Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Ante una nueva etapa en las relaciones entre EE UU y Rusia?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Obama trata de convertir a Rusia en colaborador necesario en la salvaguarda de la paz y estabilidad mundiales

REPORTAJE

El presidente estadounidense, Barack Obama, parece que ha aparcado el proyecto del Escudo de Misiles Antibalísticos (NDM), (considerado por Putin como una amenaza directa a Rusia), que comprendía la instalación de una base de misiles interceptores en Polonia y otra de Radares en la República Checa y que entraría en funcionamiento en el 2011, sustituyéndolo por “un nuevo sistema de defensa antimisil móvil” para contrarrestar las amenazas de ataques con misiles de corto y medio alcance por parte de Irán, capaces de alcanzar a Europa. Tras este espectacular movimiento, se escondería una jugada maquiavélica que intentaría convertir a Rusia en colaborador necesario en la salvaguarda de la paz y estabilidad mundiales.

La prueba de fuego con Rusia será la Renovación del Tratado Start I (Tratado de Reducción de Armas Ofensivas Estratégicas), que expira en diciembre del 2009, y que podría concluir con la firma con Putin de un nuevo y necesario Tratado de Misiles Antibalísticos (MAB). En caso de llegarse a un acuerdo entre ambas partes, podríamos asistir a la sustitución de la doctrina geopolítica del unilateralismo de Bush por la del bilateralismo Obama-Putin, que podría tener su plasmación en los siguientes escenarios:

Oriente próximo e Irán
Podríamos asistir al establecimiento de la ‘Pax obamaniana’ en el conflictivo Oriente Próximo: Tanto Israel como la ANP le pedirán a Obama que lidere el proceso de negociación que ambas partes iniciaron en 2007, con el objetivo de establecer las bases para la creación del futuro Estado Palestino (previo reconocimiento del Estado de Israel por parte palestina) y que podría concluir con la firma de un Tratado de Paz entre el nuevo Gobierno de coalición israelí y el nuevo Presidente de la Autoridad Palestina (que sería el representante del nuevo Gobierno de Coalición que surgirá tras la inevitable aproximación de Hamas y Al Fatah).

Parece aparcado el proyecto del Escudo de Misiles Antibalísticos, que comprendía la instalación de una base de misiles interceptores en Polonia y otra de Radares en la República Checa

Dicho contaría con las bendiciones políticas de Egipto, Rusia, Siria e Irán. Como colaboradores económicos necesarios en la reconstrucción de Gaza tendría el apoyo de la Unión Europea, EE UU, Japón, Arabia Saudí y Emiratos Árabes. El acuerdo sería sería global y vinculante para todos los países del área geopolítica de Oriente Próximo, logrando la instauración de un nuevo ‘status quo’ en la zona, tras la solución del contencioso nuclear con Irán y el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Irak
Obama estaría dispuesto al cierre del o­neroso centro de detención de Camp Bucca, en el marco de su proceso de liberación o entrega a las autoridades iraquíes de las miles de personas que EE UU tiene bajo su custodia desde la invasión del país en 2003. De esta manera se aunaría con la gradual retirada de las tropas de EE UU de Irak y el inicio de un posterior y complejo proceso de reparto de las áreas de influencia entre Turquía, Siria, Arabia Saudí e Irán, proceso que sería tutelado por EEUU, Rusia y la UE hasta desembocar en un Gobierno de Coalición integrado por representantes kurdos, suníes y chiítas.

Afganistán
Es previsible una apertura de rutas por Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán para ayudar al abastecimiento de las tropas de la OTAN por el norte de Afganistán. Dicho pacto deberá contar con las bendiciones de Rusia para abrir sus ferrocarriles y carreteras al tránsito de mercancías para la OTAN y supondría que los soldados de la ISAF contaran con más reservas de combustible, que serían transportadas desde las refinerías de Baku, Azerbaián y Turkmenistán. Por otra parte España y Alemania, (cuyas bases están en el norte), también habrían llegado por separado a varios acuerdos con Rusia para el abastecimiento aéreo.

