Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El Centro

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

“El centro me parece, cada vez más, una especie de ensenada, de refugio, de
puerto donde reparar las maltrechas naves y preparar nueva singladura”

Opinión

Image
‘El centro’

Disfrutaba del placer cerebral que me produce la contemplación de las cosas del Sandro del Prete. Hay
muchos como él, magos de engaña ojos, geómetras de la ficción, pero
sobre todas las cosas, me parecen divertidísimos gamberros que,
conociendo las reglas, se dedican jugando con ellas, a demostrar su
absoluta falta de rigor.

‘El
Centro’ es (me parece a mi) un limbo abstracto en donde
todo Dios parece construir los apartamentos de su ideología, respetando
escrupulosamente las normas, y ofertando ‘productos de calidad’

Las reglas, como la moral o la ética,
para ser concretas en el plano de ‘lo diario’, deben ser asumidas por
todos, y así, entre todos, creamos una realidad (de ficción asumida) en
la que intentamos articulamos. Una realidad en base diez, por la cual va y es cierto que 2 + 2 = 4.

El caso es que si miramos a nuestro alrededor político, todo bichito
viviente, ahora es moderado. Es ‘de centro’. Lo creo notar hasta en sus
discursos, en la palabrería de los políticos y, sobre todo en la de los
políticos

Creo firmemente que estos magos de la geometría, darían muy buenos ratos en la política nacional. Me estaba cociendo el seso con la empanada esa de ‘el centro’ y la visión de esas láminas me ha acercado a una teoría.

‘El
Centro’ es (me parece a mi) un limbo abstracto en donde
todo Dios parece construir los apartamentos de su ideología, respetando escrupulosamente las normas, y ofertando ‘productos de calidad’. Especulación ideológica, al fin.

El único centro que he sabido ver, y que sí me pareció real, era un espacio momentáneo, de transición y terriblemente efímero. Desde
que aquella U.C.D.(s.a.) se auto destruyó a sí misma (tenía día y hora
de autodestrucción) , como maquinaria que ha perdido su función y se
dirige al chatarrero para que desguace y aproveche las piezas útiles,
la historieta ‘del centro nacional’ ha sido de lo más útil.

El Felipe aquel, de cuyo nombre no consigo olvidarme, muy interesado él en
convertirse en el ‘desguazador nacional’ llamó a aquel curioso y sui
generis centro ‘orfelinato de partidos sin padre’. Eso sería entre
1975 y 1977, y aquel centro ya se estaba desguazando así mismo y
encajándose como piezas del nuevo Estado español que, curiosamente,
sigue formado por los apellidos de siempre.

El caso es que si miramos a nuestro alrededor político, todo bichito viviente, ahora es moderado. Es ‘de centro’. Lo creo notar hasta en sus discursos, en la palabrería de los políticos y, sobre todo en la de los políticos.

Desde ‘el centro mágico’ se ven movimientos con intención a tres años. La
empresa pública P.S.O.E.(s.a.) respira tranquila con sus artículos de
baja  y trasnochada calidad, al tener abierta la sucursal U.P&D.(s.a.) que dirige la sin par Rosa Díez, ‘peazo’ de cerebro donde los haya
(de telefonista a diputada foral en dos añitos de militancia y ríete tú
de la american way life), que vende artículos más definidos, en un
intento de concretar la oferta de forma, al menos coherente, pero nada
novedosa y cabalmente inútil.

Se trata que U.P&D fije a
un perfil muy claro de cliente para que no oscile a comprar el
artículo estrella del P.P. El P.P. (s.a.) no me parece que diversifique más la oferta, pero le meten otro matiz al asunto. Sus
accionistas son verticalistas y ‘escalafonistas’, como el mismísimo Estado. Muy vertical y de renovación por estricto y muy respetado
escalafón.

Así ‘el mercao’, la mezcla inestable llamada izquierda, sigue bullendo en sus despropósitos y desatinos. Enferma
desde su origen, no encuentra artículo sólido para ofrecer. Ya
es muy claro que la pervivencia a base de la defensa de lo
imposiblemente defendible, de la reivindicación por la reivindicación y ‘el sindicalismo’ absurdamente interesado en sí mismo, es una mercancía muy cansada que ya ni en lote de tres por uno, parece tener salida. No interesa a nadie.

E.R.C. (s.a.) (para mis cortas luces, la empresa de izda. más sólida del
continente capitalista-liberal español) está en bancarrota. Al
Puigcercós y el Rovira, no les han salido las cuentas de su fusión con
el P.S.C.(s.a.) y, ahora, para mantener sus cochazos y sus trajecitos, no
pueden más que seguir cayendo por el tobogán de la desintegración.

Carretero
sí tiene artículo, pero no tiene ‘comerciales ni ejecutivos agresivos’
capaces de presentarlo a un mercado que no está demasiado por la
reflexión ni por el compromiso real ni por el conocimiento. Es un mercado de resultados inmediatos, donde el artículo de Carretero suena, un poco, a frustración.

Es
necesario un equipo vendedor profesional y convencido de las calidades
del producto, para que se hagan visibles al gran público sus
incuestionables ventajas. En tres años no hay tiempo de
resultados de banca, es necesaria una sólida y muy decidida inversión
ética y saber esperar los beneficios a futuro.

Así que el centro me parece cada vez más una especie de ensenada, de refugio, de
puerto donde reparar las maltrechas naves y preparar nueva singladura. Eso
me parece entender como centro, un lugar seguro y equidistante por
igual a cada uno de los puntos de la periferia (la periferia son todos
los demás con cierta capacidad de incidencia en las decisiones
sociales), un lugar sin abscisas ni ordenadas habituales, un limbo  de
pactos y acuerdos momentáneos en él, ‘mientras tanto’ se juegan las
partidas y se perfilan los vencedores.

El temporal de ahora, o
buena parte del temporal de ahora, me parece poco más que el
chisporroteo clásico de los cambios generacionales en los órganos -y
organismos- de los cuatro o cinco poderes “d´españa”.

Los más fuertes necesitan más velocidad, o se oxidan, pero saben que sin los más experimentados son como corceles sin bocado. Los más experimentados saben que sin la fuerza de los más jóvenes, o contra ella, más pierden que ganan.

Así
vistas las cosas, el centro me parece una zona de respeto donde nadie
se mete con nadie, todo el mundo va a “reparar las naves” y se prestan,
entre ellos, materiales y herramientas, mientras esperan con la más
civilizada de las paciencias que “escampe el temporal”.

Y luego, a la mediocridad de siempre.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto de vista de su autor, no el de Bottup. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar



{mos_sb_discuss:3}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Olocau.Digital 17/06/2008 en 5:37

    … sí, sí … el maurits toda una apoteosis del equilibrio !!

    Gracias por tu comentario !!

  2. Anónimo 13/06/2008 en 8:49

    Mucho más interesante que Sandro del Prete son los grabados de Maurits Cornelis Escher.

    Y mucho más interesante que calificar a los partidos y a su política de izquierdas, de centro o de derechas, es analizar si lo que dicen y lo que hacen son medidas progresistas o reaccionarias. Así por ejemplo, UPyD (que no es ninguna filial del PSOE) es un partido progresista, en cambio, ERC es bastante reaccionaria (por cierto, dudo que esté en bancarrota después de que la Caixa le condonara una deuda de 2,7 millones de euros).

Participa con tu comentario