Jueves 30 de marzo de 2017,
Bottup.com

Cuba, motivos para una ilusión

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image

El cambio de la política norteamericana con la aligeración del bloqueo y la posibilidad de más viajes y remesas a la isla abre una grieta a la esperanza

Image
Vista del Castillo del Morro situadio en La Habana
Image
Raúl Castro, presidente en funciones de Cuba

El régimen a pesar de los mensajes de enquistamiento parece dar pasos hacia una  evolución. Se aprecia en los medios como como poco a poco la dictadura se empieza a cuartear,
le salen grietas, empieza a no contenerse ni a valerse por si sola.

Tras la expulsión
del gobierno de Carlos Lage y de Felipe Pérez Roque
, tratados
de conspiradores y ambiciosos
, y su sustitución por halcones del
ejército, Cuba
afronta una nueva etapa con cada vez menos
referentes
y dirigentes
históricos
y más “espadones”.

 

Sin embargo la etapa actual también está marcada por un cambio
en la política norteamericana respecto a toda América Latina y a
Cuba en particular
, que ha abierto, aunque el régimen se
enquiste, una puerta a la evolución.

Las remesas
y el bloqueo se van aligerando
y se aprecia como el viento del cambio poco a poco asoma a los
malecones inmensos de esa Cuba
de los cincuenta años de dictadura.

 

Raúl Castro en alarde propagandístico se ofrece a la
apertura al diálogo con el presidente norteamericano Barack
Obama, y renuncia
al enfrentamiento dialéctico omnipresente
del que hacía gala
Fidel
Castro
, esta característica parece haber sido heredada por
Hugo Chávez.

También la política actual de EEUU respecto a
América Latina parece ser la antagonista de la del anterior
presidente: aceptación
de errorres
, colaboración
y mano
tendida
, frente a negación
y subordinación
.

 

Los cubanos siguen esperando, las
remesas, los viajes
de sus familiares en Cuba,
la apertura, las mejoras sociales y vitales para después, casi sin
tregua, pedir libertad. Una libertad que acabe con esta
guerra
fría caribeña
que sobrevivió al muro de Berlín y que ha dado
cincuenta años de dolor y pena a los cubanos. Porque en la pirámide
de Maslow
de los pueblos, tras el panlibertad, la marcha de los dictadores traidores a su pueblo y
la llegada del aire refrescante, aunque a veces frustrante, de la
democracia.

Parece que EEUU ya descuenta ese escenario y está,
simplemente, poniendo las
bases para una relación con una nueva Cuba
que, en ningún
momento, ha dejado de estar en su patio trasero y donde no quiere que
las superpotencias, nuevas y existentes, creen, de nuevo, un foco de
tensión.

 

El problema fundamental a afrontar ahora es que sólo
un paso
aperturista
del régimen
permitirá que EEUU,
la UE y
España;
se vuelque sobre la isla caribeña.

La velocidad
con la que se llegue al cambio tiene también importancia:
demasiado lento desesperará aún más a los disidentes, demasiado
rápido puede crear tensiones de gobiernos.

A su vez puede dar lugar al
descalabro de la toma del poder de la facción más integrista, lo
que en España se dio en llamar el bunker y que incluso intentó un golpe de estado folklórico y vergonzante en la
primera democracia. Sin duda se avecinan momentos
de esperanza y de ilusión
.

 

Imagen(cc): Wikipedia

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario