por las calles de esta rica y opulenta ciudad llamada Doha.

Víctor J. Maicas es escritor

Pincha para aumentar cada una de las imágenes:

Editado por la Redacción: subtítulo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

Participa con tu comentario