Martes 25 de julio de 2017,
Bottup.com

Ecuador constituyente, peor que constituido

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Ánalisis internacional

El nuevo presidente Rafael Correa ya inicia, al estilo Chávez y Morales, un proceso constituyente que elimine el neoliberalismo y los partidos clásicos y corruptos

Image
Rafael Correa

El presidente ecuatoriano solicita del pueblo un referendum de
reconstitución del Estado. La resistencia de la cámara de
representantes ha ocasionado la retirada del acta de diputados de
cincuenta y siete representantes opositores. En la calle los
partidarios de Correa y los partidarios de la oposición se enfrentan en
manifestaciones que, hasta ahora, no han pasado a mayores. La pregunta
es ¿El reconstituir la República es un paso hacia las mejoras
prometidas o hacia un autoritarismo al estilo Chávez o Morales?

Rafael Correa, el novísimo presidente de Ecuador, no bien acaba de sentarse en la poltrona presidencial, ya inicia, al estilo Chávez y Morales, un proceso “constituyente” que elimine el neoliberalismo y acabe con la hegemonía de los partidos clásicos y corruptos.
La tendencia a “descubrir y salvar” el país, como ocurre en parte con el PP en España, es un riesgo para la totalidad de la democracia y el Estado

Sin embargo esta modificación de la constitución
recuerda mucho los esfuerzos de aquellos que llegaron al poder en
democracia pero luego la pervirtieron en autoritarismo y, al final, en
totalitarismo sangriento.
La lucha por el modelo económino y social, la persecución del corrupto y el connivente así como una adecuada gestión, no precisa de “nuevas herramientas
que atentan contra la propia definición de estado de derecho y
libertades. La buena utilización de las existentes en la forma y modo
que los ecuatorianos se las han dado y, esto es, con el peso de su
representación política, es el camino sin atajos ni amedrentamientos.

La
cámara de representantes, controlada por los conservadores, niega la
posibilidad de un referendum para que el pueblo ecuatoriano decida. La
justificación posible a esta negación está en que originará una confusión entre el legislativo y el ejecutivo que acabaría, como en Venezuela, con la democracia.
Image
Enfrentamientos a las puertas del Parlamento

La solución a este bloqueo ha sido el destituir, por opositores, a diputados del partido de la oposición,
tremenda perogrullada, origina un disparate democrático y un fraude a
la elección manifestada por los ciudadanos ecuatorianos, además que el
presidente actúe y, de alguna manera, aliente las manifestaciones más o
menos violentas contra la cámara de representantes o cualquier otra
institución del país
aniquila con irresponsabilidad lo que debe traer un gobierno y una oposición en un país: un acuerdo en las instituciones.

Triste es que para tomar caminos de desarrollo y avance social deba ser acosta de pequeñas o grandes revoluciones que
asustan al pueblo, escandalizan a la opinión pública internacional y
hacen huir a los inversores. democracia, buena gestión, limpieza y claridad, no hay otra receta

Un
consenso entre adversarios que no siempre es rápido ni sencillo pero,
frente al que el nihilismo total o el adanismo político y la tendencia
a “descubrir y salvar” el país, como ocurre en parte con el PP en España, es un riesgo para la totalidad de la democracia y el Estado.
Triste es que para tomar caminos de desarrollo y avance social deba ser acosta de pequeñas o grandes revoluciones que
asustan al pueblo, escandalizan a la opinión pública internacional y
hacen huir a los inversores. La pólvora ya está inventada: democracia, buena gestión, limpieza y claridad, no hay otra receta.
La
cordura ha de imponerse para que la lucha dialéctica de la democracia:
izquierda -derecha, liberales – socialistas, etc no trascienda el verbo
para convertise en enfrentamiento civil.
Poco favor hace quien desde las instituciones se niega al cambio
democrático, pero ninguno quien habiendo ganado unas elecciones quiere construir un nuevo estado a su imagen y semejanza.
El 15 de abril los ecuatorianos decidirán si necesitan o no el proceso constituyente

Una
vez eliminado el escollo del parlamento a la realización de la consulta
plebiscitaria la solución a este proceso se dará el día 15 de Abril donde los ecuatorianos votarán la necesidad o no del proceso constituyente.
La coda de todo tras el viaje de George Bush a América Latina es:
confiar en la democracia, trabajar para mejorar las condiciones
sociales, políticas, económicas y de integración de la población y no
crear nuevos estados que, al final, tienen el mismo olor a inestable y corrupto que el viejo. El enfrentamiento con los oponentes políticos hasta llegar a la violencia puede degenerar en un conflicto bélico civil que es, con mucho, el peor de los males a soportar un país.

Foto 1
Foto: 2

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario