Miércoles 07 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El Ayuntamiento de Barcelona y la red de venta de facturas falsas para desgravar

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Una sociedad municipal estafa al erario público, se descubre, se publica, y hasta se denuncia… y no pasa nada

Estos días aguantando el largo juicio por corrupción en la Delegación de Hacienda de Barcelona, me surge la curiosidad de cómo acabaron los muchos casos interrelacionados de los años 90. Núñez, e incluso Ibusa, me sabe a poco, y si añadimos al propio Javier de la Rosa, me sigue sabiendo a cortina de humo, y desde luego en cuanto a Diagonal Mar y los funcionarios de Hacienda, la historia es recortada, mutilada, recompuesta o de folletín.

De Josep Borrell o Magdalena Álvarez (por encubrimiento) para arriba, ningún político, indispensables por lo que se ha oído, nadie se sienta en el banquillo. O lo de las facturas falsas para desgravar IVA, el llamado entonces caso INDELSO (600 grandes y medianas empresas implicadas) y que de nuevo en diciembre de 2009 se ha detenido a algunos de los mismos que las emitieron y vendieron entonces. Una inmensa prevaricación. Lo he escrito en otras ocasiones, no en balde el tema pasó por los jueces Luis Pascual Estevill y el de la Audiencia Nacional, Miguel Moreiras.

De Josep Borrell o Magdalena Álvarez (por encubrimiento) para arriba, ningún político, indispensables por lo que se ha oído, nadie se sienta en el banquillo

Pero mi inquietud se agudiza cuando un lector, también víctima de nuestro Ayuntamiento, aunque sin mis tres años de cárcel, me manda un recorte de prensa que no puedo por menos que comentar.

Publicado en La Vanguardia de fecha 28-3-1992:

“…deuda pública especial, en el marco de la regularización aprobada por las Cortes españolas para el segundo semestre de 1991. Ese hecho imposibilita que sus responsables puedan ser juzgados por delito fiscal o de falsificación de documentos, aunque sí existe la posibilidad de que se les procese por estafa, en caso de que algún accionista denunciase el enmascaramiento de los beneficios obtenidos por la sociedad y, por tanto, un reparto de menor dividendo.”

Lo de “este hecho imposibilita…” convierte la prevaricación en burla al lector. Cualquier funcionario público que hubiera tenido o tuviera en sus manos esos expedientes, o con el simple escrito del periódico, debía denunciar como mínimo por falsedad y estafa, que impide todo arreglo ni con Hacienda ni con nadie. Y a propósito, la Presidenta Doña Carmen Sánchez Albornoz Bernabé (a quien por el momento alabo su gran y difícil labor en este macro juicio) ha preguntado, y se ha extrañado que no se denunciara. ¿Y los fiscales jefes vitalicios José María Mena y Carlos Villarejo Villarejo?

Que la sociedad municipal PROFIDESA las ha hecho de todos los colores en su cometido de remodelar Ciutat Vella o en su extensión por Pueblo Nuevo hasta Diagonal Mar ya se ha publicado, pero que estuviera de lleno metida en la compra de facturas falsas, o mucho peor, hiciera negocios con los delincuentes que las emitían, no lo sabía. Lagunas de mis años fuera de circulación. Lo de interponer una sociedad fantasma, que el mismo día compra por 32 millones de pesetas y vende por 60, se ha oído varias veces en el juicio. Supongo… que no es que los expedientes se hayan enterrado diez años, y otros diez alargado el sumario, al igual que en los casos ahora juzgados, sino que simplemente no existe ni caso ni sumario. ¡Fantástico! ¿Se archivaron?

No es que los expedientes se hayan enterrado diez años, y otros diez alargando el sumario, al igual que en los caso ahora juzgados, sino simplemente no existe ni caso ni sumario

Una sociedad municipal estafa al erario público, se descubre, se publica, y hasta se denuncia… y no pasa nada.

