Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El control de Internet y SITEL

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El alto porcentaje de corruptos entre los controladores hace inviable que ninguna oficina actúe contra la libertad de expresión sin tutela judicial

El año se inicia mal: cuatro millones de parados y subiendo; al igual que los impuestos, encareciendo la simple subsistencia; más inestable el empleo… Pero más inquietantes, si cabe, las noticias sobre la amenaza a la libertad. Se podría asegurar que cuanto más inestable se siente un régimen, más controlador se vuelve.

En teoría y propaganda, los controles nos benefician frente a delincuentes. Pero no es menos cierto que el

Las noticias más inquietantes, además del paro, son aquellas sobre la amenaza a la libertad de expresión

alto porcentaje de corruptos entre los controladores supone un riesgo tan elevado como la delincuencia. Se convierte pues, en principio indiscutible, que jamás puede otorgarse a siniestras oficinas o departamento alguno la capacidad de actuar directamente contra la libertad de expresión, base de la más indispensable libertad.

A mí, que he sufrido a personajes como Pascual Estevill, Piqué Vidal, Jiménez de Parga, Javier de la Rosa o Narcís Serra y sus ‘asociados’, todos obsesionados por el espionaje, se me ponen los pelos de punta cuando leo la existencia del sofisticado e incontrolable SITEL, o esa obsesión del Gobierno por el tijeretazo en Internet.

Tampoco entiendo bien la necesidad de una Ley. Al final hacen lo que les pasa por la entrepierna: mis vídeos y artículos en La gran corrupción, con o sin ley, han sufrido la mano negra de la censura sin intervención judicial alguna. Una intervención que en España tampoco garantiza nada, pero como mínimo se oiría al censurado. Y en cuanto a la delincuencia, pornografía con menores, derechos de autor o simples estafas, las masivas detenciones aquí, y en todos los países en teoría sin ley controladora de Internet, demuestran que las leyes actuales son más que suficientes.

Y la Prensa oficialista clamando a favor del control. ¡La Prensa!, a la que escribí (yo y muchas de las víctimas del juez Pascual Estevill), a todos, en mis años de cárcel, intentando limpiar esas hemerotecas inventándose mi vida. Ahora, esa misma prensa está metida en una global quiebra económica, moral y

La intervención judicial al menos garantizaría que se oyese al censurado

ética y pide que el monopolio de lo que llama ‘creadores de la información’ se fortalezca, limitando y controlando Internet, que por lo demás controlan copando las páginas de etiquetas.

A la larga tienen la batalla perdida, o eso quiero creer oyendo a mi amigo el ingeniero Luis Toribio Troyano, que cambia sus portales a lejanos servidores, aunque lógicamente inquieto y hasta desanimado por las amenazas a su madre con pintadas en su domicilio.

Los corruptos fieles continuadores del franquismo, disfrazados con la piel de cordero del progresismo, alargarán su existencia, seguirán en ese gran chollo de sus inmensos sueldos, visas oro, dietas y prebendas, y seguirán con el incontrolado e impune Poder, que les ha permitido vaciar todo el ahorro nacional, y endeudar el País, construyendo la más inimaginable, en cuantía, y delictiva de las burbujas o pirámides financiero inmobiliarias… un poco más.


Titular, subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario