Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El agujero negro que se traga a los periodistas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Mapa de la crisis de los medios en España (clic para ver interactivo)

La crisis estructural de los medios amenaza con hacer desaparecer una profesión que puede salvarse por su cuenta

Opinión

La FAPE estima en más de 5.000 los periodistas
que se quedarán sin trabajo durante este nefasto año. 4.000 ya lo
perdieron en 2008

Literalmente. El mismo día que dedica su portada a sangre al paro, el diario ABC anuncia -por otros medios, no en el suyo: vergüenza la justita– un ERE para depedir a 238 trabajadores, más de la mitad de una plantilla de 456 (ojo a qué medio enlazo).  Hace sólo unos días que cerraba el gratuito Metro, dejando en la calle a 83 personas. ADN.es cerró hace unas semanas en falso echando a la calle a 40 de los mejores profesionales del periodismo digital de nuestro país. La deuda y la caída de la publicidad derrumban a PRISA.  El Grupo Joly no renueva a sus trabajadores digitales. El gratuito Qué! tampoco se libraba del ERE. Localia también cerraba por los lamentables motivos que todos conocemos. El ERE ratificado en el Grupo ZETA se lleva por delante finalmente a 442 profesionales.  20 minutos no se libraba de despedir.

Mientras, Los medios públicos (propagandistas por imposición, en este caso) tampoco se libran: Telemadrid anuncia 80 despidos. Mientras, se esperan aún muchos más despidos, por ejemplo, en Unedisa, donde la horquilla aún baila entre 200 y 400 puestos de trabajo a destruir. La FAPE estima en más de 5.000 los periodistas
que se quedarán sin trabajo durante este nefasto año. 4.000 ya lo
perdieron en 2008. Y mientras los grandes grupos editores se fijan en Sarkozy y se van a La Moncloa a estirar la chaqueta de Zapatero (y de su Majestad, si hace falta).

De esto se pueden hacer muchas lecturas. Algunas de ellas:

  • Es algo pasajero debido a la crisis económica que afecta a todos los sectores. No es culpa de nadie en concreto.
  • Es algo que se veía venir, pero que se solucionará aplicando algunos cambios en cómo funcionan los medios.
  • Es una crisis estructural que afecta a cómo se concibe la
    información (un negocio) y que está arrastrando a una profesión entera
    (el periodismo) hacia el pozo al que la conduce los que manejan dicho
    negocio por su equivocada visión.

    “La obligación del periodista para sobrevivir  pasa simplemente por mostrar su utilidad a la sociedad, a fin de que ésta no nos cambie por un algoritmo

Dice Juanlu en su último y certero post en su blog:

“Las empresas informativas son tiburones sin escrúpulos
que juegan con ideologías, vocaciones e intereses (…) Pero hagamos lo
que esté en nuestra mano para que la profesión pueda refundarse después
de esta doble crisis. Con ellos o sin ellos. Probablemente sea una de las últimas oportunidades”.

No sé si estamos ante la última oportunidad, pero desde luego éstas no van a ser infinitas.  Cita también Juanlu una conversación en el blog de otro amigo, David Martos, en la que concluyen que la obligación del periodista, para sobrevivir a esta debacle, pasa simplemente por mostrar su utilidad a la sociedad, a fin de que ésta no nos cambie por un algoritmo.

¿Un trabajo para emprendedores sociales?

Hace unos días leía en The Huffington Post un artículo que me hizo reflexionar. Me lo pasó Kenny Klewett, de Ashoka España. Se titula “Como salvar a los periódicos” y es bastante revelador. En él se habla de un modelo de negocio híbrido (llamado L3C)
a medio camino entre la financiación propia y la privada procedente de
fundaciones. Se trata de encontrar editores dispuestos a poner el
periodismo por delante (por delante de dividendos a final de año, se
entiende). Entender el periodismo como una profesión social. Un trabajo para emprendedores sociales,
financiados a través de fundaciones, programas de Responsabilidad
Social Corporativa, programas públicos y por la propia sociedad.

Quizá hay que entender el periodismo como una profesión social, al margen de estructuras de negocio especulativas. Un trabajo de emprendedores sociales

 

Pero claro, para que eso sea posible es necesario que:

  1. El periodista logre convencer a la sociedad de su necesidad
  2. Los medios dejen de ser unidades de negocio que cotizan en bolsa,
    con inversores que nada les importa la profesión y cuyo trabajo
    (especular) es el que, en parte, ha alimentado al actual monstruo de la
    crisis.


¿Cómo evitar ser devorados?

Periodismo y derechos humanos. Periodismo ciudadano. Iniciativas globales. Redes sociales de ciudadanos interesados en temas o en ámbitos geográficos concretos. Herramientas. Apoyo a
los emprendedores sociales. Dignidad. Ilusión. Valentía. Vocación.
Ganas. Con esto creo que es suficiente para comenzar a buscar un camino
viable para nuestra profesión de hoy en adelante.

Ya lo dijo el maestro polaco antes de Internet y de la crisis: los cínicos no valen para este oficio.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Periodista y emprendedor social. Co-fundador de Bottup.

3 Comentarios

  1. Anónimo 15/03/2009 en 13:55

    recolocación en la web
    Creo que los periodistas en paro, mientras buscan trabajo, deerían abrir blogs con publicidad, aunque sea adsense (da poquito) y federarlos, bien dentro de iniciativas como esta, u otras similares.

    Escribirán con mayor libertad, cada uno desde su ideología particular, que a buen seguro diferirá en algo – o en mucho – de sus anteriores jefes y no estará condicionada por campañas puntuales contra o favor de ciertos intereses.

    Al igual que existe un red llamada NeoProgs, consistente en hacer un RSS de varios blogs afiliados, y una lista de correo con los titulares y entradillas de las últimas entradas publicadas y aprovechando los EREs, en los que ya se conocen casi todos los trabajadores, se podrían hacer varias redes similares, donde además algunos se podrían dedicar a buscar anunciantes.

    Por poco que ingresen, les irá mejor que no haciendo nada más (y nada menos) que buscar trabajo.

  2. Anónimo 07/03/2009 en 12:06

    Estoy estudiando periodismo y creo que tienes razón, pero no olvidemos que los que hacen y deshacen las empresas de información son personas que también forman parte de esa sociedad que juzga mal a la profesión y en muchos casos son colegas. Una pena, pero soy optimista y pienso que saldremos de esta.

  3. Anónimo 05/03/2009 en 17:52

    Sin duda. Sólo hay que ver, por ejemplo, el resultado de PRISA en bolsa. La información debe ser un producto de la sociedad para la sociedad, no una mercancía (que además no tiene ya valor económico en esta era de sobreinformación…

Participa con tu comentario