Latinoamérica

Obama se verá obligado a prestar una atención especial al tradicionalmente considerado ‘patio trasero de EE UU’ para intentar frenar la expansión de la influencia rusa en Latinoamérica

Obama se verá obligado a prestar una atención especial al tradicionalmente considerado ‘patio trasero de EE UU’ para intentar frenar la expansión de la influencia rusa en Latinoamérica, en auge tras la firma por parte de Mendeiev del Pacto por la Amistad y Cooperación con Cuba (y por extensión con los Gobiernos de corte populista-progresista de Latinoamérica), aprovechando la miopía política de una Administración Bush, obsesionada con el ‘Eje del Mal’.

Dicho Pacto podría contribuir a sanear la maltrecha economía de la isla, tras ser arrasada por sucesivos huracanes (el impacto en 2008 de los ciclones Gustav, Ike y Paloma provocó pérdidas por unos 10.000 millones de dólares) y ver mermados considerablemente sus ingresos por turismo y exportación del níquel, (los precios han caído de unos 54.000 dólares la tonelada de níquel a poco más de 10.000 dólares). Esto ha sido debido a la crisis global. Ello motivó que el Gobierno cubano dictara en los últimos meses fuertes recortes de los presupuestos para inversiones e importaciones, un estricto plan de ahorro energético, y revisara a la baja su meta de crecimiento económico anual, de 6 a 1,5%.

Sin embargo, la renovación automática por parte de EE UU por un año más del embargo comercial a la isla (edulcorada con medidas cosméticas como la relajación de las comunicaciones y el aumento del envío de remesas a la isla así como el posible inicio de una ronda de conversaciones sobre temas de inmigración), podría suponer para Cuba pérdidas estimadas en cerca de 25.000 millones de dólares y podrían abocar al régimen de Raúl Castro a la firma de un nuevo tratado de colaboración militar con Rusia. Éste incluiría la instalación de una base de radares en la abandonada base militar de Lourdes para escuchar cómodamente los susurros de Washington y la instalación de bases dotadas con misiles Iskander y con aviones estratégicos con armas nucleares (los temibles TU-160 conocidos en Occidente como BlackJak), complementado con la instalación de una megabase naval y logística en Venezuela, tras la millonaria compra de armamento ruso por parte de Chávez.

La crisis podría abocar al régimen de Raúl Castro a la firma de un nuevo tratado de colaboración militar con Rusia

Otro objetivo sería detener la ofensiva rusa para cambiar de patrón monetario mundial, sustituyendo el papel del dólar como moneda de referencia, plasmada en la creación del Banco Binacional ruso-venezolano para potenciar el comercio bilateral y constituir un nuevo esquema de unión dentro de la alianza estratégica, utilizando monedas nacionales en las transacciones comerciales entre ambos países para luego utilizarlas como fuente de acumulación de reservas y así adquirir preeminencia frente al dólar en las operaciones financieras internacionales.

Carrera espacial
Putin no quiere quedarse atrás en la nueva carrera espacial iniciada hace menos de dos años, y tras el incremento por Obama de 2.800 millones de dólares del presupuesto para la NASA en 2009 (con lo que la agencia cuenta ya con más de 20.000 millones para sus proyectos, como el reciente viaje del Atlantis y el proyecto Arianne para llevar tripulantes a la Luna en el horizonte del 2016), multiplicará por siete su presupuesto espacial este año (1.800 millones), con el objetivo de establecer una estación permanente en la Luna y llegar a Marte en 2025.

Para ello, las míticas cápsulas espaciales rusas Soyuz, que en la década de los 60 fueron la joya de la corona de la URSS en su carrera espacial contra EE UU, serán sustituidas por las Klipper (minitransbordador espacial con capacidad para seis personas). Se trata de una ambiciosa iniciativa de la Corporación RKK que permitirá a Rusia dar un gran salto tecnológico en el desarrollo de naves orbitales, lo que aunado con las previsiones de la NASA de retirar del servicio en 2010, la flota de transbordadores espaciales norteamericanos dejaría la responsabilidad de los vuelos a la ISS en manos de Rusia, lo que evidencia la necesidad de la colaboración bilateral.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario