Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El Barça jugará la liga española

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Fatiga entre Cataluña y España

Barcelona. Lo dice Artur Mas, pero para fatiga la de cuatro millones de catalanes que no votamos a CIU o PSC, ni a ningún otro partido. Y no votamos porque el régimen, o partitocracia, pretende votemos sus intereses de partido, de oficina de empleo para sus grupos o mafias… sus cerradas listas.

La ‘sociovergencia’, como demuestra el caso Pretoria, ha sido de siempre normal en la política catalana. Las recalificaciones de terrenos, la burbuja inmobiliaria y la quiebra, sus naturales y visibles resultados

Y problema cumbre el del Barça. Como el Mónaco en Francia jugaría en la Liga Española, ¡otro genio Sandro Rosell, su independentista presidente!

Pero la noticia curiosa de hoy, más que si los catalanes andamos fatigados o el Barça juega la liga española, catalana o francesa, la centraría en:

Trias y Martí cierran el primer gran pacto ‘sociovergente’ en Barcelona“. La ‘sociovergencia’, como demuestra el caso Pretoria, ha sido de siempre normal en la política catalana. Las recalificaciones de terrenos, la burbuja inmobiliaria y la quiebra, sus naturales y visibles resultados, que con el impune saqueo de sus caixas y la economía sumergida crearon las fuentes de enriquecimiento de la casta política catalana.

Convertir la independencia en una prioridad es otra de las muchas habilidades de nuestros políticos. Marear la perdiz. Cambiar de campo, jugar al contraataque, burlarse del contrario: el pueblo.

Repito que la independencia es un problema más próximo a la cuadratura del círculo que a su posibilidad de solución. Y ante los reales problemas límite, entretenerse en financiar y crear cortinas de humo, puede que centre las cámaras y medios, pero empeora una realidad que se nos muestra diáfana a catalanes y españoles: la quiebra fraudulenta del sistema.

“Cataluña necesita un Estado”, insiste Artur Mas. Lo que necesita Cataluña y España, es barrer la casta política, la enquistada clase dirigente, sus ‘nuevos ricos’, los ‘Ricos por la Patria’.

Me gusta una de las muchas condiciones para la independencia: cambiar la Constitución, el “atado y bien atado franquista”. Un nudo gordiano en manos de dos líderes, Rajoy y Rubalcaba, que se ponen de acuerdo tanto para añadirle la inutilidad del ‘déficit’, como para no rebajar un solo concejal. Recortes sí, pero de reestructurar, nada. Y jamás propondrán la democracia de obligadas primarias, listas abiertas, límite de mandatos, y separación absoluta de los poderes del Estado, Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

Lo que necesita Cataluña y España, es barrer la casta política, la enquistada clase dirigente, sus ‘nuevos ricos’, los ‘Ricos por la Patria’

Poner frente a seis o siete millones de catalanes, cada uno con varios problemas graves, una alternativa por el momento imposible, puede que contente tanto a Artur Mas como al propio Rajoy.

Artur Mas merece el premio al oportunismo y escaqueo. Aunque ante su Generalitat el día después de la Diada ya se manifestaran los ‘recortados’. Ya puestos, yo saldría al balcón de las grandes celebraciones, y les soltaría:

“Tranquils, anem cap a l´in-de-pen-dèn-cia”, tranquilos, vamos hacia la independencia… la Cataluña de la leche y miel… a Utopía o Ítaca… seremos Massachusetts… o Liechtenstein… donde mi padre guardó unos ahorrillos de dos millones de euros tras la quiebra de su empresa…


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario