Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El cielo de Paul Bowles

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

La Medina de Tánger, comienzo de la novela de P. Bowles

Se cumple el décimo aniversario de la muerte del escritor norteamericano Paul Bowles, autor de la novela que terminó convirtiendo en una obra de arte el cineasta italiano Bernardo Bertolucci

Sentado al fondo, en un rincón del viejo café Central del Zoco chico –originalmente llamado Souk Eddahel o Zoco interior, situado en pleno corazón de Tánger–, de suelo ajedrezado sobre el que hay algunas concurridas mesas dispersas entre sus columnas; frente al antiguo Cine Alcázar –uno de los cines más antiguos de la por entonces cosmopolita Tánger, junto con el Capitol o el American Cinema de la calle Correos–, en el que se está proyectando la película de Max Ophüls ‘Sans lendemain’, Bowles, elegantemente vestido con traje gris, saborea un té a la menta y contempla con nostalgia en sus ojos el paso del tiempo y los seres que en él habitan, a la vez que comienza a narrar la historia de los tres viajeros recién llegados en esos momentos a la ciudad marroquí que les abrirá las puertas del África más profunda, la del inmutable océano de arena del desierto del Sáhara.

Port, Kit y Tunner se las prometían muy felices en aquellos primeros momentos de su viaje iniciático, el cual habían emprendido huyendo de la Europa de la Segunda Guerra Mundial, y que finalmente resultaría ser una huida hacia el infierno de sus propias vidas.

Con un fondo musical de Charles Trenet, la alegre chansonnette ‘Je chante’, gracias al magistral trabajo de Bertolucci, comienza la aventura a ser contada por el narrador omnisciente desde su distante mesa de café. Situación privilegiada que permite al escritor ser imparcial con su relato, si bien hay mucho en él de autobiográfico, además de una gran novela de viajes en la que está también presente la vivencia de su esposa Jane, con la que Bowles fijó su residencia en Tánger en 1947.

En la cima de un risco, con el Sáhara a sus pies extendiéndose hasta el horizonte, los Moresby hacen el amor con el desierto como marco y metáfora de lo que son sus relaciones amorosas; y ese cielo, en muchos planos visiblemente encapotado y plomizo, imbuye a Port un sentimiento abrumador y en su

La novela transcurre en dos desiertos, el desierto exterior del Sáhara, y el desierto interior de los protagonistas

desazón revela a Kit: “Aquí el cielo es tan extraño, es casi sólido, es como si nos protegiera”… Poco después, Port prorrumpe en lágrimas desconsoladas sobre el regazo de Kit.

Andando el tiempo y la novela, en la que se entrecruzan las vidas de otros personajes y, por supuesto, la del compañero de viaje y amigo común, Tunner, del que a la postre se separan, Port contrae unas fiebres tifoideas de las que más tarde morirá, entre delirios y terribles dolores, en un cuartel de la Legión. En mitad de la nada y dejando sola a su desamparada Kit, que desesperanzada se une a una caravana tuareg mucho más al sur de Bir Lehlu.

Finalmente, tras su paso por un hospital y gracias a la ayuda del Consulado Americano en Marruecos, Kit Moresby regresa de nuevo a aquel viejo café de Souk Eddahel del que habían partido los tres amigos henchidos de ansias viajeras, y donde se encuentra el impertérrito Bowles narrador de la historia. Sin embargo, sus miradas no llegan a encontrarse. Con un mágico desplazamiento de cámara, Bertolucci concede todo el protagonismo del plano al escritor, para que éste formule su pregunta concluyente con la vista perdida en el recuerdo: “¿Cuántas veces más contemplarás la luna llena? Quizás veinte. Y sin embargo, ¡todo parece tan ilimitado!”.

Paul Bowles murió en la mañana del 18 de noviembre de 1999, a consecuencia de una insuficiencia cardiaca, en el Hospital Italiano de Tánger, a la edad de 88 años. Todos los medios de comunicación se hicieron eco de la luctuosa noticia, y al día siguiente los periódicos de todo el mundo publicaron las correspondientes necrológicas. Su cuerpo fue enviado a Casablanca para trasladarlo después a Nueva York, a una funeraria de Manhattan donde se llevó a cabo su cremación.

Fotografía: (CC) c.hug

Editado por la Redacción: destacado e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Escritor, fotógrafo y periodista ciudadano, también escribe en su blog personal Novalis y publica sus libros en Bubok y Editorial Nemira.

Participa con tu comentario