Y sigue el artículo de La Vanguardia de fecha 28-03-92 que adjunto en www.lagrancorrupcion.blogspot.com:

Sospechas contra la empresa municipal Procivesa

El juez que investiga uno de los fraudes del IVA descubiertos en Barcelona considera que hay indicios suficientes para implicar en los delitos de fraude fiscal y falsedad documental a Procivesa, la sociedad que ejecuta la reforma urbanística de Ciutat Vella y cuyo accionista mayoritario es el Ayuntamiento. Así consta en un auto notificado ayer por el magistrado Emili Soler, titular del juzgado de instrucción número 27, en el que ratificaba la suspensión cautelar de la inscripción en el registro de un inmueble adquirido por Procivesa.

La empresa municipal pagó 60 millones a la inmobiliaria Finser 81 por ese inmueble, sito en el número 21 de la calle Junta de Comer. Finser 81, una de las principales empresas emisoras de facturas falsas del IVA, compró aquel mismo día el edificio por 32 millones, que pagó a una sociedad pantalla, Junco 86.

“De lo actuado hasta ahora y sin prejuzgar -añade el juez- se desprende indiciariamente que en dicha transmisión se ha producido una actuación falsaria en la que han intervenido de momento las personas físicas de los distintos administradores, gerente e intermediarios de Junco 86, Finser 81 y Procivesa.” En este último caso, concluye, los indicios “se agravan y se hacen más intensos al haberse cometido supuestamente por el gerente de una empresa mixta con capital público, por cuanto éste viene obligado a realizar las actuaciones mercantiles con mucha más transparencia si cabe que una empresa privada, ya que utiliza capital que es de todos los ciudadanos”.

Y salto en el tiempo con más referencias:

El Confidencial de fecha 19-12-2009

Mejor suerte que los empresarios que pasaron por prisión corrieron el ex ministro de Asuntos Exteriores José Pedro Pérez-Llorca (implicado por haber utilizado una de las empresas de la trama en la compra-venta de un palacete en Madrid, aunque esta sociedad pertenecía a un socio de Bou) y la empresa municipal Procivesa, que también utilizó otra sociedad de éste para una operación similar en Barcelona. Por este motivo, fue citado a declarar ante el juez el entonces vicepresidente de la compañía y teniente de alcalde de Barcelona Joan Clos.

Y añado:

Lo de “este hecho imposibilita…” convierte la prevaricación en burla al lector

Joan Clos, teniente de alcalde y vicepresidente de PROCIVESA. También viene a cuento el “lo sabía toda Barcelona” de Pilar Rahola, respecto a las extorsiones del juez Luis Pascual Estevill y su abogado asociado Juan Piqué Vidal, ‘arregladores’ y exprimidores del tema IVA, cuando ella vicealcaldesa con el alcalde Pascual Maragall. ¡Con razón se enfadó conmigo Doña Pilar, hace casi tres años, cuando me metí como un elefante en una cacharrería en su blog y de lleno en Internet!

Cotizalia de fecha 16-12-2009

Fuentes de uno de los despachos registrados manifestaron a El Confidencial que el operativo les pilló por sorpresa. “Siempre habíamos trabajado con normalidad”, señaló la fuente citada. El titular del despacho es uno de los detenidos. Se trata de un importante intermediario con contactos de alto nivel, entre ellos los principales directivos de grandes empresas españolas y con sociedades diseminadas por varias comunidades. Además, ya no es el primer tropiezo que tuvo con la justicia, ya que también fue detenido en los años 90 por otro asunto similar, en el que estaban implicadas empresas de la talla de Cubiertas y MZOV, Texsa o Samsot, aunque en realidad incluso empresas públicas como la municipal Procivesa habían acudido a la red para que intermediase en operaciones de compra-venta. Una de las actuaciones también salpicó al ex ministro de Asuntos Exteriores José Pedro Pérez-Llorca. Otro de los presuntos implicados en la operación de ayer, D.E., figura como administrador o presidente en casi un centenar de empresas.

Continuará…


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario