Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El cinismo se descara en el fútbol mexicano

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Cadenas de televisión propietarias de varios equipos de primera división, jugadores ‘estrella’, deudas pagadas por el Gobierno Federal y ‘descansos’ para beber agua se pueden ver en la liga mexicana

Mientras Joseph Blatter, presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociación, ha dicho algo así más o menos: “el fútbol no puede ser pausado durante su desarrollo”. En México reglas y reglamentos, además de muchas cosas más, fueron hechas para saltarse y burlarse de ellas.

Qué tristeza da ver la corrupción imperante en un país, pero más tristeza da, ver que quienes se dicen bienhechores de tal o cual causa, sean los que quieren demostrar cuan grande es su poder corruptivo.

Televisa es propietaria de tres equipos de fútbol de la primera división mexicana, mientras que Televisión Azteca posee dos equipos

En México, uno de los mayores vicios de la población es el fútbol. En México se sueña con llegar a un 5º partido en un campeonato mundial de fútbol y cada 4 años los aficionados escuchan la misma letanía de: ahora sí llegamos. O como lo dijo el último entrenador nacional, llamado Javier Aguirre: “ya es tiempo de dejar atrás el ‘si se puede’ y decir ‘sí, se pudo'”. Lástima que demostró lo mismo que todos los entrenadores nacionales anteriores, van y pierden con quien enfrentan en el 4º partido. Coincidentemente en los dos últimos mundiales se perdió contra Argentina, quien a su vez, igual, en los dos mundiales mencionados, el 5º lo perdió con Alemania.

Pero bueno, dejemos con quien pierden a nivel mundial, porque ¿qué otra cosa pueden los aficionados esperar, si no precisamente eso? En México ya no solo una empresa televisora es propietaria de más de uno o dos equipos de fútbol, que igual podríamos decir: ‘no importa, el buen espectáculo no distingue propietarios’. Pero no, no es así, porque con dos equipos de un mismo dueño es igual a saber que uno va a ser más favorecido que el otro, dependiendo de su posición en la tabla de clasificación, como ya se ha visto suceder en más de alguna ocasión estando ambos, o alguno de los dos en la buscas de la salvación del descenso o el pase a la liguilla por el campeonato, y párele de contar el pobre espectáculo que dan cuando deciden repartir los puntos en disputa.

También habría que ver la cantidad de jugadores vedette o vívales que llegan contratados con grandes sueldos y en el terreno de juego no demuestran su costo o valía, porque o no se adaptan o se cansan transcurridos los primeros 15 minutos que juegan, o de plano toda la temporada se la pasan quejándose de estar lesionados. Vedettes por las que se minimiza a los jugadores mexicanos en las más de las ocasiones. Solo baste decir que muy pocos equipos profesionales cuentan con escuela de formación, como la tienen Guadalajara, Pachuca o Morelia.

Fútbol mexicano sobrevaluado, que no importan los vívales, total, a fin de temporada se venden y venga el que sigue, o si el equipo se encuentra en crisis económica, el Gobierno del Estado invierte en el equipo para que éste no desaparezca. Dinero que se debería invertir en beneficios a la población es mal aprovechado, véase, por ejemplo, el caso Veracruz, por solo nombrar uno de todos los que han sido y son, en parte, propiedad del Gobierno del Estado.

Si el equipo se encuentra en crisis económica, el Gobierno del Estado invierte en él para que no desaparezca. Dinero que se debería invertir en beneficios a la población es mal aprovechado

A lo antes mencionado, podríamos añadir muchos ejemplos más, por ejemplo, el caso de los jugadores nacionales o extranjeros que se divierten ‘sanamente’ tomando licor en los bares, tugurios y/o congales de mala muerte a altas horas de la noche, jugadores ejemplares que desgraciadamente vemos aparecer en la nota roja de los periódicos al ser balaceados, véase el caso de Salvador Cabañas y aun así, se les da el trato de estrellas víctimas de gente sin escrúpulos. O aquellos que en accidentes automovilísticos a causa de su embriaguez pierden las piernas o la vida y se dice: fue un accidente, él no tuvo la culpa, solo venía de una reunión.

El colmo del cinismo se deja ver ahora en estas semifinales del campeonato mexicano, en donde resulta que, al minuto 25 o 30 de cada uno de los dos tiempos, debido al calor imperante, con la luna en pleno o ande usted a saber a qué, el arbitro por ordenes de ‘arriba’, debe suspender el desarrollo del juego para que los jugadores se rehidraten.

Se dice que, por reglamento, el arbitro debe suspender el juego para tal fin. En lo personal he de decir que soy neófito en la materia de ese artículo del reglamento.

Muchos preguntan ¿de arriba de quién o de dónde viene esa orden? La Federación Internacional de Fútbol (FIFA), ¿está de acuerdo en que se denigre de tan ruin forma el deporte que preside y las televisoras hagan lo que se les plazca? ¿Cómo es posible que en una noche lluviosa el juego se suspenda para que los jugadores se rehidraten? Esto se vio la noche del miércoles en el juego Cruz Azul contra el Atlante, el día miércoles 4 de mayo, después de las 9 de la noche, hora de y en la ciudad de México. Y nos preguntamos, ¿a esa hora los jugadores pueden sufrir un golpe de calor?

Lo mismo sucedió en los tres juegos restantes efectuados en la ciudad de Querétaro, Guadalajara y Monterrey respectivamente, que igual se jugaron a las 19 y 21:00 horas, hora de México.

A mí me gustaría ver que en un juego del Real Madrid contra Barcelona, jugado a las doce del día hora local, el arbitro dijera: “muchachitos, dejen de jugar y vamos a tomar agüita”

A mí me gustaría ver que en un juego del Manchester United contra el Chelsea, o Real Madrid contra Barcelona, jugado a las doce del día hora local, el arbitro dijera: “muchachitos, dejen de jugar y vamos a tomar agüita”. Pero eso, eso creo que solo en uno de mis malos sueños lo veré, igual que aquello del famosísimo 5º juego mexicano en un mundial.

México tiene buenos y malos jugadores, pero más que malos o buenos jugadores tiene gente que no es capaz de rechazar ideas absurdas que en lugar de beneficiar, perjudican sobremanera. Ah, pero… como dice nuestro presidente, en México no pasa nada, los sumisos de la Federación Mexicana de Fútbol lo secundan y dejan que se haga lo que se quiera, que a fin de cuentas, ¡no pasa nada!. Si no importan 40.000 muertos, ¿importarán dos minutos de suspensión futbolística? ¿Qué pueda importar si los propios jugadores no son capaces de rechazar y oponerse a ese tipo de mandamientos? ¿Qué pueda importar si ellos -los jugadores- lo único que quieren es cobrar y nada má? ¿Qué pueda importar si las televisoras ponen y desponen los horarios de juego?

Si brincarse el reglamento ya se efectuó en juegos vespertinos, ahora ni modo que en los juegos de vuelta, cuando el sol esté en pleno, ni modo que no se vuelva a repetir la historia. ¡Dios Salve América!


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario